(Video: Incorrectas, América)

La violencia de género es hoy por hoy un verdadero flagelo en nuestro país, a tal punto que según las estadísticas cada día muere una mujer a manos de  su pareja.

Sin embargo, lamentablemente no es algo que empezó en los últimos tiempos, sólo que hay más conciencia de ello. Por eso, bien vale el relato de Graciela Dufau, quien invitada al piso de Incorrectas, el ciclo que Moria Casán conduce a través de la pantalla de América, contó la dramática historia que le tocó vivir con el padre de su hija.

"Bueno, vamos a ir a tu vida pasada, que hay que reivindicarla porque sos una mujer resiliente, porque has pasado muchas adversidades. Yo creo que la tuya fue más dura, pero todas las que pasamos por golpes y violencia en la vida, y nos atrevemos a denunciar, tenemos coraje, valentía. Pero vos hace 50 años atrás", introdujo el tema La One.

"Ella estaba casada con un actor español que murió en México, Jorge Mistral, vamos a nombrarlo, ya no está en este mundo y te causó mucho daño, la muerte no mejora a las personas. Este hombre ejerció violencia con vos, te tiró de una escalera cuando estabas embarazada", agregó Moria, para darle paso a su ex compañera en Brujas.

"Yo creo que tomé conciencia porque mi madre, no con malicia desde luego, cuando me veía con un moretón o algo, me preguntaba y yo le contaba, me decía "qué raro, porque a mí me besa la mano". Lo que me hizo tomar conciencia a mí fue en una oportunidad que mi hija era muy pequeñita, tenía un año y medio, estaba llorando y él la levantó y la zamarreó. Ahí yo dije no, con mi hija no, así que ahí esperé que se durmiera, agarré un bolso y me fui a la casa de mi madre", recordó la artista.

"A los pocos días hablamos por teléfono que quería ver a su hija, le dije que sí, y fue a buscarla. Entonces yo aproveché para ir al departamento a buscar ropa y él apareció. Como yo había cerrado todo le dijo al portero que se había olvidado las llaves, entró al edificio de al lado, subió, saltó por la terraza, rompió un vidrio y entró", continuó.

Graciela Dufau
Graciela Dufau

"Yo alcancé a bajar una persiana y llegué hasta la puerta, pero ahí él me alcanzó y me golpeaba aquí (señalándose la cabeza), y seguramente el romper el vidrio le provocó a él algo que me soltó y yo alcancé a bajar por el ascensor. Y fui a la casa de una amiga y ella tuvo la idea de presentar la denuncia en una comisaría", agregó.

"No me trataron bien, el comisario me preguntó si creía que era Hollywood para ir con un abogado, pero por lo menos él estuvo preso 48 horas", reflexionó, para luego referirse a los golpes que sufrió de su parte incluso estando embarazada.

"Eso fue en Lima. Vino un médico, tuve que hacer reposo, y afortunadamente mi hija quiso nacer, o el universo, Dios, quiso que naciera. Él quiso compensar llamando a mi madre para que viajara a Lima, mi madre no quiso viajar", expresó.

"Él hacía cosas espectaculares, llegabas y te encontrabas una pared con damajuanas llenas de rosas, te sentías una reina, pero después venía lo otro", se sinceró.

"Leí que al año siguiente se suicidó, se pegó un tiro en el corazón", le dijo entonces la conductora.

(Video: Incorrectas, América)

"Él dejó tres cartas, una para sus compañeros de la telenovela que estaba haciendo en México, otra a un abogado y otra para el canal. Ninguna para sus hijos, porque tenía tres hijos mayores que Dolores, que Dolores después los conoció", recordó sobre su muerte.

"Yo tenía 23 años de esa época, muy diferente, estaba en el extranjero y con un embarazo", intentó justificar el hecho de seguir con él a pesar de sufrir violencia durante su embarazo, y, acto seguido, reconoció que era adicto al alcohol  y las drogas.

"Tomaba y se drogaba también. De hecho, la primera vez que yo vi un sobre con un polvito no sabía qué era. Y me encontré con una amiga francesa mayor que yo que me dijo eso es droga. Yo traté de ayudarlo, vendí un piano y pagué una internación, él aceptó la internación, pero después inventó que tenía que hacer una cosa en el programa de Mancera, salimos y en la esquina entró a un bar y pidió bebida", reveló.

"Tuve miedo que me mate, por eso siempre digo que yo no celebré su muerte, pero sentí mucho alivio", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO