El precio del Bitcoin en 50.000 dólares: ¡viste, yo te lo dije!

Es hora de dedicar tiempo a entender el mundo cripto, derribar prejuicios, descubrir y sacar conclusiones propias. Si no lo hacen por ustedes, háganlo por sus hijos y los hijos de sus hijos

En medio de una tendencia alcista, la principal criptomoneda tocó un valor de USD 50.000 (REUTERS/Dado Ruvic)
En medio de una tendencia alcista, la principal criptomoneda tocó un valor de USD 50.000 (REUTERS/Dado Ruvic)

No hay nada más molesto que el “yo te lo dije”. Esa frase suele venir de un padre, una pareja o un amigo y que recuerda que, de haber escuchado, las cosas hubiesen sido distintas. Entre enunciar una idea y tomar la decisión y ejecutarla hay un abismo, y en el fondo de este, un mar de posibilidades.

A pesar de ello, si hablamos de Bitcoin, permítanme igual decirles que “Yo se los dije”. Y en ese “yo” incluyo a varios a los que nos trataron de locos, de monotemáticos y de analfabetos económicos por muchos años. Mostramos ser visionarios.

Acompáñenme en un breve recorrido por los 12 años de Bitcoin y su difusión en Argentina para entender cuántas veces llegó el mensaje y cuántas oportunidades se perdieron.

Bitcoin (BTC) nació en el 2009, pero podríamos decir, casi con certeza, que salvo casos muy puntuales hubo mínimas chances de que supieras de él hasta por lo menos el 2011 por ser extremadamente de nicho y técnico. Hasta fines del 2010 el bitcoin no había llegado a valer ni siquiera 1 dólar, así que si te enteraste quizás lo dejaste pasar. Esta se puede perdonar.

El paper original de Bitcoin
El paper original de Bitcoin

En el 2011 y 2012 podrías haber tenido alguna chance de haber escuchado o leído, probablemente quizás en julio del 2011 cuando salió una nota sobre Bitcoin, la web oscura, el sitio Silkroad y las drogas. Eso llevó su precio hasta 30 dólares, cayó en diciembre a USD 2 y terminó el año entrante en 13 dólares. Obvio que todo lo que se leía era raro y generalmente malo, con políticos estadounidenses en contra y demás. Se podría perdonar esta también.

Pero ahora se pone bueno.

En noviembre del 2012 se produjo el primer halving (la emisión pasó de 50 a 25 BTC por bloque) y eso llevó a que en 2013 el Bitcoin escalara rápidamente a USD 266 por unidad y la prensa se llenó de noticias. En Argentina, un grupo heterogéneo –pero creyente del potencial– fundó la primera ONG de la región que promueve la comprensión y adopción de Bitcoin. Organizaron los encuentros más grandes del continente, incluida la primer conferencia internacional para público latino con el objetivo de crear líderes locales. Así, LABITCONF fue la semilla de varios de los proyectos líderes de la región.

Es hora también de que el Gobierno abrace esta tecnología que redefine la confianza, que agreguen Bitcoin a las reservas del Banco Central y que aplique la Blockchain en cuando proceso pueda

Para el día de la conferencia, el Bitcoin ya había golpeado los USD1.242 por unidad y la ONG defendió a viva voz el rol futuro de la criptomoneda, la importancia de su escasez y el valor de la confianza descentralizada. Se promovió la aplicación en el Estado y las empresas.

En 2014, la ONG organizó la primera conferencia internacional sobre aspectos legales y aplicación en el estado en la sede central del Gobierno de la Ciudad, en Parque Patricios. Además, venía proponiendo poner un mínimo porcentaje de las reservas en Bitcoin. En ese momento el 0,1% hubiese sido cerca de USD 500.000 de BTC y hoy serían USD 25.000 millones en reservas, o más si se convertía en un ejemplo para otros. Esto es lo que está haciendo ahora la ciudad de Miami.

El gurú de las finanzas Warren Buffett no quiere saber nada con bitcoin (REUTERS/Rick Wilking/File Photo)
El gurú de las finanzas Warren Buffett no quiere saber nada con bitcoin (REUTERS/Rick Wilking/File Photo)

Además, en 2014 la UIF, tras reunirse con la ONG, emitió una resolución (RES 300) que validó el uso de BTC para cualquier tipo de actividad: casas, autos, viajes, banco, etc., siempre que se declare el origen de fondos.

En 2015 y 2016 siguió el camino lateral de Bitcoin, en el orden de 300 a 500 dólares por moneda, una gran oportunidad para capitalizarse. Claro, viniendo de una caída, había que estar convencido de su potencial. Muchos no llegaron a escuchar nuestro mensaje abierto y gratuito que dábamos todas las semanas en nuestros encuentros.

Pero gran parte del mundo decidió alejarse de Bitcoin, cual anatema, y destacar la Blockchain, esa herramienta que aporta transparencia y eficiencia. La ONG habló sendas veces con diferentes organismos y dio formaciones en el estado para aplicarlo en las licitaciones y procesos internos, pero nunca escucharon. Lo máximo que se llegó a hacer, tiempo después, fue empezar a registrar los Boletines Oficiales en la blockchain de Bitcoin.

En el 2016 volvió a la Argentina la LABITCONF, con otro mega evento. Fue el año de un nuevo halving, y se pasó a emitir 12,5 unidades cada 10 minutos. Pero seguro no nos escuchaste o no te decidiste.

Lo más importante es que el precio no importa, sino las razones que hay detrás

En 2017 se organizó una nueva conferencia con foco en gobierno, en la sede del Gobierno de la Ciudad. La ONG comenzó a viajar al interior con un programa de federalización. Hacia fines del año el precio llegó a los 19 mil dólares por moneda, los medios no dejaban de hablar de Bitcoin, miles y miles de personas entraron sólo por el precio sin entender realmente sobre la moneda, los riesgos y la importancia de la escasez. Sólo movidos por la especulación, la gula y la avaricia.

Del 2018 al 2020, el Bitcoin bajó hasta los 3.300 dólares. Muchos se asustaron, no profundizaron en la propuesta de valor, y se fueron. En 2018 arrancó “La Bitcoineta”, una camioneta que ya lleva más de 50.000 kilómetros recorridos por Argentina y países limítrofes hablando del tema. En junio de 2018 comenzó la Blockchain Federal Argentina, un proyecto promovido por el Ministerio de Modernización junto a otras organizaciones civiles.

El 11 de mayo de 2020, Bitcoin sufrió por tercera vez su halving programado y pasó a emitir 6,25 bitcoins cada 10 minutos. Hicimos la primera edición de “Desentralizar”, una conferencia online con foco 100% argentino y más de 16.000 vistas en vivo. Además la pandemia hizo que los países emitieran mucha moneda sin respaldo, recordando al mundo que su escasez es manipulable. Hacia fines de año, la cripto inició una vez más un ciclo ascendente y superador del tope anterior. Así se llegan a los USD 50.000 por unidad de hoy.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Lo más importante es que el precio no importa, sino las razones que hay detrás. Nunca tuvimos la razón por el precio, sino por explicar desde siempre que bitcoin es el único activo del mundo con certeza de escasez, cuya política de emisión no se puede adulterar y con las cualidades técnicas para ser la mejor moneda: escasa, portable, divisible, fungible, infalsificable, almacenable y líquida. Y que con el tiempo más y más personas, empresas y gobiernos entenderán su importancia.

Se puede seguir escuchando a Nouriel Roubini y Warren Buffet, seguir preocupándose por el consumo de energía, prejuzgando que es difícil, creyendo que es para jóvenes, dudando sobre su legalidad, pensando que ya es tarde, o las mil y una razones para no escuchar, pero déjenme decirles una cosa, así como expresó una campaña que apareció hace unos días en toda la región: #eshoradebitcoin.

Es hora de dedicar tiempo a entender el mundo cripto, derribar prejuicios, descubrir y sacar conclusiones propias. Si no lo hacen por ustedes, háganlo por sus hijos y los hijos de sus hijos.

Un mensaje para el gobierno argentino

Es hora también de que el Gobierno abrace esta tecnología que redefine la confianza, que agreguen Bitcoin a las reservas del Banco Central y que aplique la Blockchain en cuando proceso pueda. No es hora de apurar proyectos de Ley de Criptomonedas con una mirada sólo puesta en lavado de activos, sino de trabajar junto un proyecto que priorice el crecimiento del variado espacio emprendedor del ecosistema.

Quizás esto nos ayude a salir de la espiral descendente de confianza en la que nos encontramos como país y construyamos nuestros pilares sobre tecnologías que eliminan el abuso, aportan transparencia y obligan a pensar en el largo plazo.

Por lo pronto, la ONG Bitcoin Argentina estará siempre ahí, lista para apoyar y darle acompañamiento en ese camino a quien quiera escuchar. Los dijimos, y lo seguiremos diciendo.

Seguí leyendo: