La serie
La serie "Big Little Lies"

En pleno auge de la lucha por el empoderamiento femenino y la búsqueda constante de igualdad de condiciones de trabajo, las mujeres en la industria del cine de Hollywood siguen siendo relegadas. Con porcentajes casi imperceptibles, las directoras mujeres intentan abrirse paso a los codazos en un gremio que se sigue mostrando en su profundidad extremadamente machista. Lo mismo sucede en el ámbito de las tramas y los personajes, que en su mayoría son liderados por hombres. Así los deseos de los personajes femeninos están más pendientes a cumplir el objetivo del varón que el de ellas mismas. En un mundo donde parece que los cambios parecen llegar para quedarse, en las ficciones van un paso más atrás.

Test para evaluar la igualdad de género en el cine

En el año 1985 la creadora de historietas estadounidenses, Alison Bechdel, lanzó una tira llamada Dykes to Watch out for. En una de esas publicaciones desembarcó con “The Rule”. La idea central de este cómic la ideó con una amiga, Liz Wallace y allí definieron juntas una serie de reglas que debían cumplir los argumentos de las películas para no ser consideradas machistas. Dos personajes que hablan entre sí, antes de decidir si van a ir a ver una película. Una de ellas enumera las tres razones por las que iría a ver un film. Así surgió el test “Bechdel-Wallace” que consiste en reflexionar sobre tres aspectos:

- En la película deben aparecer por lo menos dos personajes femeninos

- En alguna escena, estas mujeres deben hablar entre ellas

- La conversación que mantengan no debe girar en torno a un hombre

Aunque estas reglas parecen un tanto fuera de época, y hasta podrían resultar un tanto machistas y anticuadas, en la actualidad siguen sin cumplirse. Ideado en un contexto de un chiste, este test fue utilizado durante años para analizar la brecha entre hombres y mujeres en el cine y en las series. De hecho existe un blog, donde se van actualizando a diario los filmes que se estrenan y se chequea si en cada producción se cumplen estas reglas. Hoy resulta un poco anacrónico medir el feminismo en base a estos tres enunciados, por eso la directora de cine Rory Uphold, propuso un nuevo test que consistía en medir si el 50% del equipo de producción era femenino. Esta nueva regla no solo no se cumple sino que no existen sistema de medición como el de Bechdel.

Por su parte las periodistas Ella Dottle y Rachael Koeze, afirmaban que un film debería contar con personajes femeninos secundarios fuertes que contaran sus propias historias.

Las mujeres de Peaky Blinders
Las mujeres de Peaky Blinders

Por su parte, la directora Rees Davis, creó su propio test que evalúa la cantidad de mujeres dentro de cada departamento que trabaja en un film, que al menos deberían formar parte una o dos mujeres. La directora de fotografía Jen White, le encontró un pequeño giro a este test y solicita que haya mujeres en áreas diferentes a maquillaje, vestuario, casting o peinados.

La ganadora del Emmy al mejor guión por la serie Master of none, Lena Whaite, la guionista de Dear White People, Naomi Ko y la guionista Noga Landau proponen que la presencia femenina afroamericana se cumpla y que no sólo estén reflejadas como mujeres convictas sino que ocupen lugares de poder. Landau propone que reflexionemos si los personajes femeninos terminan muriendo, o quedan embarazadas o si sólo son introducidos para generarle problemas al protagonista varón.

La productora Ligiah Villalobos, apunta a la presencia de mujeres latinas en las películas de Hollywood y propone que no sean estereotipadas como las bombas sexies y las criadas de las mansiones que hablan con acento muy marcado.

Por suerte las series están despegando de todos estos preconceptos, mucho más que las películas en las grandes pantallas. En la televisión las mujeres se están apoderando de las tramas, cuentas historias propias que generan interés en hombres y mujeres. El caso de dramas como Big little lies o la centennial Euphoria, pasando por la gran comedia Fleabag, la comunidad de mujeres de Glow o la distópica The Handmaid’s Tale, son emblemas de que el test quedó fuera de época, al menos para las series.

Serie
Serie "The Handmaid’s Tale"

El cine parece estar varios pasos atrás, y sin ir más lejos, en las películas estrenadas durante 2019 no se respetó el Test de Bechdel. Las nominadas al Oscar en febrero pasado reunían en su mayoría un elenco masculino y los personajes femeninos eran menores en cantidad y cuando intervenían sólo hablaban de las cuestiones de los protagonistas varones.

En 2020, cinco de las nueve películas nominadas al premio más importante del cine, el Oscar, no lograron pasar este test con las 3 reglas básicas. El irlandés, 1917, Ford vs Ferrari, Joker y Érase una vez en Hollywood contaron historias de hombres y en algunos casos, casi ni hubo mujeres como en el film de Sam Mendes (1917). Ni que hablar de la categoría mejor dirección de cine que quedó copada por hombres. Kathryn Bigelow fue una de las directoras que pudo llevarse su estatuilla dorada pero la historia que contaba en The Hurt locker era íntegramente masculina y por supuesto no aprobaba el Test de Bechdel.

Según un test realizado por la BBC, sobre países fuera de los Estados Unidos que mantienen el equilibrio de igualdad de género en sus películas, China parece en el primer puesto, seguido por Corea del Sur, Reino Unido, Brasil y Alemania , al menos en los filmes estrenados entre 2010 y 2013.

Vientos de cambio

Por suerte los movimientos femeninos surgidos en los últimos años, están logrando de a poco revertir esta situación. En 2007, la actriz Geena Davis (Thelma & Louise) creó un Instituto que lleva su nombre y apunta a aumentar e incentivar la presencia femenina en los medios de comunicación, básicamente en el cine. Este programa propone generar la aparición de personajes femeninos en las historias dirigidas a la primera infancia y así lograr desactivar los millones de estereotipos que aún persisten como el de las princesas a la espera del beso del varón que las rescate.

Geena Davis (Crédito: Eric Gaillard / Reuters)
Geena Davis (Crédito: Eric Gaillard / Reuters)

La directora de cine sueca, Ellen Tejle logró que en su país se incluya la categoría A dentro de la calificación de los filmEs para determinar la presencia femenina en las películas."Atrévanse a romper los estereotipos", afirma Tejle cada vez que está frente a un micrófono y augura: “Incluso puede que hagan una mejor película con una mejor historia”.

Todavía hay muchas batallas por las que pelear y conceptos que derribar, desde el lenguaje hasta los minutos que se le determina a una mujer participar en un film. Brindemos para que el próximo día de la mujer no existe ningún test que demuestra que las mujeres siguen siendo una minoría.

SEGUÍ LEYENDO