Sergio Massa tiene una sola intención y va buscando dar los pasos correctos que le permitan llegar al destino que viene anhelando hace cuatro años: romper la grieta entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner. Por eso, esta tarde en La Rural presentará sus diez compromisos nacionales con el objetivo de dar un "salto cualitativo" y evitar que se discutan personas para pasar al debate de ideas. Estarán basados en cuestiones centrales como economía, educación, seguridad, ecología, ciencia y tecnología, jubilados, reforma tributaria, soberanía y fronteras, entre otros.

Uno de los puntos fundamentales que intentará lograr el líder del Frente Renovador con esta jornada es dejar en un segundo plano a la política. Por eso, irán solamente algunos miembros de su espacio y del sindicalismo, pero no asistirán gobernadores peronistas que integran Alternativa Federal ni Roberto Lavagna, que en el último tiempo comenzó a instalar la posibilidad de ser candidato aunque sin primarias, que es el acuerdo al que llegaron dentro del espacio peronista no kirchnerista y que ya tiene a tres postulantes: Massa, Pichetto y Urtubey.

Bajo esta premisa, los protagonistas serán las más de 300 pymes invitadas, veteranos de la Guerra de Malvinas -se conmemoran 37 años del conflicto bélico- y ONGs de la sociedad civil: "Hay que dar un salto cualitativo, todos los dirigentes tenemos mala imagen. Estas propuestas buscan disparar el diálogo para que otros espacios muestren las suyas o discutan las nuestras", definieron en el entorno de Massa el acto.

Con respecto a los diez compromisos, en el Frente Renovador los ven como "diez políticas de Estado para que, gobierne quien gobierne, a partir del 11 de diciembre se empiece a construir el verdadero camino para el futuro del país".

Sin embargo, la idea central es mostrar cercanía con la gente e instalar la idea del "cómo se va a hacer" para resolver la crisis actual y no concentrarse en discutir nombres o candidaturas. Massa está convencido de que hoy en día -a diferencia de 2015 y 2017- existe un contexto para romper la grieta con propuestas. Se basa en que hay un hartazgo muy grande con la dirigencia política y la foto con dirigentes ya no suma. 

En línea con esto, el ex intendente de Tigre sabe que muchas de sus propuestas son las mismas que en las anteriores campañas pero entiende que, ante lo que él considera un fracaso de Cambiemos, no solo siguen vigentes sino que tienen más demanda de la gente. Por eso, a raíz de esta convocatoria Massa quiere apuntalar su candidatura y sentar nuevas bases para su campaña. 

Roberto Lavagna (Nicolás Aboaf)
Roberto Lavagna (Nicolás Aboaf)

Electoralmente, al ex diputado no le preocupa la irrupción de Lavagna. Si bien es consciente de que su figura seduce a buena parte del electorado, el hecho de que el ex ministro de Economía quiera evitar una PASO y que el resto del peronismo se abroquele detrás de él podría ser lo que le juegue en contra. Sucede que en Alternativa Federal si hay algo seguro es que todos quieren dirimir candidaturas en una primaria.

En el caso de Massa porque fue quien las impulsó y porque sabe -o eso cree- que es el que más chances tiene de imponerse. Y Urtubey porque necesita que su nombre aparezca en la boleta para ayudar a su candidato a gobernador en Salta, que aún no está definido quién será pero tiene un difícil panorama para retener la provincia. Pichetto podría ser el único dispuesto a bajarse, pero lo cierto es que su nombre es el que menos intención de voto reúne.

Sergio Massa, Juan Schiaretti, Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey, de Argentina Federal
Sergio Massa, Juan Schiaretti, Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey, de Argentina Federal

Una manera de sortear esto sería armar una fórmula de consenso. Pero aquí entra la batalla de egos, que suele ser la más difícil de resolver. Por ejemplo, Massa estaría más que dispuesto a encabezar la lista con Lavagna como su vice. Pero no a la inversa. Y tampoco contempla ser candidato a gobernador en Buenos Aires o primer candidato a diputado nacional, algo que muchos creen que sería el mejor camino para ganar, con Lavagna como presidente. ¿La explicación? Que el ex funcionario solo estaría un mandato y luego allanaría el camino. 

De todos modos, otro punto que desvela al hombre de Tigre es sumar un cuarto nombre para la interna. Lo que necesitan, según él mismo le comunicó a su espacio, es alguien que traccione votos kirchneristas. El perfil ideal es el de Daniel Scioli, aunque que el ex gobernador se sume es imposible. Pero la idea es encontrar a un dirigente de ese estilo, aunque parece difícil. Otro muy bien aceptado sería Juan Schiaretti por el voto cordobés. También parece complicado. Y a Sergio Uñac, que hoy se ubica entre los más atractivos debido a su gran triunfo en las PASO de San Juan, ya lo dan por descartado porque saben que su meta es 2023.