Los incidentes en el velatorio de Maradona provocaron una fuerte interna política entre el Gobierno nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires

Presidencia había anunciado que la coordinación del operativo estaba a su cargo, pero ninguna fuente consultada se atreve a precisar quién dio la orden de dispersar a los manifestantes