Axel Kuschevatzky afirmó que Argentina, 1985 competirá en los Oscar con “películas muy potentes y vistas por todo el mundo”

El productor aseguró que la película está cumpliendo “todo lo que imaginamos, y más”

Axel Kuschevatzky habló de la nominación al Oscar

“Estoy hiperventilando”, dijo Axel Kuschevatzky apenas supo que el filme Argentina, 1985 se encontraba entre los nominados a los premios Oscar en la categoría de mejor película internacional. El productor fue más allá: “Supongo que debe ser lo más parecido a dar a luz”, bromeó, a la vez que explicó que supo de la nominación mientras se encontraba en su casa de Los Ángeles, “donde son las 5 de la mañana, así que desperté a todos”.

“Es como un sueño que se hizo realidad, que se corporiza delante de tus ojos”, graficó Kuschevatzky, en diálogo con TNT, a la vez que detalló que Argentina, 1985 compite con “películas muy potentes, de directores con un perfil muy alto. Películas adoradas y vistas por todo el mundo”. Se trata de All quiet in the western front, de Alemania; Close, de Bélgica; EO, de Polonia, y The quiet girl, de Irlanda.

“Lo que queda a todas las películas ahora es mucha campaña, lograr que los votantes las vean, pero eso es en todas las categorías, lograr que de acá al cierre de la votación las vean”, añadió.

Axel Kuschevatzky lo definió como “un sueño que se hizo realidad, que se corporiza delante de tus ojos”.
Axel Kuschevatzky lo definió como “un sueño que se hizo realidad, que se corporiza delante de tus ojos”.

En lo que respecta a los premios que la película de Ricardo Darín y Peter Lanzani ya alzó en el mundo, Axel destacó que “nos llevamos el Golden Globe hace un par de semanas, estuvo nominada también a los Critics Choice, está nominada a los Bafta, que son los Oscar de los ingleses, y está nominada como mejor película iberoamericana a los Goya, así que la película está cumpliendo todo lo que imaginamos, y más”.

Tras confirmarse la nominación de la película, otro de los involucrados que se refirió al hecho fue Norman Brisky, el actor que en el filme interpreta al Ruso, una especie de guía del fiscal Strassera. En charla con TNT, aseguró: “Estoy reaccionando ahora, estoy saltando. Me alegro mucho porque pocas veces el esfuerzo se recompensa en tan alto nivel. Conocerlo a Oscar es un regalo”, dijo.

Norman Brisky como el Ruso, en Argentina, 1985
Norman Brisky como el Ruso, en Argentina, 1985

Respecto de los días de filmación, Brisky recordó que ”fue tan lindo hablar con Ricardo Darín. Siempre los actores nos quejamos del libreto, pero esta vez estaban para actuar y disfrutar. No sé si alguien podría adivinar la trascendencia que podría tener esa película, y más en estos tiempos en que el digitalismo termina con la asistencia a los cines, a la pantalla grande, y me parece que es extremadamente difícil adivinar esas cosas”.

Además, destacó que Santiago Mitre, como director, “da la impresión de que tuvo esa visión de ver una revisión histórica”. Y sobre si maginaban alcanzar tantos logros internacionales, afirmó: “Hay probablemente una ilusión y no una visión de que suceda, y los directores, los actores, somos los artistas, y tenemos el sistema ilusorio por las nubes, siempre pensamos que lo que estamos haciendo es lo más extraordinario que a nadie se le ocurrió”.

Una escena de Peter Lanzani y Ricardo Darín en Argentina, 1985
Una escena de Peter Lanzani y Ricardo Darín en Argentina, 1985

Sin embargo, aclaró que “es una cosa que no se puede saber, pero tiene más que ver con lo fortuito, que sea reconocida en el mundo, en un mundo que está atravesado por el manejo de la Justicia y cómo resolvemos los problemas sociales, está en una crisis que probablemente viendo la película encuentre mucha gente que crea que la ley o la Justicia puede ser una de las maneras”.

Seguir leyendo