Marcelo D'Alessio, el falso abogado que está preso desde mediados de febrero por la causa en la que se investiga una red de espionaje ilegal y está radicada en Dolores, declaró en Comodoro Py 2002 en el marco de la causa que radicó en su contra el fiscal Carlos Stornelli acusándolo de extorsión por haber pedido dinero en su nombre. Allí D'Alessio aseguró que fue una víctima de una operación y buscó despegar al fiscal Stornelli. Incluso aseguró que el montaje que le hicieron fue tan bueno que hasta le simularon llamados de whatsapp.

Detenido en la cárcel de Ezeiza desde mediados de febrero, D'Alessio declaró en el cuarto piso de los tribunales de Retiro. Fue él quien solicitó hacer esta presentación.En línea con lo que había dicho en un hábeas corpus previo, D'Alessio pidió él mismo declarar ante la fiscal Alejandra Mangano, que tiene delegada la investigación, y el juez Julián Ercolini. Se explayó hablando durante cinco horas, pero sobre el final solo respondió un par de preguntas de la fiscal y dio por terminada la declaración.

Según pudo saber Infobae, D'Alessio apuntó al ex comisario Ricardo Bogoliuk, detenido en la causa de Dolores, y aseguró que ese ex policía le había encargado hacer tareas de inteligencia que él creía eran para el recupero de activos de la corrupción. También insistió en ligarlo a Aníbal Degastaldi -también ex policía preso- y al propio Pedro Etchebest, denunciante en el caso Dolores.

D'Alessio también apuntó en su declaración a Pablo  Pinamonti, un agente de la AFI que sería la persona a la que Bogoliuk reportaba. "Fue todo una prueba piloto", dijo D'Alessio, quien insistió en que buscaba que lo nombraran en el área de Contrainteligencia de la ex secretaria de Inteligencia.

D'Alessio declaró en el marco de la causa que radicó Stornelli en su contra en los tribunales federales, unos días después de que estallara mediáticamente la noticia sobre la investigación que inició el juez de Dolores Alejo Ramos Padilla cuando el empresario Pedro Etchebest acusó a D'Alessio de haberle pedido dinero en nombre del fiscal Carlos Stornelli y del juez Claudio Bonadio porque un arrepentido lo había involucrado en la causa de los cuadernos.

En rigor, el arrepentido nunca había nombrado a Etchebest, pero éste le pagó. También grabó a D'Alessio pidiéndole el dinero y dando detalles de sus actividades. Además dijo haber viajado a Pinamar donde estaba pasando sus vacaciones Stornelli y aseguró haberlo visto junto a D'Alessio. Con eso, Etchebest radicó la denuncia en Dolores.

La investigación cambió de rumbo cuando allanaron la casa de D'Alessio y le descubrieron carpetas equipos de comunicación y armas, mientras el falso abogado le decía al juez que hacía tareas de inteligencia para gente muy importante.