Por qué “Mare of Easttown” se convirtió en la mejor serie en lo que va de 2021

Kate Winslet es la protagonista de esta ficción de HBO en la que vuelve a brillar. Una ficción para desmenuzar y ver una y otra vez

Kate Winslet en "Mare of Easttown"
Kate Winslet en "Mare of Easttown"

La miniserie que acaba de terminar en HBO es la mejor ficción de lo que va de este año. Mare of Easttown se estrenó en abril en la señal y, a paso lento pero certero, logró cautivar a los buscadores de nuevas y excelentes historias. Y como suele suceder con las limited series de esta cadena, no defraudó. Este serie, con un guion sólido que nunca dejó huecos, es de las que se consumen a fuego lento. Con un primer episodio de presentación de personajes, Mare of Easttown deambula por el pueblo como si un dron decidiera meterse en un sitio determinado y hacer foco en un lugar específico.

Mare Sheenan (Kate Winslet) es una detective que vive en Easttown, una pequeña localidad en el estado de Pensilvania. Lejos de la opulencia de las grandes ciudades, este sitio parece olvidado, alejado de las luces y el capitalismo próspero del resto del país. La escenografía muestra a los personajes más marginales y marginados de la sociedad estadounidense, los denominados white trash (esa clase media que siempre le va mal económicamente hablando, independientemente de que el presidente sea republicano o demócrata). Allí conviven adictos, gente en rehabilitación, alcohólicos, adolescentes que quieren salir del pueblo y cambiar el rumbo de su vida, adultos que no encontraron su lugar en el mundo y jovencitas que son madres en edad escolar.

Tráiler de "Mare of Easttown"

ATENCIÓN: SPOILERS

En este contexto vive Mare en una casa con su hija adolescente Siobhan (Angourie Rice), su madre Helen y su nieto, fruto de la relación de su hijo con una novia adicta. Mientras tanto sucede un asesinato. La joven y adolescente Erin McMenamin, madre de un bebé, aparece muerta a la vera de un río. Mare se zambulle en este caso como una manera de superar su propio drama.

Mare of Easttown podría definirse como un drama policial, lleno de misterios, en el que deseamos saber quién es el asesino. Una idea que, a medida que se suceden los episodios, se diluye porque hay más tramas detrás que hacen que la serie nos cautive. Es también el relato duro y triste de un duelo, de una mujer que tiene que asumir el suicidio de su hijo, una muerte que no logra explicar, que la quema por dentro y que la desgarra.

No haríamos justicia a la ficción si no mencionáramos la relación de Mare con su madre, una mujer que intenta ser soporte de su hija para no solo curar sus heridas sino para disculparse por no haber sido la mamá que su ella necesitaba. A veces se llevan como perros y gatos y otras tienen momentos de conexión hasta hilarantes (como cuando se acusan de quién eliminó un gas), pero como cualquier madre e hija, ambas saben que están presentes cuando más se necesitan.

Serie "Mare of Easttown"
Serie "Mare of Easttown"

Mare of Easttown es una historia también de mujeres, pero lejos del lugar panfletario, la serie presenta a mujeres empoderadas que, sin el sostén de un hombre, deciden llevar adelante sus vidas.

El personaje de Lori Ross (Julianne Nicholson), la amiga de Mare, una mujer pueblerina, madre de dos, que le perdona las infidelidades a su marido en nombre del amor que siente por él, es la otra cara de la moneda del personaje central. Se introduce en la historia casi como un rol súper secundario pero de a poco se involucra y termina siendo la punta que une este entretejido. Como un círculo que comienza con el duelo inexpresado de Mare y cierra con la “pérdida” del hijo de Lori, ambas son quienes le dan sentido a esta espiral de misterio y dolor. El abrazo entre ambas en el final de la historia, que reúne a dos madres que supieron del dolor más grande, es un cierre perfecto para esta historia.

Pero tal vez el broche final es el ingreso de Mare a la buhardilla en la que su hijo se ahorcó. Ese lugar lleno de dolor, oscuro, al que no quiere entrar salvo cuando haya sentido que está curada. A pesar de que la vida le dio una revancha con su nieto, la angustia por la vida trunca de su hijo no puede terminar de superarla.

Una escalera que se baja, una madre que puede superar la etapa final del duelo, al ingresar al sitio donde su corazón se desgarró. Un fin de temporada perfecto, efectivo, sin fanfarria, ni música, ni efectos especiales más que curar el dolor.

Kate Winslet en "Mare of Easttown"
Kate Winslet en "Mare of Easttown"

Los hombres en Mare of Easttown

A pesar de que se trata una historia con personajes femeninos muy fuertes, Mare of Easttown nos muestra a varones muy interesantes. El ex esposo de Mare, que pareciera haber superado el duelo de su hijo muerto y comienza una nueva vida junto a una otra mujer, es uno de ellos. Es un hombre expectante que desea recuperarse pero sabe que no podrá lograrlo hasta que Mare supere sus fantasmas.

En la vida de la detective aparecen dos hombres que la seducen. Uno de ellos un escritor, Richard Ryan (Guy Pierce) que llega a Easttown a presentar un libro y otro, un nuevo compañero de trabajo de Mare, Colin Zabel (Evan Peters) que se deslumbra con su colega y se enamora de ella. En el caso de Richard, alguien ajeno a la realidad de Easttown y que no conoce a fondo el pasado de Mare, aparece de manera bastante misteriosa y de hecho el guión hace que por momentos los espectadores sospechemos de él. Pero Ryan no es más que un salvavidas para esta detective que necesita que alguien la escuche y la desee. Colin es joven, correcto en su labor detectivesca y encuentra en Mare el desparpajo que su vida necesita.

Por otro lado, se encuentran los personajes marginales como Dylan, el supuesto primer asesino de la joven Erin; el padre de esta joven, Kenny, un hombre tosco y violento; y John Ross, el verdadero padre del hijo de Erin y en principio el culpable del asesinato de la joven.

Kate Winslet, la joya de esta serie

“Es una mujer que se mira al espejo cuando se lava los dientes por la mañana y no se vuelve a mirar el resto del día. Es así y muchas mujeres también lo son”. Así definió a su personaje la gran Winslet a Mare.

La actriz inglesa es sin dudas el alma y la razón de ser de esta historia. Mare hace lo que quiere sin prestarle atención a lo que piensen los demás . Se viste sin grandes pretensiones, come lo primero que encuentra en la alacena y no le da explicaciones a nadie. Lejos de las mujeres policías que vemos en las ficciones súper arregladas, maquilladas, cuerpos curvilíneos y recién salidas de la peluquería, Kate compone a una mujer cercana como cualquiera de nosotras. Con las raíces crecidas, sin maquillaje, con su pelo atado con una gomita “así nomás” y ropa holgada y cómoda,

Mare se levanta todos los días y va a trabajar sin más. Kate tiene casi la misma edad de su personaje (la actriz cumple 46 años en octubre) y decidió darle vida a Mare sin muchos filtros. De hecho el director quiso eliminar a través de un photoshop un rollo de su panza en una escena de sexo con el personaje de Guy Pearce, pero Winslet le advirtió: “¡Ni se te ocurra!”.

Si algo le faltaba para darle credibilidad a su Mare era mostrarla como una mujer real. “Es una mujer completamente práctica, pero imperfecta, con un cuerpo normal y una cara que se mueven de una manera acorde a la edad que tiene y que muestra su vida y de dónde viene”, analizó la actriz en un especial para HBO previo al estreno de la serie.

El discurso de Kate Winslet en los premios BAFTA

Las mujeres maduras en Hollywood no tienen (¿o tenían?) las mismas oportunidades laborales que los colegas varones. Los hombres de 40 y tanto pueden ser siendo galanes y conquistadores de jóvenes señoritas con sus kilos demás, sus canas o calvicies declaradas. Pero Kate sabe de esto y se resiste, para alegría de muchas mortales, a someterse a eternas sesiones de botox y dietas hipocalóricas para encajar en un sistema nefasto. ¿Acaso su trabajo no es más que interpretar roles? Pareciera que no. Pero Winslet es como el salmón que nada contra la corriente. Como desde aquella vez en la que otra grande del cine, Emma Thompson, su compañera en Sensatez y sentimientos, le aconsejó que nunca se sometiera a ninguna dieta si se la pedía un productor.

En los premios Bafta de 2016, luego llevarse el premio a mejor actriz por The reader, Winslet recordó a aquel profesor de teatro que le dijo a sus 14 años que debería considerar hacer papeles de chicas gordas. Su discurso fue una bisagra en el Hollywood de tallas XS y fue utilizado como un empuje para las jóvenes chicas que intentaban superar su propias inseguridades. Aplausos siempre para Kate. La mejor actriz de su generación que ya dejó su marca en la industria.

SEGUÍ LEYENDO