Criar en tribu aporta múltiples beneficios. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.
Criar en tribu aporta múltiples beneficios. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.

Criar en tribu es una alternativa que muchas mamás empiezan a transitar durante el embarazo, junto con otras futuras mamás, y que luego se prolonga en encuentros con sus bebés. Se acompañan, se consultan, se aconsejan y se contienen, siempre con asistencia profesional.

Esta práctica tiene muchos beneficios y la Lic. Tatiana Cicala los detalla:

* Permite normalizar emociones y sensaciones propias del puerperio, cuando lo entendemos como un momento:
-Fisiológico. Lo hormonal tiene un gran protagonismo en estos tiempos, donde abruptamente las hormonas que sostuvieron el embarazo, sufren alteraciones vertiginosas y necesitan readaptarse a las necesidades de un bebé ya fuera del útero.
-De "partición" (de allí la denominación parto, sea cual sea el modo de nacimiento). Donde las emociones afloran y nos dan la oportunidad de encontrarnos con aspectos de nuestra historia de las que no somos del todo conscientes.

* Ayuda a elaborar la vivencia del parto, capitalizarla y sanarla.

* Facilita lactancias placenteras y prolongadas.

* Permite crear lazos con pares que están atravesando ese momento.

* Cuando es coordinada por un profesional de la salud, sirve para observar, escuchar, prevenir e intervenir de manera oportuna y temprana.

* Permite conocer, identificar y satisfacer las necesidades del bebé y, gracias a ello, favorecer la construcción del vínculo y la comunicación madre e hijo, que no está dada ni garantizada por la biología.

* Favorece la confianza en el registro materno para entender qué necesita y cómo comunica esto el bebé.

Además, como dice la profesional, "la tribu te acompaña en una ciudad grande, llena de gente, pero donde muchas mujeres puérperas se encuentran en la soledad de su hogar, con abuelos que hoy en día trabajan, tienen sus actividades, y la pareja con largas jornadas laborales cada día".

El encuentro permite construir amistades, vínculos sinceros, verdaderos y, por ello, fuertes. Eso sí, esto es primordial: la tribu no diagnostica ni prescribe tratamientos. Toda la información compartida es de validación científica actual y de ningún modo busca imponer un modo de hacer.

Agrega la especialista: "Los conocimientos son construidos desde las múltiples posibilidades y realidades familiares de criar a un hijo. Cada familia tiene su pediatra y contamos además con profesionales especializados en diversos temas, para realizar interconsultas o derivaciones en el caso de ser necesario. Estamos convencidas de que todos los profesionales que trabajamos acompañando la gestación y la crianza debemos trabajar en conciencia y unidos, sin desmerecer ni subestimar la práctica de nadie".

Top 10 de la tribu

Los temas que más convocan y se tratan son:

1. La lactancia.
2. El sueño del bebé.
3. El llanto, la sensibilidad y el sentimiento de vulnerabilidad de la mujer.
4. La opinión del entorno.
5. El cuerpo y la sexualidad en el posparto.
6. La relación y coexistencia de la mujer y la madre.
7. La relación como hija y madre a la vez.
8. La relación con la pareja.
9. El regreso al trabajo.
10. El desarrollo del bebé (juegos, incorporación de alimentos sólidos).

 

Por Florencia Romeo / Asesoraron: Vicky Seguí, profesora de Educación Física, especialista en Embarazo y Maternidad, directora del Centro que lleva su nombre y Lic. Prof. Tatiana Cicala, psicóloga de la misma institución, M.N. 53.297.

 

SEGUÍ LEYENDO