Cómo funciona el 'bastón robótico' para ciegos

El disparador para comprometerse en el proyecto "Visión de Futuro", fue la historia de Ignacio Manuel, un adolescente, huérfano y ciego, quien había pasado a estar casi postrado desde la muerte de su abuela, el único familiar con la paciencia suficiente para acompañarlo a lidiar con las dificultades del día a día.

Este mismo sufrimiento se repetía en muchas otras personas de bajos recursos. Frente a esto, alumnos de la escuela Cristo Rey, de Paraguay decidieron echar mano a las herramientas que da la tecnología y fabricar algo que los ayude. Buscaron apoyo en la plataforma de innovación social propuesta por Samsung junto a Socialab -que estimula y acompaña a  buscar soluciones utilizando herramientas de la ciencia, la técnica y la tecnología-.

Del proyecto participaron Diego Martínez, Onan Gonzáles, José Andrés Giménez, José Liuzzi y Alexander Martínez, acompañados por el profesor Julio González.

-¿Cómo funciona este bastón tan particular que diseñaron?

Diego Martinez: Usamos un palo cualquiera, en este caso reciclamos un palito de selfie -que nos gusta porque se pliega-. Implementamos en él sensores de ultra sonido que logramos programar gracias a una placa arduino. Le agregamos leds infrarrojos y sensores de luz que miden la distancia y la altura del objeto y crearemos una app guiada del turtle art o turtle box que se conecta a un dispositivo por bluetooth para enviar señales de audio por auriculares al usuario. También podríamos ponerle GPS y muchas cosas más.

-¿Cómo surgió la idea?

Julio González: Los chicos conocían de cerca el problema de Ignacio Manuel. Pero luego vimos que otras personas también sufrían situaciones similares y, como alumnos de un colegio religioso, siempre buscamos la manera de poder ayudar a la gente de nuestra comunidad. El concurso "Soluciones Para el Futuro" se presentó como una oportunidad de poder hacerlo y aportar nuestro granito de arena.

“Pase lo que pase vamos a ver la manera de hacer los bastones para estas personas porque sabemos que les cambiará totalmente su día a día”

-Como profesor ¿Cómo fue acompañarlos en este proceso? Ya tenían la problemática, la idea, las ganas, el concurso… pero luego está lo más difícil: el trabajo sistemático y en equipo

J.G.: Sí. Es importante decir que detrás de estos cinco chicos, hay muchos más, de la edad de ellos, que estuvieron colaborando y ayudando para hacerlo posible, pero lamentable no podían venir todos. El resto también colaboró y ayudó. Como profesor los acompañé más que nada en el apoyo moral. Había gente que los desanimaba, que les decía que no iban a ganar, que no era bueno lo que estaban haciendo. Mi función se centró en alentarlos, en decirles que hagan oídos sordos a las palabras negativas y lograr que mantuvieran el entusiasmo para seguir adelante con este trabajo. Es más, ya estaban en el colectivo viniendo a Buenos Aires y no podían crearlo, se "bajoneaban", se desalentaban o sentían miedo. En eso les ayudé como adulto y profesor.

-Están en una edad complicada. ¿Qué les sale de adentro del corazón para dejar de lado los jueguitos de la compu, por ejemplo, y usar ese tiempo y energía en buscar una solución para los demás?

D.M.: A mí me gusta mucho la electrónica. Me puse a leer documentos de PDF en la compu y a estudiar para ver de qué manera podíamos crear algo para encontrar una solución al problema de Ignacio Manuel. Cada uno aportaba una idea. Íbamos sumando los aportes de todos con miras a mejorar.

J.G.: Si bien ellos se inspiraron en su amigo, Ignacio Manuel, después fueron conociendo a un montón de otras personas de nuestras comunidades que sufren discapacidad visual y terminan encerrándose en sus casas porque no tienen la posibilidad de salir, porque son personas de bajos recursos que no cuentan ni siquiera con la posibilidad de compararse un bastón común. Por ejemplo, hay un señor de nuestro lugar que vende chipa y anda con un palo de escobas moviéndose como puede, esperando ver si alguien lo ayuda para poder cruzar la calle. Los chicos se compenetraron y se sensibilizaron con esa problemática. Eso los llevó a pensar: 'pase lo que pase con el concurso, lo mismo nosotros vamos a ver la manera de hacer bastones para estas personas porque sabemos que les van a cambiar totalmente su día a día'.

 

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS