Era la quinta vez que se comportaba así. María tomó su teléfono celular y decidió grabar a Milagros, su abuela, a quien en 2014 le diagnosticaron Alzheimer, aunque el cuadro comenzó a agravarse desde hace ocho meses.

"Cuando me dijeron que mi abuela tenía esta enfermedad fue un golpe duro, pero al principio todo seguía con normalidad, quizá con algún despiste así que fue más fácil de llevar", explicó la joven española a Infobae.

"Lo complicado es cuando la enfermedad se agrava. Estos últimos meses sí que ha empezado a ser bastante duro para toda la familia", agregó la mujer de 18 años, quien publicó las imágenes en donde su abuela, sonriendo, contempla su rostro mientras la acaricia.

"Mi abuela en todos los momentos de plena lucidez tiene la necesidad de tocarme todas las facciones de la cara y cuando acaba me dice: 'no quiero olvidarte'. Conseguí grabar una de esas veces", redactó María en su cuenta de Twitter. La publicación se hizo durante el mediodía del lunes y lleva más de 13 mil retuits y 103 mil likes y más de un millón de reproducciones.

"Somos de Menorca, España, y la enfermedad que le detectaron hace cuatro años comenzó a dificultarse en los últimos meses. Durante este tiempo le empezó a costar recordar a las personas y últimamente tiene la necesidad de tocarme las facciones de la cara por miedo a no reconocerme. Esto ha pasado unas cuatro veces", explicó María, quien acaba de terminar el bachillerato social en su país.

Milagros y María, las protagonistas del video viral
Milagros y María, las protagonistas del video viral

Las imágenes generaron una repercusión que María y su familia no esperaban. El conmovedor video no pasó inadvertido entre los usuarios de la red social, en donde varios incluso muchos confesaron que lloraron al ver a su abuela.

"En ningún momento pensé que esto podría llegar a pasar. Tan solo publiqué el video porque me transmitió mucha ternura, cariño y amor. Y  quise compartirlo con la gente que me seguía en Twitter. Con esto he recibido una inmensa cantidad de mensajes de apoyo de todo el mundo, y también de muchas personas que han pasado o están pasando por una situación similiar. Todos estos mensajes me han reconfortado bastante, nunca imaginé el gran apoyo que te podían aportar las redes sociales", concluyó la joven.

SEGUÍ LEYENDO: