Operaron a Jorge Lanata: le hicieron una angioplastia programada

El conductor de Lanata Sin filtro y PPT fue intervenido quirúrgicamente en la Fundación Favaloro por una enfermedad arterial de sus miembros inferiores

Jorge Lanata
Jorge Lanata

Una vez más, preocupa la salud de Jorge Lanata. El conductor de Lanata Sin Filtro (Radio Mitre) y Periodismo para todos (ElTrece) fue internado en el día de hoy en la Fundación Favaloro, donde debía practicarse una serie de chequeos programados. Sin embargo, sorprendió la noticia de que se le hubiera realizado una angioplastía, tal como indica el comunicado difundido por los responsables del nosocomio.

“Esta tarde se internó el señor Jorge E. Lanata en forma programada, para completar el tratamiento endovascular de enfermedad arterial de los miembros inferiores iniciado el mes de marzo pasado. La angioplastía se realizó de acuerdo a lo planeado y de forma satisfactoria, y se evaluará su evolución clínica a los efectos de otorgar el alta hospitalaria en las próximas horas”, indica el escrito firmado por los doctores Oscar Mendiz, Director del Institudo de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, y Matías Fosco, Director Médico.

El comunicado difundido por la Fundación Favaloro
El comunicado difundido por la Fundación Favaloro

En diálogo con Teleshow, la abogada Elba Marcovecchio, novia del periodista, se mostró cautelosa a la hora de brindar información pero aseguró: “Está bien”. El 30 de agosto pasado, Jorge había sido sometido a un procedimiento quirúrgico laparoscópico en la misma institución, del cual se había recuperado rápidamente. En mayo, en tanto, el periodista pasó una semana internado en Mount Sinai Medical Center de Miami, a donde había viajado junto a su actual pareja para filmar un documental y vacunarse contra el coronavirus.

Si bien en un primer momento se pensó que podía tratarse de COVID-19, los estudios determinaron que Jorge tenía una infección urinaria, una afección que ya había padecido con anterioridad. En esa oportunidad los médicos resolvieron que, aunque su cuadro no era de gravedad, debía quedarse internado una semana en observación teniendo en cuenta sus antecedentes médicos y sus complicaciones.

Jorge Lanata y Elba Marcovecchio cuando pudieron regresar de Miami tras la internación
Jorge Lanata y Elba Marcovecchio cuando pudieron regresar de Miami tras la internación

La vida del periodista está plagada de internaciones e intervenciones quirúrgicas. En marzo, luego de que le dieron el alta de una nueva operación tras haber sido diagnosticado con una arritmia cardíaca y una trombosis en su pierna izquierda, aseguró: “Estaba medio complicado, pero ahora estoy bien. He sobrevivido una vez más. Tengo unos estudios pendientes, pero estoy bien”.

Entonces, la institución comunicó que se le había “tratado exitosamente la arritmia cardíaca” con la que había ingresado y que, por su patología arterial periférica, se le había realizado “una angiografía del miembro inferior izquierdo y posterior revascularización por angioplastia”. Lo que más preocupaba al entorno del periodista, que ya de por sí arrastra un cuadro de salud delicado, era la trombosis en la pierna.

En el 2019 estuvo internado en cinco oportunidades. La primera vez permaneció 15 días en el hospital, debido a una gastroenteritis. Después contrajo otros virus (conjuntivitis y gripe A). Y en septiembre de ese año sufrió una caída en la puerta de la radio que fue determinante para que pusiera en pausa su actividad laboral. Entonces, el periodista permaneció internado dos meses en el Fleni, donde logró grandes avances, pero de todas formas no podía sentarse a raíz de los fuertes dolores que le ocasionaba un problema en la espalda. Por este motivo, sus médicos determinaron que debía realizarse una cirugía que en la Argentina no suele practicarse y le sugirieron viajar a un centro médico especializado en Estados Unidos.

Así fue como, en los primeros días del 2020, a Lanata le realizaron con éxito una cifoplastía en el Hospital Presbiteriano de Nueva York, una intervención corta y ambulatoria, de anestesia local, a la que debió someterse a raíz de los fuertes dolores que le provoca una vértebra que no suelda.

Su momento más difícil, sin embargo, tuvo que ver con el doble trasplante de riñón que le salvó la vida. Este tuvo lugar en 2015, cuando su pareja de entonces, Sara Stewart Brown, fue una de las protagonistas del primer trasplante renal cruzado que se realizó en América Latina. Como ella no era compatible con Lanata, dio consentimiento para donar uno de sus riñones a Ignacio. A la vez, el periodista fue trasplantado con el riñón de Norma Hernández, la mamá de ese joven también enfermo.

SEGUIR LEYENDO: