El lunes pasado un bebé de poco más de un año ingresó a la guardia del Hospital de Berisso Dr. Mario Larrain con un cuadro de "intoxicación por ingesta de clorhidrato de cocaína".  Este miércoles la Justicia ordenó la detención de los padres del menor y un allanamiento a la casa de la familia en busca de estupefacientes. Están acusados de "abandono de persona agravado".

El bebé de un año y seis meses ingresó descompensado el lunes pasado a la guardia del nosocomio bonaerense alrededor de las 19:30 en brazos de su papá, al que este medio se referirá como D.M. para preservar su identidad y principalmente para resguardar la del menor involucrado.

Si bien en un primer momento el caso parecía no ameritar la intervención policial, al conocerse los resultados de los análisis médicos, que indicaron -en dos oportunidades- la presencia de clorhidrato de cocaína en el organismo de la criatura, el hospital actuó de acuerdo al protocolo y dio aviso inmediatamente a la Comisaría 4ta de Berisso.

(NA)
(NA)

Luego de que los médicos indicaran que el bebé estaba estabilizado, permaneciera en observación durante varias horas y fuera dado de alta, el juez interviniente, Juan Pablo Masi, tras el trabajo preliminar del fiscal de la U.F.I. N° 16, Juan Cruz Condomi Alcorta, ordenó la detención de D.M. y de B.M., papás del menor afectado, acusados de "abandono de persona agravado por el vínculo".

"No estaba en lactancia desde hace varios meses, por lo cual se determinó que fue por contacto dentro de su domicilio", había dicho ante la prensa este mismo miércoles el director del hospital de Berisso, Alfredo Zanaroni.

Sin embargo, fuentes judiciales aseguraron a Infobae que no se descarta ninguna hipótesis, incluida la posibilidad de que la intoxicación se haya producido por la ingesta de leche materna.

Si bien la gran cantidad de estupefaciente en sangre del menor daría cuenta de una ingesta directa del mismo, fuentes cercanas a la causa indicaron que incluso para el caso de que el niño haya ingerido la sustancia mediante el amamantamiento, "existe como mínimo dolo eventual en ambos progenitores".

Según consta en la causa, para la Justicia "los progenitores del niño menor de edad pusieron en peligro su vida y su salud de este suministrándole o al menos permitiendo que el mismo ingiriera sustancias estupefacientes, dejándolo de este modo en una clara situación de desamparo, siendo que el niño se encuentra bajo su exclusivo cuidado y posee tan sólo un año y cinco meses de vida".

Médicos del hospital dejaron saber además que tras conocerse los primeros resultados de los análisis el lunes pasado y ante las sospechas de que al menor le habían suministrado drogas, se le realizaron una serie de preguntas al padre, quien "reaccionó agresivamente" ante las consultas de los especialistas.

Fue este miércoles cerca de las cinco de la tarde que agentes de la Policía de la Provincia de Buenos Aires allanaron la casa de calle 11 entre 144 y 145 de Berisso, en la que D.M. y B.M. viven junto a su bebé y otra hija también menor de edad, procediendo a sus detenciones.

En cuanto al destino de los menores se cree que al menos en una primera instancia se los ubicaría en casa de familiares, aunque deberá ser el Foro de Familia el que defina esta situación.

SEGUÍ LEYENDO