Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, durante los festejos (Télam)
Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, durante los festejos (Télam)

"Quiero decirles que ya hay una tendencia irreversible: nuestra fórmula se está imponiendo en toda la Provincia", resaltó Juan Manzur pasadas las 10 y cuarto de la noche. A esa hora, el recuento oficial, con menos del 10% de las mesas escrutadas, le daba al gobernador poco más del 65% de los votos y le aseguraba la reelección tucumana.

"Quiero enviarle un abrazo bien grande a la fórmula peronista a nivel nacional Alberto Fernández-Cristina Kirchner", exclamó el mandatario flanqueado por el sindicalista Víctor Santa María, uno de los armadores del ex jefe de Gabinete y precandidato presidencial que viajó a la provincia para acompañarlo, como había anticipado este medio.

Pasadas las 10 de la noche, Manzur lograba de esta manera un holgado triunfo y retenía la gobernación, seguido por José Alperovich y Silvia Elías de Pérez, la candidata de la Casa Rosada.

De hecho, el resultado final en el sexto distrito más importante del país en términos electorales se esperaba pasada la medianoche. Había, en ese sentido, dudas por el segundo lugar, disputado entre el ex gobernador del PJ y la senadora radical, en la primera elección en la que el peronismo dividió sus votos.

El concejal Ricardo Bussi se situaba en el cuarto lugar, unos puntos por debajo de la legisladora.

Manzur sostuvo temprano, después de votar, que los comicios en la provincia "van a marcar una tendencia a nivel nacional" e hizo una referencia con respecto a la candidatura del ex gobernador y actual senador José Alperovich por fuera del PJ. "El peronismo es uno solo en Tucumán", explicó.

La candidata de Cambiemos Silvia Elías de Pérez (Adrian Lugones)
La candidata de Cambiemos Silvia Elías de Pérez (Adrian Lugones)

"Yo soy en presidente del Partido Justicialista, en el que convocamos a elecciones internas de la que surgió la candidatura del gobernador y vicegobernador de nuestro espacio para la provincia", recordó.

Al ser consultado por los dichos de Alperovich sobre prácticas clientelares durante la campaña, el gobernador dijo que "todo funcionario público que tenga conocimiento de un ilícito está obligado a presentarse a hacer una denuncia".

 

La particularidad de estas elecciones es que es la primera vez que el PJ va dividido. A pesar de los esfuerzos de algunos sectores peronistas –Alberto Fernández hizo infructuosas  gestiones hasta no hace mucho tiempo-, el quiebre entre Manzur y Alperovich le brinda una cuota de imprevisibilidad a los comicios.

El voto de José Alperovich, junto a uno de sus ocho nietos
El voto de José Alperovich, junto a uno de sus ocho nietos

La postulación de Ricardo Bussi -lo más ortodoxo del conservadurismo local- y la de Silvia Elías de Pérez -la candidata de la Casa Rosada- aporta cierta incertidumbre al resultado: aunque sin grandes chances, pueden restarles votos a los justicialistas aunque es difícil evaluar en qué medida.

"Ustedes van a ver que vamos a dar una gran sorpresa", aseguró Alperovich, candidato del frente "Hacemos Tucumán", minutos después de votar.

Además, el ex mandatario criticó la ley de acoples que él mismo había creado en su momento y que provocó la presentación de decenas de partidos políticos. "Esto lo vamos a cambiar. Yo no sabía que iba a ser así. Tiene que haber un solo partido y hay como 60. Cuando sea gobernador, vamos a hacer una lista única", dijo.

El candidato a gobernador Ricardo Bussi
El candidato a gobernador Ricardo Bussi

Las autoridades locales esperan que la jornada electoral termine sin inconvenientes. Las elecciones del 2015 se caracterizaron por una serie de incidentes. Luego del triunfo de Manzur, hubo denuncias desde el arco opositor por presuntas irregularidades con los telegramas y una supuesta adulteración del software con el que se realizaba la carga de datos. Además, en ese entonces, se registró la quema de 27 urnas en San Pablo, del Gran San Miguel de Tucumán.

En un principio, especialistas consideraron que la división del PJ podía representar una inyección a la esperanza de una oposición provincial alineada con el Gobierno Nacional. Sin embargo, el crecimiento de Bussi en las últimas semanas y la distancia que habría logrado Manzur respecto a Alperovich sobre la recta final, parecería encaminar el asunto a favor del actual gobernador. Y anticipar un nuevo revés para Cambiemos.

SEGUÍ LEYENDO: