Luego de que la presidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez desestimara los dichos de Alberto Fernández respecto de lo que sucede en el país vecino, el mandatario electo decidió no responderle con el argumento de que la dirigente “no representa a Bolivia”.

En diálogo con los medios cuando llegaba a su casa en el barrio porteño de Puerto Madero, Fernández fue consultado por los dichos de Áñez, quien rechazó que Fernández haya calificado de “golpe de Estado” lo que sucedió en Bolivia y dijo que el argentino “no tiene la información correcta”.

No voy a hablar con alguien que no representa a Bolivia. La Argentina tiene que aprender mucho de México y abrir sus puertas cuando hay perseguidos. Evo Morales fue un gran presidente de Bolivia”, fue la respuesta del Presidente electo.

Más temprano este viernes, en su primera conferencia de prensa como jefa de Estado provisional, Áñez le respondió a Fernández después de que el vencedor en las últimas elecciones presidenciales en la Argentina dijera que en Bolivia se produjo un golpe de Estado en perjuicio de Evo Morales, asilado en México.

Jeanine Áñez (Foto: AFP)
Jeanine Áñez (Foto: AFP)

Lo que yo creo es que él no tiene la información correcta porque aquí el golpe de Estado lo tuvimos los bolivianos el 20 de octubre cuando hubo unas elecciones descaradamente fraudulentas”, subrayó Áñez en una rueda de prensa que brindó durante más de una hora en el Palacio Quemado.

En este sentido, Áñez instó a Fernández a “recibir la información correcta”, luego de que el ex jefe de Gabinete del kirchnerismo incluso ofreciera a Morales asilo político en la Argentina después del 10 de diciembre, cuando asumirá la Presidencia en reemplazo de Mauricio Macri.

Fernández tiene que saber que nosotros en el Parlamento somos una minoría absoluta en contra de los dos tercios del MAS (Movimiento al Socialismo, el partido de Morales). Pero lo del fraude fue una amenaza al ciudadano y la sociedad civil que reclamó el respeto al voto”, insistió.

Tras desconocer a Áñez, Fernández fue consultado respecto de los dichos de la ministra de Comunicación, que ayer amenazó a periodistas locales y extranjeros con acusarlos de cometer sedición: “Eso es lo que está pasando en Bolivia”, sentenció.

Seguí leyendo: