La medicina cuántica (sus siglas Med, Qn), conocida como medicina mente-cuerpo, es un método ontológico (Shutterstock)
La medicina cuántica (sus siglas Med, Qn), conocida como medicina mente-cuerpo, es un método ontológico (Shutterstock)

POR Nara Briega
Empecemos por el principio: la medicina cuántica (sus siglas Med, Qn), conocida como medicina mente-cuerpo, es un método ontológico basado en una teoría física que utiliza el concepto de unidad cuántica para describir las propiedades dinámicas de las partículas subatómicas y las interacciones entre la materia y la radiación.

La Med. Qn considera la relación que cada persona tiene con su entorno, ya que todo en el universo está relacionado a una red energética vibratoria a través de paquetes de energía -denominado Quantum– y que
actúan en una resonancia llamada coherencia.

Según esta teoría, hay un orden y una armonía en todo; cada persona, animal, cada célula y molécula están insertas en el orden vibratorio implícito del universo, denominado coherencia vibratoria. Cuando un organismo pierde su capacidad para mantener armónicamente las
funciones que le son propios, surge la enfermedad; esta pérdida de coherencia puede expresarse en cualquier tejido, órgano o sistema.

"La revolución cuántica produjo un cambio inevitable en la visión del mundo y demostró que todo lo que está a nuestro alrededor está conectado por infinitos campos cuánticos, siendo los mismos constituyentes de la materia que se conoce en el universo, por lo tanto, el hombre no
está ajeno a ello. La incorporación de este sistema terapéutico en el trato con los enfermos portadores de diferentes patologías nos permitió comprender al paciente como una unidad funcional, logrando con ello llegar a lo más profundo de su ser. Al comprender su conexión- interrelación con su entorno familiar-social-ambiental, visualizamos epigenéticamente su alteración patológica", explica la doctora Ana María del Pilar García, médica clínica y psicóloga, directora del Centro de Medicina Cuántica

Cuando un organismo pierde su capacidad para mantener armónicamente las funciones que le son propios, surge la enfermedad (Shutterstock)
Cuando un organismo pierde su capacidad para mantener armónicamente las funciones que le son propios, surge la enfermedad (Shutterstock)

¿Cómo funciona?

"El sistema trabaja por transferencia de campos electromagnéticos ultra sutiles. El mismo consiste en una configuración de sensores –emisores de campos que modifican las condiciones de alta entropía del paciente. Esta entropía es una conceptualización termodinámica que mide el orden-desorden de un sistema. A más alta entropía, mayor desorden; en distintas patologías se observa el aumento de esta magnitud termodinámica debido al desorden provocado en las mismas", detalla la doctora García.

"Con el sistema cuántico se trata de gestar un nuevo orden
en el paciente, a partir de la reorientación a nivel celular, molecular y atómico. Este sistema es capaz de transferir funciones lógicas ordenadas sin contacto físico. Al crearse un nuevo campo referencial lógico ordenado, así se establece un orden definido con dirección y sentido, cuyo
movimiento migratorio se produce por afinidad de los respectivos átomos hacia los efectores de los correspondientes transductores".

En base a los descubrimientos en la física cuántica y al impulso de un sector de la comunidad médica, se desarrollaron tecnologías para medir, analizar y tratar las vibraciones en el cuerpo.

La medicina cuántica es vista como una herramienta integrada en el contexto de una consulta médica y no como un área clínica en sí; se utilizan estos aparatos para captar las señales electromagnéticas y las ondas vibratorias de un individuo.

Al paciente se le realiza un chequeo donde se le colocan bandas en la cabeza, en los tobillos, y en las muñecas para captar los impulsos electromagnéticos; es un procedimiento no invasivo e indoloro, algo parecido a un electro.

Luego, se examina todo el organismo del individuo, con el fin de encontrar disturbios en los órganos, alergias, virus, faltas de vitaminas o sales minerales; se miden los niveles hormonales y también se captan las emociones.

El resultado del mapeo del organismo se compara con lo que consta en una base de datos, en donde figuran los valores normales de dicho individuo o estándares sanos de una persona con las características vitales similares a la examinada.

Se detectan de este modo los problemas de salud y el origen de los mismos, para luego poder ir a la raíz del problema con el tratamiento
indicado por el especialista.

En el tratamiento se pueden utilizar otras medicinas alternativas como complemento y lograr más eficacia, pero el de la medicina cuántica se enfoca en tratar de restablecer el equilibrio vibratorio en la zona u órgano en donde está el origen del problema, para encontrar la armonía del cuerpo, la resonancia coherente.

¿Se puede complementar con la medicina convencional?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que representa el consenso de las principales organizaciones médicas internacionales y orienta las políticas públicas, la medicina integrativa se está utilizando cada vez más para un amplio espectro de enfermedades, especialmente las crónicas, por lo que aprobó una estrategia para los años 2014 a 2023 a favor de la integración de las medicinas tradicionales y complementarias en los sistemas de salud.

Sus puntos más importantes:
 Aprovechar la contribución de las medicinas tradicionales y complementarias a la
atención de la salud centrada en las personas.
 Promover la utilización segura y eficaz de las terapias complementarias mediante la
reglamentación.
 Fomentar la cobertura sanitaria universal por medio de la integración de las terapias
complementarias en los sistemas nacionales de salud.

Para el doctor Claudio Waisburg, director médico del Instituto SOMA, "la medicina convencional cree que la medicina cuántica, fundada en la teoría física, tiene sustento desde la teoría para abordar las problemáticas de los pacientes, pero no es aplicable desde la práctica, es decir, la argumentación que plantea la cuántica es correcta, pero desde el punto de vista
práctico no tiene evidencia científica que lo sostenga. En cuanto al grado de complementación que puedan tener una medicina con otra en un tratamiento determinado, teniendo en cuenta
que para la medicina convencional, la cuántica carece de peso científico y para la cuántica la convencional no trata al paciente de la manera en que ellos lo hacen, esta complementación será dada por elección del propio paciente, eligiendo aquellas terapias complementarias que lo
ayuden a transitar el tratamiento médico convencional que esté realizando".

Esta visión es compartida por muchos profesionales de la salud, quienes creen que cualquier tratamiento que no provenga de la medicina convencional no es prudente porque no existe
forma de validarlo más allá del método científico.

Según un nuevo estudio publicado en The Journal of Alternative and Complementary Medicine, realizado por la Universidad de California, la mayoría de enfermos de cáncer están interesados en algún tratamiento con enfoque de salud complementario e integrador.

En este estudio se evaluaron el uso de doce enfoques de oncología integrativa distintos que se ofrecieron a los enfermos en un departamento de cirugía oncológica.

En el mismo se incluyó a 166 pacientes
con una edad media de 54 años y el 89 por ciento de los enfermos usaba alguna terapia complementaria. La mayoría, además, usaba vitaminas y complementos alimenticios (67 por ciento). El 42 por ciento de los pacientes seguía una alimentación especial y el 39 por ciento se
sometía a tratamientos de fisioterapia, como masaje o digitopuntura.

Es decir, la mayoría de enfermos usaban algún tipo de terapia alternativa y casi el 100 por ciento pidió que desde el hospital se les ofreciera estos servicios de medicina complementaria.

"Usar un enfoque de medicina integrativa es más efectivo para reducir el dolor y la ansiedad asociado al cáncer que usar sólo la medicina oficial, según muestran diferentes estudios. Igual pasa cuando se evalúa el uso de fármacos ansiolíticos e hipnóticos. Incluso se ha demostrado
que es más económico o coste-efectivo usar un enfoque de oncología integrativa que usar el enfoque tradicional, pues permite un ahorro en fármacos, interconsultas a otros especialistas e ingresos hospitalarios", apuntan desde la Asociación Europea de Oncología Integrativa.

SEGUÍ LEYENDO: