El Gobierno chileno anunció este lunes la implementación de un paquete de medidas por USD 5.500 millones destinado a recuperar la economía del país, en el marco de la agitación social que atraviesa el país andino. El anuncio llega horas después de que el indice Imacec, un indicador mensual del producto interno bruto, indicara que la actividad cayó un 5,4% comparado con el mes anterior y un 3,4% interanual.

Los detalles del anuncio fueron provistos al público por el ministro de Hacienda, Ignacio Briones. La iniciativa, indicó, pondrá su foco en medidas destinadas a recuperar la infraestructura -teniendo en cuenta también que parte de ella fue destruida durante las protestas- apoyo a las pequeñas y medianas empresas y protección del empleo.

“Este total se distribuye en un mayor gasto público en 2020 por USD 3.025 millones, medidas de apoyo a las Mipymes por USD 1.950 millones y otras iniciativas por USD 525 millones”, explicó Briones.

USD 2.400 millones del total serán destinados a la reconstrucción de la infraestructura pública. Con respecto a la protección de Empleos, el ministro explicó que aquellas empresas que acrediten que su actividad fue afectada como consecuencia de las protestas y los trabajadores afiliados al seguro de cesantía que pacten jornadas reducidas con su empleador podrán obtener una suma para complementar su renta. Las pymes, por su parte, recibirán una devolución anticipada del impuesto a la renta y tendrán facilidades para el pago del IVA, entre otras.

No obstante, Briones aclaró que todas las medidas “son mayoritariamente transitorias y concentradas en apoyar la creación de empleos, de forma directa o indirecta vía inversión pública, así como el apoyo a las empresas de menor tamaño”. "Se estima que esta agenda generará 100 mil nuevos empleos el próximo año”, agregó.

Chile se ha visto envuelto en protestas durante más de 40 días. REUTERS/Jose Luis Saavedra
Chile se ha visto envuelto en protestas durante más de 40 días. REUTERS/Jose Luis Saavedra

Las medidas importarán un crecimiento del déficit fiscal, que llegará al 4,4% del PIB, un 9,8% en términos reales en comparación con el año pasado, según Briones.

No obstante, el ministro esbozó también una hoja de ruta para volver a reducirlo a un 2%. “La meta será un déficit estructural de 3% del PIB, el cual se reducirá a razón de 0,5% del PIB por año, llegando a 2% del PIB en 2022”, expresó.

Con respecto a la caída en la actividad económica reportada, Briones indicó que su cartera espera que las cifras de noviembre también serán negativas. Además, expresó que su cartera corrigió a la baja las proyecciones de crecimiento para el año: será una caída del 1,4%.

El índice Imacec publicado este jueves reflejó que la economía se contrajo 3,4% en octubre, en comparación con el pronóstico de disminución de 0,5% de los economistas. De hecho, los economistas graficaron la magnitud del impacto indicando que es peor para la actividad que el megaterremoto y el tsunami que azotaron al país en 2010 y devastaron gran parte de la región central.

“El colapso de la actividad económica en la segunda mitad de octubre fue del orden del 10%”, dijo Sebastián Cerda, gerente de estudios en Econsult Capital, al programa de radio Pauta Bloomberg. “Esto es mucho peor que el colapso que ocurrió a raíz del terremoto”.

El descenso intermensual de octubre en el Imacec fue el más grande desde al menos 1996, mientras que la caída interanual fue la mayor en una década.

Más sobre este tema: