La fiscal Silvina Estévez, de la UFI 4 de Lomas de Zamora, fue la protagonista de un tenso cruce con la integrante de un colectivo defensor de los derechos de los animales que quiso pedirle explicaciones por una decisión relacionada con un caballo que, según su denuncia, había sido maltratado por una persona que lo utilizaba para tirar de un carro. La conversación, que fue subiendo de tono con el paso de los segundos, fue grabada y refleja la prepotencia con la que la funcionaria judicial responde a las críticas.

Todo comenzó el miércoles pasado, cuando Nadia Hasanbegovic denunció al 911 el maltrato de un caballo en la localidad de Rafael Calzada. Ante el hecho, intervinieron agentes de la Comisaría 4ta. Un veterinario que aportó la propia denunciante constató que el animal tenía lesiones leves, no estaba apto para tirar del carro, no poseía libreta sanitaria y nadie podía acreditar su titularidad.

El jueves, la denunciante acudió a Tribunales de Lomas para saber el destino del caballo y supo que había sido restituido a su dueño sin ningún estudio posterior sobre el animal.

A partir de este momento Hasanbegovic fue directamente hacia el despacho de la fiscal Estévez para preguntarle por qué había resuelto que el destino del animal fuera la casa de su propio tenedor sin contar con mayores pruebas.

En la conversación, que fue difundida por el colectivo Con alas, se puede escuchar cómo interpela respetuosamente a Estévez por la resolución. Le deja ver, entre varias cosas, que actuó de manera incorrecta a pesar de que, según ella, había pruebas del maltrato animal. Sin embargo, la funcionaria, lejos de intentar explicar los fundamentos, se mostró agresiva, soberbia y simplemente dijo que actuó de esa manera porque su cargo de fiscal así se lo permitía.

"El basamento legal es que yo se lo puedo entregar a quien quiero", fue parte de la respuesta de la fiscal. A pesar de que la joven le dijo que un informe de un veterinario indicaba que el caballo no estaba en condiciones de ser exigido, la funcionaria redobló la apuesta y le contestó aún más agresivamente.

Cansada de los cuestionamientos, Estévez dijo: "Igual, vamos a hacer algo. Yo no voy a tolerar que usted venga a cuestionar mis decisiones. Todo lo que yo hago, lo hago porque puedo hacerlo". A esto, la denunciante respondió: "O sea, uno tiene el poder de la ley y hace lo que uno quiere…".

La fiscal, sin pensarlo, expuso su posición de poder con aún más prepotencia. "No, no, uno no. Yo que soy fiscal lo tengo", fue la contestación. La conversación no duró más de tres minutos. Luego de ver que la funcionaria judicial no iba a bajar el tono, la mujer le advirtió a Estévez que iba a denunciarla por la forma en que actuó.

Tras el hecho, la agrupación difundió un comunicado en el que sostuvo que la fiscal actuó "en forma arbitraria, y desestimando un informe veterinario que ella misma solicitó, condenó a un caballo maltratado, funcionaria que también ejerció malos tratos contra una de nuestras integrantes, al pedirle explicaciones de su arbitrariedad!". Por ese motivo elevaron una queja formal.

Desde la fiscalía donde trabaja Estévez dieron otra versión de los hechos. Según explicaron a Infobae, como la denuncia fue hecha la noche del miércoles, Estévez dejó al caballo en guarda de su tenedor hasta que al otro día pudiera ir a constatar el estado de salud del animal personal de Zoonosis del Municipio de Lomas de Zamora.

"Ellos determinaron que el caballo no era maltratado, que estaba un poco flaco y que no podía hacer trabajos de carga, por lo que inmediatamente se dispuso el traslado a un lugar donde sea bien alimentado", detallaron las fuentes.

El jueves al caballo lo revisó Zoonosis y al otro día lo llevaron al Comando de Prevención Rural Ruta 6 Sur de la Policía Bonaerense, donde vivirá de ahora en más.

En la Fiscalía, varios empleados cuentan que Estévez decidió recibir a Nadia tras varios minutos de "escándalo" en la mesa de entradas. "Ella se estaba ocupando del tema. No es sencillo resolver de un día para el otro la situación de un caballo", comentaron, y agregaron que Estévez se siente mal y considera que el problema fueron "las formas". "La mujer estaba gritando en los pasillos del segundo piso, no dejaba trabajar al resto de la gente y por eso la fiscal le abrió su oficina, aunque no tenía la obligación ", comentaron personas cercanas a Estévez.

"En efecto lo que le dijo es así, la que decide el lugar de guarda del animal es la Justicia", agregaron. Lo que los investigadores sospechan es que Hasanbegovic buscaba quedarse con el animal.

Cerca de Estévez, que está hace cuatro años en el cargo, explicaron que normalmente a los animales se los envía a donde sugieren las agrupaciones protectoras. Pero que en este caso, por la actitud de Nadia en Tribunales y porque no pudieron constatar que ella fuera integrante de una agrupación, lo mandaron a la Policía.

También aclararon que esa noche dejaron el caballo con su dueño como una "entrega provisoria con condiciones", pero que no hubo problemas con el tenedor del caballo. "Es un chico de 20 años, muy pobre y analfabeto que lo usaba para trabajar", comentaron.

Según pudo saber Infobae, Nadia realizó una denuncia administrativa contra Estévez. En los pasillos de Tribunales corría este lunes cierta indignación. "Estévez es una buena fiscal, es una falta de respeto que un ciudadano entre a un despacho y grabe a un funcionario", comentó un defensor oficial.

Hasanbegovic abrió una denuncia administrativa ante la Fiscalía de Cámara. Desde esa dependencia, informaron a Infobae que investigarán la actuación de Estévez en relación con el Acuerdo 3354 de la Suprema Corte provincial. "El contenido del audio y el de la denuncia son contradictorios", aclaró una fuente con acceso al expediente, y detalló que allí Nadia admitió que no pertenece a ninguna asociación protectora de animales.

Desde la Fiscalía de Cámara también le dejaron en claro a la denunciante que haberla grabado a Estévez es un delito. De modo que Hasanbegovic incluso podría ser investigada por realizar escuchas ilegales.

La versión de la joven que hizo la denuncia

En diálogo con Infobae, Nadia sostuvo que en ningún momento se mostró agresiva, tal como dicen desde la Fiscalía. De hecho, sostuvo que apenas hizo un solo pedido para hablar con la fiscal Estévez y que esta accedió. "Lo que nunca imaginé es que fuera a reaccionar de la manera que lo hizo. Fui simplemente para que me explicara por qué había tomado esa decisión", resaltó la joven.

Respecto a la grabación, Nadia explicó que no tuvo oportunidad de avisarle a la funcionaria que estaba siendo grabada "porque desde el principio comenzó a tratarla mal". "El celular lo tuve todo el tiempo a la vista y en la mano. Tampoco creí que constituyera un delito", aclaró. "Nunca fui con mala intención", finalizó.

Por el momento nadie le comunicó acerca de alguna denuncia en su contra y desde la Fiscalía de Cámara le dijeron que lo que se resuelva sobre Estévez es un asunto interno y que no se va a comunicar.