Sergio Moro durante su exposición ante el Senado brasileño (AFP)
Sergio Moro durante su exposición ante el Senado brasileño (AFP)

"No tengo apego por el cargo en sí. En el sitio mostré todo, todas las conversaciones, y si hubieron irregularidades saldré del cargo", dijo el miércoles el ministro de Justicia, Sergio Moro, durante su exposición ante el Senado.

El ex juez de la mega causa Lava Jato, instó además al sitio The Intercept a que entregue íntegramente las conversaciones que tiene a su disposición, que hasta el momento fue publicando por entregas, y que darían cuenta de la parcialidad de Moro en la causa.

Durante las seis horas de sesión, Moro insistió con que los diálogos mostrados hasta ahora son "completamente normales" y afirmó que no puede reconocer la autenticidad del material. Para el ministro, la difusión de los diálogos es obra de un grupo de piratas informáticos.

"Eso es normal en la tradición jurídica de Brasil y de otros países", afirmó.

El ministro también presentó "algunos datos" sobre la operación Lava Jato, que destapó una gigantesca trama de corrupción a raíz de irregularidades en la estatal Petrobras, que implicaron a decenas de poderosos empresarios y políticos de Brasil y que se extendió a una decenas de países de América Latina y África.

"Más de 90 denuncias. 45 sentencias. 291 acusados. 211 condenas. 298 pedidos de prisiones cautelares y 207 fueron aceptadas" y "en todos los casos con pruebas muy sólidas", en las que hasta aparecían "millonarias cuentas" bancarias en el exterior, declaró.

También añadió que la operación Lava Jato resultó en decenas de acuerdos de colaboración judicial con los acusados y permitió hasta ahora, ya que "aún continúa", recuperar para el Estado cerca de 600 millones de dólares desviados por la corrupción.

Según el ministro, el principal resultado de la Lava Jato fue "romper con el ciclo de impunidad" que en Brasil amparaba a los políticos y a influyentes empresarios, que durante años habían incurrido en diversas prácticas corruptas en todos los niveles de la administración pública.

Sergio Moro (AFP)
Sergio Moro (AFP)

También condenó el "sensacionalismo" del medio que dirige el periodista estadounidense Glenn Greenwald, a quien el ex analista de la CIA Edward Snowden reveló los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en 2013, y sostuvo que esos mensajes fueron publicados sin haberle dado derecho a respuesta.

"Se intenta crear una situación de escándalo que en el fondo es inexistente", declaró el ministro, uno de los hombres de confianza del presidente Jair Bolsonaro, líder de la ultraderecha y mayor antagonista político de Lula, quien está en prisión desde abril del año pasado.

Según medios brasileños, la instancia del miércoles no es sencilla para Moro, dado que al menos 23 de los 54 integrantes de la CCJ son opositores al ex juez, incluyendo algunos legisladores de partidos centristas, opuestos al presidente Jair Bolsonaro.

Nuevos mensajes filtrados este martes por el medio The Intercept indicaron que Moro se mostró en desacuerdo con que en el Lava Jato se investigara al ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002).

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: