En la denuncia formulada en la Comisaría Vecinal 12 C del barrio de Villa Urquiza, se presentó un damnificado. Era Fabio Rojas, quien detalló en declaraciones policiales lo que había vivido poco antes. En su testimonio dijo saber de la existencia de una cámara tipo domo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ubicada en la intersección de la calle La Pampa y Combatientes de Malvinas.

Esa filmación cuenta desde otro ángulo el desarrollo de la pelea. Se distingue cómo el taxista, identificado por la propietaria del vehículo como Claudio Daniel Rímolo, estaciona sobre la esquina, se baja y comienza a correr hacia un vehículo que no figura en el plano. Era el de Rojas, un Chevrolet Corsa Classic en el que estaba Paulo Rojas, de 23 años. Rímolo se abalanza sobre el auto, le golpea el parabrisas delantero y vuelve a ingresar a su automóvil, un Volkswagen Voyage que llevaba en el asiento trasero a una mujer y a un niño de entre dos y cinco años.

Segundos antes de escapar, el taxista dio marcha atrás para chocar adrede al otro vehículo
Segundos antes de escapar, el taxista dio marcha atrás para chocar adrede al otro vehículo

Cuando Rímolo vuelve a entrar en el taxi, Rojas desciende de su auto y con el puño le golpea el cristal trasero. A raíz de ese ataque, el taxista nuevamente se baja enfurecido y los dos se enfrentan a golpes de puño. El automovilista, fruto de la pelea, se lastima el dedo índice de la mano derecha y, minutos después y según consta en su denuncia, empieza a sufrir dolores intensos en el empeine del pie izquierdo.

Los transeúntes que circulaban por el lugar lograron parar la pelea y el taxista volvió a su auto. Sus pasajeros, la mujer y el niño, se acomodaron nuevamente en el vehículo. Pero cuando todo parecía haber vuelto a la normalidad, un Rímolo totalmente descontrolado dio marcha atrás enloquecido y, usando su auto como arma, chocó violentamente el frente del vehículo de Rojas, para luego huir a toda velocidad por Combatientes de Malvinas. Esa secuencia quedó registrada en el domo ubicado en esa calle.

Seguí leyendo: