Los presidentes argentino Mauricio Macri, el brasileño Jair Bolsonaro, el guyanés David Arthur Granger, el colombiano Iván Duque, el ecuatoriano Lenin Moreno Garcés, el peruano Martín Vizcarra, la vicecanciller Carmen Almendras, el subsecretario uruguayo de Relaciones Exteriores Ariel Bergamino, el presidente paraguayo Mario Abdo Benitez, el embajador de Suriname en Santiago Marciano Edgar Armaketo y el anfitrión, el presidente chileno Sebastián Piñera en la foto de familia del Prosur en el Palacio de La Moneda (Foto: REUTERS/Rodrigo Garrido)
Los presidentes argentino Mauricio Macri, el brasileño Jair Bolsonaro, el guyanés David Arthur Granger, el colombiano Iván Duque, el ecuatoriano Lenin Moreno Garcés, el peruano Martín Vizcarra, la vicecanciller Carmen Almendras, el subsecretario uruguayo de Relaciones Exteriores Ariel Bergamino, el presidente paraguayo Mario Abdo Benitez, el embajador de Suriname en Santiago Marciano Edgar Armaketo y el anfitrión, el presidente chileno Sebastián Piñera en la foto de familia del Prosur en el Palacio de La Moneda (Foto: REUTERS/Rodrigo Garrido)

Santiago de Chile (enviado especial) – Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; Brasil, Jair Bolsonaro; Chile, Sebastián Piñera; Colombia, Iván Duque; Ecuador, Lenin Moreno Garcés, Perú Martín Vizcarra; Paraguay, Mario Abdo Benitez; y Guayana, David Arthur Granger, firmaron este viernes la Declaración de Santiago, por la cual se constituyó el Prosur, el nuevo espacio que busca reemplazar a la Unasur. Uruguay, Bolivia y Suriname se abstuvieron.

A propuesta del argentino Mauricio Macri, Sebastián Piñera será presidente pro témpore de Prosur por un período de 12 meses y la próxima cumbre será en Paraguay.

En el Palacio de La Moneda, donde sesionaron los presidentes, los tres países que se abstuvieron estuvieron representados por funcionarios de menor categoria: por Bolivia estuvo presenta la vicecanciller Carmen Almendras; por Uruguay, el subsecretario de Relaciones Exteriores Ariel Bergamino; y por Suriname, el embajador en Santiago Marciano Edgar Armaketo.

El texto de la declaración hace una referencia indirecta a Venezuela, al mencionar que sólo podrán ser parte de la alianza países democráticos.

Cerca del mediodía, los presidentes comenzaron a sesionar en el Palacio de la Moneda debatir la creación del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur) y enterrar así la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), una creación multilateral diseña por Hugo Chávez y Néstor Kirchner.

La "Declaración Presidencial sobre la Renovación y el Fortalecimiento de la Integración de América del Sur" asegura que "este espacio deberá ser implementado gradualmente, tener una estructura flexible, liviana, no costosa, con reglas de funcionamiento claras y con un mecanismo ágil de toma de decisiones". Y que tenderá a la "integración en materia de infraestructura, energía, salud, defensa, seguridad y combate al crimen, prevención y manejo de desastres naturales".

En una clara alusión a la situación venezolana, la declaración establece: "Que los requisitos esenciales para participar en este espacio serán la plena vigencia de la democracia, de los respectivos órdenes constitucionales, el respeto del principio de separación de los Poderes del Estado, y la promoción, protección, respeto y garantía de los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como la soberanía e integridad territorial de los Estados, con respeto al derecho internacional".

El entierro del Unasur y la creación del Prosur es un nuevo capítulo de la disputa ideológica regional a través de la diplomacia multilateral. Cuando el entonces presidente venezolano Hugo Chávez, el boliviano Evo Morales y el matrimonio Kirchner imponían la agenda de América Latina, la Unasur funcionaba como una entidad costosísima que aceitaba las relaciones con Cuba, Rusia, Irán y China. Chávez con su petróleo financiaba al Unasur, que actuaba como una línea de defensa multilateral y dialéctica frente a los planes de Estados Unidos.

Con la muerte de Chávez, y la llegada al poder de Macri en Argentina, Piñera en Chile y Bolsonaro en Brasil, un nuevo capítulo geopolítico se inició en Sudamérica.

A continuación, la declaración completa:

Declaración Presidencial sobre la Renovación y el Fortalecimiento de la Integración de América del Sur

Los Jefes de Estado de la República Argentina, la República Federativa del Brasil, la República de Chile, la República de Colombia, la República del Ecuador, la República Cooperativa de Guyana, la República del Paraguay y la República del Perú, reunidos en Santiago, Chile, el 22 de marzo de 2019:

Conscientes que los nuevos desafíos a los que deberemos enfrentarnos demandan más que nunca trabajar todos juntos con el propósito de renovar y fortalecer el proceso de integración de las naciones de América del Sur, en un marco institucional flexible que permita encarar con eficiencia y eficacia los retos que plantea el mundo de hoy,

Ratificamos que la integración es un puente hacia el fortalecimiento del multilateralismo y la plena vigencia del derecho internacional, herramientas fundamentales para insertarnos de forma eficiente en la cuarta revolución industrial y la sociedad del conocimiento y la información,

Asentados en una rica historia común, de lucha compartida por la independencia de nuestros pueblos, estamos decididos a unir nuestras fuerzas y voluntades para resolver los problemas del presente y para enfrentar los desafíos de futuro que nos conciernen a todos,

Destacamos nuestro compromiso para consolidar y profundizar el desarrollo sostenible, erradicar la pobreza en todas sus formas y dimensiones, lograr una mayor igualdad de oportunidades y permitir a nuestros ciudadanos desplegar sus talentos, capacidad de innovación y el emprendimiento,

Reafirmamos que el proceso de construcción de un espacio de coordinación, cooperación e integración regional, debe ser respetuoso de la integridad territorial de los Estados, el derecho y la seguridad internacional, y comprometidos con la preservación de América del Sur como Zona de Paz,

Reconocemos los aportes de procesos anteriores de integración sudamericana, así como la necesidad de preservar su acervo, en el marco de un nuevo espacio de integración más eficiente, pragmático y de estructura simple que permita afianzar sus logros y evolucionar sin duplicación de esfuerzos, hacia una región más integrada,

Expresamos nuestros agradecimientos al Presidente Sebastián Piñera por su hospitalidad e iniciativa de convocar a esta Reunión de Presidentes Sudamericanos para avanzar en la integración de América del Sur,

DECLARAMOS:

1. Nuestra voluntad de construir y consolidar un espacio regional de coordinación y cooperación, sin exclusiones, para avanzar hacia una integración más efectiva que nos permita contribuir al crecimiento, progreso y desarrollo de los países de América del Sur.

2. Nuestro reconocimiento a la propuesta de crear un espacio de diálogo y colaboración sudamericana, el Foro para el Progreso de América del Sur (PROSUR), e instruimos a los Ministros de Relaciones Exteriores a profundizar el diálogo de conformidad con los términos de esta Declaración.

3. Que este espacio deberá ser implementado gradualmente, tener una estructura flexible, liviana, no costosa, con reglas de funcionamiento claras y con un mecanismo ágil de toma de decisiones que permita avanzar a Sudamérica en entendimientos y programas concretos de integración en función de los intereses comunes de los Estados y de acuerdo a sus propias realidades nacionales.

4. Que este espacio abordará de manera flexible y con carácter prioritario temas de integración en materia de infraestructura, energía, salud, defensa, seguridad y combate al crimen, prevención y manejo de desastres naturales.

5. Que los requisitos esenciales para participar en este espacio serán la plena vigencia de la democracia, de los respectivos órdenes constitucionales, el respeto del principio de separación de los Poderes del Estado, y la promoción, protección, respeto y garantía de los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como la soberanía e integridad territorial de los Estados, con respeto al derecho internacional.

6. Que las República de Chile sostendrá la Presidencia Pro Tempore de este proceso durante los próximos 12 meses, y luego será entregada a la República de Paraguay.