Los tanques en la calle, una postal del Golpe de Estado de 1964 en Brasil
Los tanques en la calle, una postal del Golpe de Estado de 1964 en Brasil

El ministro de Educación de Brasil, el profesor de origen colombiano Ricardo Vélez Rodríguez, anunció que en los libros escolares se quitarán las actuales referencias al golpe de estado de 1964, que ahora será abordado como un movimiento impulsado por la sociedad civil.

"Habrá cambios progresivos en los libros didácticos en la medida en que se rescate una versión más amplia de la historia", declaró Vélez Rodríguez, según informó la agencia ANSA.

El 31 de marzo de 1964 fue separado de su cargo el presidente constitucional Joao Goulart como consecuencia de "una decisión soberana de la sociedad brasileña", que dio lugar a un "régimen democrático de fuerza", planteó el funcionario.

Su opinión coincide con la del presidente y militar retirado Jair Bolsonaro, quien la semana pasada reiteró que el régimen que gobernó entre 1964 y 1985 "no fue una dictadura".

Bolsonaro suprimió un decreto de 2011 que prohibía celebrar la dictadura y determinó que el 31 de marzo ésta sea conmemorada en los cuarteles militares.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil (Reuters)
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil (Reuters)

El revisionismo histórico que altera la interpretación de los hechos ocurridos hace 55 años tiene que plasmarse en los contenidos de la educación pública, sostiene Vélez Rodríguez.

"El papel del ministerio de Educación es regular la distribución de los libros didácticos y elaborarlos de forma tal que los niños puedan tener una idea verídica, real, de lo que fue su historia", dijo el funcionario, en línea con Bolsonaro.

Ricardo Vélez Rodríguez, ministro de Educación de Brasil
Ricardo Vélez Rodríguez, ministro de Educación de Brasil

El ministro "está haciendo propaganda política", replicó el profesor Roberto Romano, responsable de la cátedra de Etica en la Universidad de Campinas. "Hay una historiografía científicamente establecida con testimonios históricos, documentos, personas aún vivas que fueron torturadas, exiliados" que demuestran que en Brasil hubo una dictadura, sostuvo el académico, de acuerdo con ANSA.

Vélez Rodríguez y el canciller Ernesto Araújo adhieren a un revisionismo histórico inspirado en el filósofo Olavo de Carvalho, considerado uno de los hombres con más influencia ideológica sobre el propio Bolsonaro.

El presidente dijo el martes en Israel, tras visitar el memorial del Holocausto, que el nazismo fue un movimiento de izquierda. Planteo que fue refrendado ese mismo martes por el ministro de Exteriores Araújo quien recomendó leer con más "profundidad" la historia de la primera mitad del siglo XX.

"La historia ha sido manipulada por esta nueva derecha con fines políticos, para legitimar sus objetivos políticos", planteó el historiador Bruno Leal, de la Universidad de Brasilia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: