Julian Assange permanece asilado en la embajada de Ecuador en Londres (AFP)
Julian Assange permanece asilado en la embajada de Ecuador en Londres (AFP)

La cancillería ecuatoriana confirmó el jueves que le otorgó la ciudadanía al australiano y fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien se encuentra asilado en su embajada en Londres desde hace 5 años y medio.

Llamativamente, la naturalización ecuatoriana fue tramitada el pasado 12 de diciembre, aunque recién conocida esta semana. ¿Cuál fue el objetivo del gobierno de Ecuador?

Se trató, ni más ni menos, de una estrategia frustrada para intentar resolver el impasse en el que se encuentra Assange desde 2012, cuando ingresó a la sede diplomática escapando de la justicia sueca y de la estadounidense, donde teme ser extraditado por el Reino Unido si abandona el edificio.

Según confirmó el jueves la canciller María Fernanda Espinosa, quien en los últimos días ha expresado su interés en resolver la "insostenible" situación del fundador de WikiLeaks, tras la naturalización, el gobierno ecuatoriano le pidió a Londres que reconociera a Assange como "agente diplomático".

"Esta petición fue negada el 21 de diciembre", agregó la diplomática, explicando que Ecuador no insistirá en esa vía, que fue planteada para "incrementar" las posibilidades de protección de Assange.

Además, Espinosa lamentó las filtraciones de los últimos días porque, afirmó, "en todo el mundo casos de esta naturaleza se manejan con absoluta discreción". Añadió que la cancillería ha actuado en defensa de los derechos del asilado y "en estricto apego a la ley… y los instrumentos internacionales de derechos humanos".

En el Registro Civil de Ecuador, Assange aparece ahora como ecuatoriano y cuenta con un número de documento de identidad mientras que en el Servicio de Rentas Internas reporta que no tiene obligaciones tributarias pendientes.

"La finalidad perseguida ha sido la de permitirle (a Assange) gozar de privilegios e inmunidades que otorga la Convención de Viena sobre agentes diplomáticos, y eso ha sido inmediatamente rechazado por Reino Unido, que ha considerado que es una manera artificial de burlar las disposiciones del derecho internacional", explicó a la AFP el ex canciller ecuatoriano José Ayala Lasso.

"Estamos procediendo con total falta de seriedad y es necesario que el gobierno rectifique no solo estas acciones sino estas pseudo políticas que le han guiado en el campo internacional", añadió.

Espinosa insistió, por su parte, en que Quito sigue explorando "otras vías de solución" a la situación de Assange. Entre ellas, según hizo saber esta semana, evalúa "una posible mediación y buenos oficios de autoridades de renombre, otros Estados u organismos internacionales, que puedan facilitar una solución justa, definitiva y digna para todas las partes involucradas".

"Continuaremos buscando alternativas" de arreglo en coordinación con el Reino Unido, enfatizó.

Assange es buscado por las autoridades suecas debido a las acusaciones de dos mujeres por supuesto abuso sexual. Por ese caso estuvo a punto de ser detenido cuando se refugió en la embajada del Ecuador.

La fiscalía sueca archivó la investigación, pero Assange teme ser arrestado si deja la legación para ser extraditado a los Estados Unidos y juzgado por la publicación en WikiLeaks de secretos militares y documentos diplomáticos estadounidenses en 2010.

Desde que el gobierno de Rafael Correa le concedió el asilo, Quito espera que las autoridades británicas le entreguen un salvoconducto para que pueda salir de Reino Unido.

LEA MÁS: