En el marco de la escalada del conflicto por supuestos aportantes apócrifos en las rendiciones de cuentas de Cambiemos en torno a las elecciones del año pasado en la provincia de Buenos Aires, el presidente Mauricio Macri pidió "paciencia" y destacó que la administración de María Eugenia Vidal hará "una auditoría para que se clarifique todo lo sucedido".

Consultado por este tema en la conferencia de prensa que brindó en la quinta de Olivos, Macri dijo: "Ya la escuchamos a la gobernadora, nosotros siempre hemos presentado los papeles rindiendo los gastos de campaña con los aportantes y seguiremos aportando toda la información a la Justicia".

En ese sentido, aseguró: "Haremos una auditoría para que se clarifique lo sucedido", y destacó que "queda claro que tenemos que dar un paso más adelante". "Ya lo hemos propuesto, se ha debatido y esperemos que se materialice en el Congreso una ley de financiamiento de la política que modernice y dé mayor transparencia, empezando por bancarizarse".

A continuación Macri consideró que una iniciativa del estilo "está a la mano, como lo hicimos en la Ciudad, donde mejoramos la calidad del proceso electoral. Tenemos algo pendiente, y espero que lo hagamos en los próximos meses".

Sobre el final de la conferencia, otro periodista le preguntó sobre el mismo tema, y Macri reiteró: "La gobernadora inició una auditoría para entender por qué pasó, tengamos un poco de paciencia". "El juez Casanello investigará y sabremos todos de qué se trata. Tenemos que ir a un sistema que garantice la mayor transparencia posible y que fije quiénes son los que pueden aportar, con qué límites, y todo bancarizado", concluyó.

Más temprano este miércoles, la gobernadora Vidal anunció que le pidió la renuncia a la contadora general de la Provincia, María Fernanda Inza, ante las denuncias por supuestas irregularidades en el financiamiento de la campaña electoral de Cambiemos en 2017. "Le he pedido en el día de hoy la renuncia a la contadora general, María Fernanda Inza, a cargo de Contaduría General de la Provincia", afirmó Vidal en conferencia de prensa.

La mandataria provincial afirmó que "confía" en Inza, que también es tesorera del PRO bonaerense, pero le pidió la renuncia "preventivamente". "La conozco. Hace muchos años que trabaja conmigo. Confío en ella y no tengo elementos que demuestren su involucramiento en este caso. Le pedí la renuncia preventivamente para demostrar que no somos todos lo mismo", subrayó Vidal.

Luego de que el Frente para la Victoria ampliara la denuncia judicial por los supuestos aportes truchos, la gobernadora expresó: "Frente a esto doy la cara como lo he hecho siempre en cada dificultad de la vida y de la gestión. Mi conducta ha estado basada toda mi vida en la honestidad".

(Federico Lopez Claro)
(Federico Lopez Claro)

Al respecto, Vidal afirmó que adoptó "tres decisiones muy concretas", ya que además del desplazamiento de Inza ordenó una auditoría interna sobre la rendición de cuentas del oficialismo presentada a la Justicia y anunció que promoverá una nueva ley de financiamiento de los partidos políticos con el objetivo de que todos los aportes sean bancarizados.

"Los aportes de mi campaña van a estar todos bancarizados, aun cuando la ley no lo exija. Y espero que el resto de los partidos en la provincia de Buenos Aires tomen la misma decisión", indicó la mandataria provincial en alusión a la próxima campaña de Cambiemos en Buenos Aires.

Inza formó parte del equipo de rendición de campaña de Cambiemos y su pliego como contadora había sido aprobado la semana pasada en el Senado provincial.

Este lunes, la presidenta del bloque de senadores de Unidad Ciudadana, Teresa García, amplió su presentación judicial en el Juzgado Federal 3 de La Plata, a cargo de Ernesto Kreplak, por los supuestos aportantes falsos a la campaña, en base a una investigación periodística.

En tanto, la semana pasada el juez federal Sebastián Casanello citó a declarar como testigos a cincuenta personas que figuran como aportantes de Cambiemos.

De acuerdo con la investigación del sitio web El Destape, se habría producido una falsificación en los nombres de quienes dieron dinero y también la participación apócrifa como aportantes de más de 800 personas entre beneficiarios de planes y monotributistas sociales.

La consulta que no respondió

(Federico Lopez Claro)
(Federico Lopez Claro)

En una de las preguntas de la rueda de prensa, el Presidente fue consultado por unas declaraciones de Elisa Carrió, quien había asegurado que Macri habilitó el debate por el aborto porque le habían asegurado que no se aprobaría.

El mandatario evitó referirse a los dichos de "Lilita" y optó por remarcar "el valor de lo que estamos logrando con el debate". "Era algo tabú, que no se podía hablar, y lo estamos debatiendo como corresponde", sostuvo, al tiempo que agregó que "el camino del debate tiene que ser dentro del respeto y la capacidad de escuchar al otro".

"Yo abrí el debate porque creo que Argentina tiene que hacerlo, es un camino al crecimiento, a saber ejercer nuestras libertades con responsabilidad, por eso hablé de cómo hacerlo, porque tiene que ver con cómo convivimos", destacó.

Seguí leyendo: