De la tragedia familiar en su infancia, que negó por años, a la discusión con la cajera de un banco que la catapultó a Hollywood: la vida de Charlize Theron

Un padre violento y alcohólico. Una mujer valiente que le salvó la vida a su hija. El modelaje. Los sueños frustrados de ser bailarina clásica. El golpe de suerte que la llevó al cine. El compromiso por sus hijas. La lucha contra su pasado y sus propios demonios. Los claroscuros de una verdadera estrella

Charlize Theron (Foto: EFE/ EPA/ Neil Hall)
Charlize Theron (Foto: EFE/ EPA/ Neil Hall)

Sus primeros pasos en el arte los hizo a los saltos: fue bailarina. Los siguientes los dio con glamour: fue modelo. Pero los que vinieron más tarde terminaron siendo los que le otorgaron trascendencia: aquellos que dio en los sets de filmación. A los 45 años Charlize Theron tiene bien ganada -y desde hace tiempo- la fama de actriz de carácter, respetada por sus colegas, valorada por la crítica, requerida por los productores. Hoy es una de las indiscutidas de Hollywood.

Su generosidad dispuesta en el personaje de turno va más allá de su indiscutida capacidad interpretativa: la sudafricana de 1,77 de altura suele jugar con su imagen, adoptando distintos looks, por más rotundos que sean, siempre y cuando lo considere necesario para el papel en cuestión. Por caso, no usa pelucas: para que su aspecto se vea real, acepta teñirse, cortarse el cabello, rapárselo. O modificar su contextura física.

En Monster se pudo apreciar el impresionante cambio al que se sometió subiendo considerablemente de peso. Antes de comenzar a rodar la película incursionó en una rigurosa dieta para ganar peso. Subió hasta 25 kilos por encima de su peso habitual. Continuando con su rol camaleónico, en Mad Max se rapó y adoptó movimientos más rudos. En 2018, para Tully, volvió a ganar kilos en la balanza.

En la década del 90 comenzó a actuar con más asiduidad, y para fines de la década, ya era una de las preferidas de los directores de cine. Su catapulta a lo más alto de Hollywood fue en The Devil’s Advocate, en la que compartió protagónico con Al Pacino y Keanu Revees. Desde allí hasta el presente casi siempre actuó en roles preponderantes. Lo que se viene es Rápidos y furiosos 9, filme que se estrenará durante este año.

Charlize Theron, morocha y con el pelo corto
Charlize Theron, morocha y con el pelo corto

Theron nació Benoni, Sudáfrica. Los primeros años fueron creciendo en familia. Su papá era alcohólico. Y ejercía violencia de género contra su esposa y su hija. Para protegerla de los golpes, más de una vez, su mamá -Gerda- lo enfrentó físicamente. En junio de 1990, ante un nuevo ataque, la mujer tomó un arma, le disparó a su marido, y lo mató. La Justicia la absolvió de culpa y cargo al determinar que había actuado en legítima defensa. Por entonces, Charlize tenía 15 años.

En medio de todo ese infierno, su integración escolar le dejaría una secuela que le costaría superar: el bullying. Los anteojos que usaba de niña parecían ser objeto de burla. “No estaba en el grupo de las populares, incluso en la escuela sí había una chica muy popular y estaba obsesionada conmigo. Entre los siete y los 11 años pasé mi peor etapa escolar. En cuanto al estudio, también era un desastre. Fue una época en la que no la pasé bien...”, comentó en alguna oportunidad.

Durante la secundaria logró cambiar la suerte. Compenetrada con el estudio pudo salir adelante, y el bullying que había sufrido tiempo atrás ya no era tal.

Para su papel en "Mad Max", Charlize Theron no dudó en raparse la cabellera
Para su papel en "Mad Max", Charlize Theron no dudó en raparse la cabellera

Si bien a los 16 años empezó su incursión como modelo, a los 18 se mudó con su mamá a Nueva York para comenzar a tomar clases de danza, su verdadera vocación en esa época. Se anotó en la escuela Joffrey Ballet School y, con los primeros pasos dentro de un mundo que la hacía feliz, su madre, al comprobar que todo andaba bien, regresó a Sudáfrica.

Un año más tarde, una lesión en una de sus rodillas le imposibilitó a Charlize seguir desempeñándose como bailarina clásica. “En ese momento no tenía dinero, pero me las arreglaba: no quería preocupar a mi madre. Me quedaba en un apartamento de un amigo, sin ventanas, en pleno invierno. No me importaba, pero cuando mis rodillas fallaron, todo cambió. En ese momento sufrí una gran depresión”.

Charlize Theron en "Monster", su consagración
Charlize Theron en "Monster", su consagración

Cuando su mamá se enteró, le pidió que regresara. Sin embargo, aún tenía una carta por jugar. Con los pocos ahorros que le quedaban se sacó un pasaje con destino a Los Ángeles para probar suerte en la industria del cine. Las primeras oportunidades se dieron casi por casualidad. Cierto día fue a un banco a cobrar el último cheque que le mandaría su mamá para ayudarla en esta aventura, pero la cajera se negó a darle el dinero, lo que dio lugar a una acalorada discusión. Esa escena fue vista por un captador de talentos, que no dudó en darle su tarjeta: terminaría siento su llave a la fama.

Allí comenzó a dar sus primeros pasos, con participaciones mínimas y luchando contra el idioma. Si bien hablaba inglés fluido, le criticaban que mantenía el acento sudafricano en su pronunciación. Tuvo que pasar por un arduo trabajo para quitárselo. Una vez que lo hizo, llegó todo lo que se conoce artísticamente de esta talentosa actriz.

En lo más alto de su carrera, la prensa quiso saber más sobre ella, sobre su pasado y sus orígenes. Se sabía de su madre, de su ascendencia alemana, pero no mucho más. Remover todo aquello no le resultaba sencillo: siempre trató de esquivar el tema, de responder con evasivas. Pero no hace mucho decidió abrir su corazón para dar detalles y sacar a la luz la verdad.

“Simplemente fingí que no sucedió. No se lo dije a nadie. Cuando alguien me preguntaba, le decía que mi padre había muerto en un accidente de auto. ¿Quién quiere contar esa historia? Nadie quiere contar esa historia. No sabes cómo responder a eso. Y tampoco quería sentirme víctima. He luchado con eso durante muchos años, hasta que comenzó la terapia”, comentó en una entrevista radial con Howard Stern. “Fue vivir todos los días en casa con un alcohólico y despertar sin saber lo que iba a suceder. Todo dependía de otra persona y de si iba a beber o no”.

El paso para intentar dejar atrás la escena más traumática de su vida lo dio recién a los 30 años. Llegó un momento en el que decidió acudir a un psicólogo para hablar del tema, tratar de sacar de adentro todo eso que tenía reprimido. En sus primeros años en Estados Unidos, según dijo en la entrevista con Stern, una manera de escapar era acudiendo a la marihuana y a la cocaína. “Todo eso ya no me representa, no me es interesante, eso no sirve para escapar de los problemas”.

Charlize Theron con Jackson y August, sus dos hijas adoptadas
Charlize Theron con Jackson y August, sus dos hijas adoptadas

Su gran cable a tierra fue esa mujer que la defendió de los golpes que le propinaba su padre, que la ayudó económicamente cuando eligió su carrera, y la persona que siempre estuvo a disposición en la búsqueda de su felicidad. Trató de acompañarla en todos los caminos que eligió y hoy no se olvida de ella. “Tengo una madre increíble. Es una gran inspiración en mi vida. Nunca ha tenido terapia para enfrentarse a algo así, tratando de apartar a su hija de eso. Es increíble”.

Reivindicación y lucha

Habiendo dejado a un costado del camino las espinas, hoy transita otro destino. No solo por lo que representa para la industria del cine, sino por lo que supo conseguir en su vida personal. En marzo de 2012, sin pareja pero con ganas de convertirse en madre, adoptó a Jackson, un bebé que se encontraba en un orfanato. Por la misma vía, tres años más tarde llegó August a su vida.

Sobre Jackson, en 2019, en una entrevista con Daily Mail contó que es transgénero, y les pidió a los medios que por favor hablaran de ella como si fuera una niña, porque así se siente. “Como ustedes, también pensé que ella era un niño. Hasta que me miró cuando tenía tres años y dijo: ‘¡No soy un niño!’. Así que tengo dos hijas hermosas. Mi trabajo es celebrarlas y amarlas, y asegurar que tengan todo lo que necesitan para ser quienes ellas deseen ser”.

Charlize Theron con Nelson Mandela
Charlize Theron con Nelson Mandela

Desde siempre elogió a Nelson Mandela, y la muerte del activista le causó una gran desazón. Estuvo en su funeral junto con otros artistas como Bono. Mandela fue su guía y su fuente de inspiración para abrazar causas en las que siempre creyó. Es una abanderada en las manifestaciones Women’s March On Main y en otras tantas en las que el género es protagonista.

El trabajo que hace puertas afuera también lo realiza adentro. No solo recicla su basura, sino que hasta colocó paneles solares en su casa para aportar su granito de arena en el tema del medio ambiente.

En 2007 fundó Africa Outreach Project, una ONG desde la cual lucha contra los abusos sexuales, la violencia y desigualdad de género en África. Otras de las preocupaciones en el país en el que nació tiene que ver con el crecimiento de los contagios de VIH, por lo que los programas para concientizar, con su cara y su voz, se multiplican.

Así transcurre Charlize Theron, con una vida en la que preponderaron los altibajos, los sinsabores, los dolores profundos y las heridas abiertas, pero siempre mirando al horizonte y no desviándose de sus principios. Su vida camaleónica la puso a disposición de la actuación, para que todos los amantes del séptimo arte la puedan disfrutar.

SEGUÍ LEYENDO: