Natalia Espósito es periodista, por lo que su oficio la llevó a seguir con especial atención el maratónico debate por la despenalización del aborto en el Congreso. Pero hay un aspecto de su historia personal que también la llevó a involucrarse aún más en la discusión: Natalia es adoptada.

Durante estos meses, uno de los argumentos más repetidos por parte de quienes rechazan la interrupción voluntaria del embarazo es que los bebés producto de accidentes, descuidos o inclusive aquellos que son consecuencia de una violación podrían ser dados en adopción.

Es por eso que Natalia sintió la necesidad de hacer catársis en sus redes sociales, quizá tras sentirse agotada de escuchar discursos que no se condicen con su visión, convencida de que su progenitora "no buscó ese embarazo, hizo lo que pudo y no tuvo la oportunidad de abortar".

"No utilicen la adopción como excusa para hacer parir a mujeres que no quieren parir", resalta la joven de 24 años en otro fragmento de su publicación, que fue compartida por miles de usuarios.

(Manuel Cortina)
(Manuel Cortina)

"Basta de obligar a las mujeres a la maternidad. Basta de hijos no deseados", continúa. Y recuerda, por si aún fuera necesario, que "el sistema de adopción en Argentina sigue siendo ineficaz y lento".

Consultada por Infobae luego de la repercusión de su postura, Natalia celebró que "en caso de no aprobarse la despenalización, ya logramos la despenalización social del aborto". En ese sentido, la joven es optimista y cree que solo sería una cuestión de tiempo: "Puede ser hoy, el año que viene, o dentro de un par de años. El principal logro es el grado de conciencia que se logró en los últimos años. Todo gracias a la lucha y movilización de las mujeres durante toda la historia".

Del mismo modo, también aclaró que si el proyecto avanza y se aprueba luego en el Senado, todavía no está todo dicho: "Si logra ser ley, es solo el comienzo. Es el punto de partida para conseguir la equidad social, igualar las condiciones de todas las mujeres. Gracias a la lucha feminista, hoy tenemos una nueva historia que recién empieza".

(Julieta Ferrario)
(Julieta Ferrario)

La carta completa de Natalia

Una persona que conozco de toda la vida me escribió: "Sabiendo que sos adoptada, ¿cómo podés estar a favor del aborto?".

Les cuento un poco: nací el 18 de enero de 1994. Me adoptaron a los 2 días que nací y lo sé desde que tengo uso de razón. Inclusive, no recuerdo el momento crucial en el que me lo contaron. Siempre fue algo incorporado para mí.

Soy hija de madre soltera. Una mujer con muchos ovarios que quiso adoptar sin tener un "padre" para ese hijo. Hubo muchas trabas. Pero lo logró. Tengo todos los papeles a mano. Sé el nombre de mi progenitora y donde puedo encontrarla. Y también que no hay datos de mi progenitor. No sé la historia detrás. Tampoco me genera desesperación saberlo.

Sin embargo, no dejo de pensar en la mujer que me dio en adopción. Saber que no buscó ese embarazo, que tal vez fue producto de una relación forzada, que simplemente no quería ser madre.

Sé que hizo lo que pudo y también sé que no tuvo la posibilidad de abortar. Capaz, ni siquiera tuvo la oportunidad de informarse acerca del aborto.
Me escriben: "Si te hubieran abortado, no estarías viva". Claro, si me hubieran abortado, no estaría escribiendo esto. Y tampoco me hubiese enterado. No utilicen la adopción como excusa para hacer parir a mujeres que no quieren parir.

No utilicen la adopción como salida. Una mujer que da en adopción es porque no tuvo otra opción, pero que les quede en claro: no le dieron otra opción.

Dejen de utilizar a la adopción como un argumento "pro vida". Por ser adoptada y no tener la sentencia de adopción plena, la Iglesia "pro vida" no me quiso bautizar.

(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

Esa misma Iglesia que levanta la bandera "pro vida", fue la misma que le dijo a mi mamá que se iba a "sentir incómoda por adoptar estando soltera y sin un padre para ese chico".

Hablan tanto de adopción, que mejor les comento algunos datos: el sistema de adopción en Argentina sigue siendo ineficaz y lento. Según los últimos datos de la DNRUA (Dirección Nacional del Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos), hay 5465 familias inscriptas en el país.

Sólo el 90% quieren adoptar a niños de hasta un año y apenas el 1% aceptarían a chicos de 12. Por otro lado, el 44% no recibirían a grupos de hermanos y el 85% se niegan a niños o adolescentes con algún tipo de discapacidad o problema de salud.

Dejen de hablar de adopción como pretexto. Basta de obligar a las mujeres pobres a poner su cuerpo a merced de la clandestinidad. Basta de decidir por el cuerpo del otro. Basta de obligar a las mujeres a la maternidad. Basta de hijos no deseados.

El aborto no es una cuestión personal, ni religiosa ni moral. El aborto es un derecho de las mujeres. El aborto existió, existe y existirá. Vos elegís: es legal o clandestino.