De niño dirigía el coro de la iglesia, fue considerado el quinto beatle y el sexto stone y perdió la batalla contra sus fantasmas y sus adicciones: a 15 años de la muerte de Billy Preston

El pianista nacido en Texas y criado en Los Ángeles supo cómo combinar los egos de los artistas más grandes de su tiempo, pero no pudo dominar los demonios que asolaban su cuerpo ni mucho menos, su alma