Silvia Süller habló de su reencuentro con Christian Soldán (Video: "Implacables" – El Nueve)

En el momento más doloroso, cuando estaba despidiendo los restos de su mamá, Nélida, Silvia Süller se reencontró con su hijo Christian. La mediática y el joven, fruto de su relación con Silvio Soldán, llevaban más de diez años distanciados. Sin embargo, apenas se vieron se fundieron en un afectivo abrazo

"Cuando iban a poner el cajón en el nicho, porque mi mamá pidió eso, te dicen si alguien quiere acercarse y tocarlo por última vez. Entonces nos acercamos todos y Christian también se acercó a mí y me agarró de la cintura. Entonces yo lo agarré del brazo. Y después me fui del brazo con él…", contó Silvia visiblemente emocionada en Implacables, por El Nueve.

¿Qué le dijo su hijo en ese momento? "No me acuerdo mucho qué me dijo. Hablamos bien. Él está, me ayuda económicamente…", comenzó diciendo Süller. Y luego intentó rememorar ese momento: "'No pasa nada, no pasa nada. Va a estar todo bien, ma', me dijo. Me acuerdo de eso, nada más. Después tengo toda una confusión de cosas en la cabeza".

Se mostró ilusionada con el reencuentro con el joven de 28 años. Dijo que en el mismo Cementerio de la Chacarita tuvo la oportunidad de conocer a su novia, Denise, y que le pidió: "Acercámelo, lo amo tanto".

Süller y el abrazo con su hijo Christian
Süller y el abrazo con su hijo Christian

Entonces, Süller no pudo contener sus lágrimas y explicó: "Yo lo amo a Christian, te amo. No sé si alguien o él mismo está viendo el programa. Pero que esto que pasó sea el principio de algo lindo, de algo bueno. Que podamos reanudar el vínculo madre e hijo. Porque hace diez años ya (que están distanciados) y realmente no pasó nada entre nosotros. Creo que son viejos rencores".

La mediática reconoció que su hijo se enojó con ella porque ella "hablaba mal" de Soldán. Pero dijo: "Yo no lo voy a hostigar, no lo voy a molestar. Simplemente, aunque sea una vez por mes, un llamado o un encuentro. Siempre le di todo mi cariño y ni hablemos en cuanto a lo material. Lo que pasa es que yo hablaba mucho del padre y él se puso de parte de él. Pero yo me acuerdo cuando era chiquito, que me decía: 'A mí no me importa que vos hables mal de mi papá cuando vas a la televisión, siempre que te paguen'".

Silvia también se mostró triste por estar sola, a pesar de que en los últimos tiempos volvió a hablar con su hija Marilyn. "Estoy cansada, me va a estallar la cabeza de que me digan que me tienen miedo. Me tienen miedo los hombres, me tienen miedo mis hijos, me tiene miedo Soldán… Yo no puedo más. Parezco siempre la culpable de todo. No puedo más, estoy saturada. Ya no sé que hacer", se lamentó.

Silvia junto a su hija Marilyn y su yerno en el velorio de su madre
Silvia junto a su hija Marilyn y su yerno en el velorio de su madre

Llorando, la mediática se preguntó por qué Soldán no podía"tomar un café" con ella o levantar el teléfono para darle "las condolencias". Y confesó que se hacía la fuerte para que la vieran los productores, pero que ya  no podía "seguir fingiendo". Y le pidió un poco de"piedad" a su familia.

El padre de Silvia, Hugo, falleció hace poco más de un año. Y ella todavía no puede superar esa pérdida. "Es muy fuerte lo que viví. Perder el año pasado a mi papá y este año a mi mamá. Pero lo de mi papá era predecible, lo de mi mamá no. Mi mamá se fue en diez días. La fueron, porque mi mamá estaba bien. Estaba mejor que yo", aseguró la Süller.

En ese sentido, Silvia avaló la teoría de su hermano Guido, quien salió a denunciar públicamente que su madre había sido mal medicada. "Fue a cenar con mi hermana Norma y al otro día, cuando fui a verla, me dijo que se sentía mal. Tenía todo el cuerpo brotado y le dolía mucho. Llamamos a un médico a domicilio, compramos el remedio que le dio y al otro día, cuando la llamo, la señora que estaba con ella me dijo que estaba mal", relató Süller, que luego decidió internarla.

Según su testimonio, su madre, de 90 años, sufrió una baja de defensas por la cual le salieron llagas en la boca y estuvo "diez días sin comer". Pero que, en todo momento, sus hermanos y ella pensaron que iba a salir adelante.

SEGUí LEYENDO