La portada de “Doble Vida”
La portada de “Doble Vida”

Tras un 1987 en el que editaron el álbum en vivo Ruido Blanco, los Soda Stereo comenzaron a pensar, en marzo de 1988, en la grabación de Doble Vida, su cuarto disco de estudio.

Venían de hacer Signos, que contó con ocho canciones -todas hits-, arrasó en ventas y significó la explosión del grupo a nivel continental. La gira presentación de ese trabajo los había llevado a Chile, Paraguay, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Costa Rica, México y Venezuela. Realizaron 22 conciertos en 17 ciudades frente a casi 350.000 personas. Era evidente que ya se les habían abierto las puertas de América Latina. Pero iban por más.

("Picnic en el 4° B")

Ese éxito abrumador también les permitió llegar el 11 de febrero de 1987 a Viña del Mar para participar del prestigioso festival que se realiza todos los años en Chile. Allí fueron aclamados y, si bien eran conocidos por el público del país trasandino, fue a partir de esa noche que se consagraron definitivamente.

Las fotos para “Doble Vida” (Crédito: Página web de Tite Barbuzza)
Las fotos para “Doble Vida” (Crédito: Página web de Tite Barbuzza)

"El estilo del nuevo disco tiene una mezcla entre el sentimiento de Nada Personal y la musicalidad de Signos. Es el regreso de algo más funky y soul, con una temática más terminada y un sonido más cercano al disco en vivo", decía Gustavo Cerati por esos días, de acuerdo a lo recogido por el periodista Marcelo Fernández Bitar en su libro Soda Stereo, la biografía.

Uno de los objetivos planteados por la banda al encarar Doble Vida era tener un proceso de grabación más relajado del que había sido Signos y, por eso, decidieron ir a buscar un productor con experiencia.

("Lo que sangra – La cúpula")

"El hecho de tener un productor hace que tengas otro relax porque cuando producís tu propio disco tenés que estar encima de todo, dudando todo el tiempo. De la otra forma, tenés menos presiones y, si tenés alguna paranoia, el productor te dice que está todo bien y te quedás más tranquilo. Vos vas, tocás, grabás y listo. Y los días de cansancio, Carlos (Alomar) entraba y te hacía reír y te ponía de buen humor". (Charly Alberti – Soda Stereo, la biografía, 1989).

Alomar era considerado uno de los mejores guitarristas del mundo en esos años y venía trabajando de forma exitosa como productor artístico. Cerati lo había conocido de casualidad en una tienda de música en Nueva York y, cuando se dio la chance de que él se haga cargo del trabajo, el líder de Soda no lo dudó. Además, venía con pergaminos y una trayectoria envidiable: trabajó con Mick Jagger, Paul McCartney, John Lennon, David Bowie e Iggy Pop, entre tantos otros.

Luego del diseño de un cronograma detallado por parte de Alomar, el trío se metió en los estudios Sorcerer Sound, en Nueva York, en junio de 1988. Tres meses después -en septiembre-, Doble Vida salió a la venta con nueve temas con los que, una vez más, el grupo captaría la atención de todos.

("Corazón delator")

De esas canciones se destacaron "En la ciudad de la furia", "Lo que sangra (La cúpula)", "Día común – Doble vida", "Corazón delator", "Terapia de amor intensiva" y "Picnic en el 4° B".

Una vez más salieron de gira. Primero estuvieron por el interior de la Argentina y, un año después, viajaron por el continente: los vieron en México, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá y también en Estados Unidos. "A lo que estamos tendiendo es a ocupar seis meses del año en descansar un poco, preparar y grabar un disco, y los seis meses restantes salimos de gira por todas partes", comentaba Cerati.

En junio pasado, la diseñadora Tite Barbuzza rememoró para este medio cómo fue el proceso creativo del logo más famoso de la banda y de la portada de Doble Vida: "Lo recuerdo muy bien. Muchísimas veces pintar con tinta la palabra Soda e ir definiendo muy sutilmente el perfil humano, que es muy simpático. Recortar las letras y armar, recortar y armar…".

"Se cumplen 30 años de este álbum. (…) Sin duda, ser parte de esa historia tan significativa, pertenecer a esa vanguardia de los '80, me hace muy feliz. No sería yo misma si no hubiera estado ahí", agregó.

("Terapia de amor intensiva")

Esa portada es una de las más lindas y recordadas de los discos del grupo y quedó en la memoria colectiva porque mostraba a los músicos en una de las esquinas más emblemáticas de Buenos Aires, idea perfecta para, por ejemplo, presentar el álbum que contendría "En la ciudad de la furia".

Hablando de esa canción, no está de más decir que su éxito fue total y, por eso, se encaró la realización de un videoclip. Por esos días los Soda también fundarían su propia compañía -Triple Producciones- y la primera gran inversión de la empresa fue justamente la filmación del video.

Según recuerda Fernández Bitar en el citado libro, la dirección estuvo a cargo de Alfredo Lois y la elección de Félix Monti como director de fotografía "simbolizó una producción inusual para el medio local".

("En la ciudad de la furia")

Se grabó en 16 mm y se contó con tomas aéreas filmadas desde un helicóptero de la Dirección General de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires. La presentación del video se realizó el jueves 29 de junio de 1989 en la disco New York City.

El clip fue finalista del MTV Music Awards en la categoría de "Mejor video extranjero", en una época donde MTV Latinoamérica no había nacido aún. Claramente fue y es uno de los temas más recordados de toda la obra de Soda Stereo.

Este trabajo discográfico le permitió al grupo conquistar el mercado estadounidense y convirtió a Soda Stereo en la primera banda de América Latina en conseguirlo. La gira los llevó incluso al histórico "Hollywood Palace" de Los Ángeles (hoy llamado "Avalon Hollywood"), todo un hito en la historia del rock. El grupo volaba alto y nunca más iba a dejar de hacerlo…

Las canciones de Doble Vida

"Picnic en el 4º B"
"En la ciudad de la furia"
"Lo que sangra (La cúpula)"
"En el borde"
"Languis"
"Día común – Doble vida"
"Corazón delator"
"El ritmo de tus ojos"
"Terapia de amor intensiva"

Los músicos

Gustavo Cerati: voz y guitarras.
Zeta Bosio: bajo y coros.
Charly Alberti: batería y percusión.

Invitados

Carlos Alomar: guitarra líder en "Lo que sangra (La cúpula)", rap en "En el borde" y coros.
Daniel Sais: teclados.
Lenny Pichett: saxo tenor.
Chris Botti: trompeta.
Alicia "Lisa" Espinosa: coros.

SEGUÍ LEYENDO: