John Milton, el mentalista mexicano que sorprendió al aire a Carmen Barbieri, derriba mitos y aporta verdades sobre la hipnosis

Tras pisar suelo argentino, el especialista habló con Teleshow y explicó de qué trata la práctica, tantas veces mencionada pero de la que en definitiva muy poco se sabe. ¿Para qué sirve? ¿Es un don o se aprende?

John MiIlton
John MiIlton

Se define como “el caballero de la hipnosis”, asegura que la práctica puede servir como herramienta para cambiar de hábitos, dejar a un lado costumbres nocivas y mejorar en el día a día. Pero, ¿qué es la hipnosis? En diálogo con Teleshow, el mentalista mexicano John Milton dejó en claro que es mucho más que un espectáculo pintoresco que se puede ver en teatro o televisión y derribó algunos mitos en torno a la práctica.

El martes, el mentalista estuvo en el programa de Carmen Barbieri (Mañanísima) e hipnotizó en vivo a la conductora. “Soltando los brazos, cerrando los ojos Carmen. Soltando el aire. Cabecita floja. Sea cual sea su credo filosófico haga un mantra y sobre usted comenzará a caer luz”, le dijo Milton, y agregó: “Durante 30 días no tendrá dolor, estrés ni preocupación. Contaré hasta cinco y despertará positiva, sin dolor, como si le hubieran sacado un lastre que venía cargando”. Al despertar, Carmen comunicó sus sensaciones: “Estoy mareada. Me siento totalmente liviana. Estoy como si me hubiese tomado un frasco de clonazepam. Estoy bien, pero rara”.

Carmen Barbieri y Estefi Berardi fueron hipnotizadas en vivo (Video: "Mañanísima", Ciudad Magazine)

Según John Milton, quien se presentará con su show -Duérmete- en el Auditorio Belgrano, “la hipnosis es la herramienta mas poderosa del ser humano para cambiar la mente” ya que durante el proceso se entra al subconsciente de la persona dejando mensajes que luego repercutirán en el día a día”.Además, dio ejemplos de deportistas que se convirtieron en destacados futbolistas o jóvenes que a partir de la práctica se volvieron estudiantes notables.

John MiIlton es hijo de un famoso mentalista brasileño y estudió para perfeccionar su técnicas
John MiIlton es hijo de un famoso mentalista brasileño y estudió para perfeccionar su técnicas

—¿Cualquiera puede ser hipnotizado?

—Si la persona no cree pero sigue un proceso que explico, aunque no crea llegará al estado sincrónico. Pero si no quiere y no sigue esos pasos no participará del proceso de inducción. El proceso que es clínica, médica y científicamente cuantificable.

—¿Qué pasa durante ese proceso?

—Durante el proceso, para los que quieren, se pueden depositar mensajes a nivel subconsciente para la mejora del rendimiento escolar, que alguien aprenda inglés, que no sea celoso, que no sea agresivo o para seguir un régimen alimenticio. Se puede hacer un cambio social, depositando en la mente de quien está en ese estado para ir en contra de la deserción escolar o en contra de ciertos valores y principios. Hay gente que puede argumentar que hubo un antes y un después en sus vidas. Gente que está triste y no quiere estudiar, sale de ese momento tan lamentable y comienza a estudiar por iniciativa propia.

—¿La hipnosis se aprende o un don que viene con uno?

—Se estudia y se aprende. La premisa sería que todos pueden hacerlo. Es como ser cantante: hay capacidades de nacimiento pero formas de pulir y perfeccionar esa piedra bruta. Yo empecé con mi papá y luego desarrollé más habilidades estudiando otras técnicas y pertenezco a varias asociaciones de hipnosis clínica.

—¿Qué se puede lograr?

—Llegar a un estado de hipnosis profundo puede ser importante para cambiar nuestra vida. Yair el Pantera Rodríguez luego de una hipnosis logró su mejor knock out. André Pierre Gignac, el futbolista francés nacionalizado mexicano, juega en primera y gracias a las práctica logró focalizarse luego de haber estado parado durante tres meses.

—¿Se puede hipnotizar uno mismo?

—Sí, es un proceso o capacidad que desarrolla cualquier persona que logró llegar a una hipnosis profunda sin la necesidad de un terapeuta, uno puede desarrollar esta habilidad para inducir a su persona cuando uno lo crea para autosanar.

Al respecto aclaró que la autohipnosis es algo que hace solamente en “situaciones necesarias” y aunque en su show se anestesia la mano y la perfora para demostrar que su miembro está dormido, brindó un ejemplo de la vida real, aún mucho más crudo, para creer o reventar: “Estuve hospitalizado por un sangrado masivo, me metieron al quirófano, hice la práctica y los médicos no encontraron el sangrado activo (había detenido la hemorragia), eso es el poder de la mente humana”.

John MiIlton sobre el escenario
John MiIlton sobre el escenario

Para quienes descreen de la hipnosis, Milton insistió en que “no es magia, no son poderes, no es brujería” sino “un proceso a seguir”, y desafió: “Después de 5 minutos de un ejercicio veremos quien posee la verdad”. No obstante, aclara que no es peligroso.

Sobre el show que realizará de jueves a domingo durante las próximas cuatro semanas, prometió que habrá “hipnotismo de verdad”: “También habrá arte, risa y entretenimiento para la familia y para quienes quieran participar será uno de los días más importantes de su vida”. Además, dijo ser consciente de que “la hipnosis perdió mucha credibilidad”, cosa que busca refutar: “Cuestionaré al público, a quien crea que no exista, y que los escépticos suban al escenario a hacer el ejercicio de inducción”.

Su pasión por la práctica la heredó de su padre, el famoso mentalista Taurus do Brasil. “Mi papá era brasileño, fue a la Argentina y después a trabajar a Chile, porque Don Francisco (el famoso conductor trasandino) lo invitó a su programa, le daban un bloque, 6 a 8 minutos, él dijo que necesitaba más tiempo y el conductor le dijo ‘tu eres muy bueno vas a hacer lo que sabes hacer’. Esa noche tembló el cielo y tres personas que tenían que viajar no pudieron hacerlo, a lo que le dieron el espacio a mi papá, que hizo en televisión una hipnosis profunda bajo una técnica de respiración especial”, recordó sobre el viaje donde el mentalista conoció a su madre.

Tusam, fallecido en 1999, fue sin dudas el exponente máximo en la Argentina de la mencionada práctica. Sobre su colega, John Milton solo atinó a decir que escuchó mucho hablar de él e su familia, pero no dio mayores detalles.

Actualmente, como en su país es una figura pública no hace terapias individuales, aunque sí talleres de 30 personas, donde durante unas cinco horas alinean energía, pensamientos, ideas y sentimientos aseguró que la devolución es buena: “Siempre tiempo después me dicen que cómo nadie les dijo de esto antes”.

SEGUIR LEYENDO: