"En el mes de la mujer expandamos nuestras alas más que nunca por todo el continente. Con mis pinceladas trato de potenciar a otras mujeres a través del arte", dijo Adriana Balbo, modelo publicitaria, fotógrafa, graffitera, actriz y artista urbana luego de pintar en el pasaje del Puente de los Suspiros, en Lima, Perú, un mural que vincula a las mujeres y el arte latinoamericano.

Recordó sus inicios, sus motivaciones y sus experiencias de vida: "Estudié bellas artes en la escuela Rogelio Yrurtia de Mataderos, el barrio donde nací, me recibí de maestra de plástica y desde ese momento pasé seis años sin dibujar. Me volqué a la actuación. Tuve la oportunidad de viajar con mi trabajo y cuando fui a filmar a Panamá apareció la idea de dejar huella en cada lugar e hice mi primer mural. Eso me determinó como muralista, ya que pinté con tres niños de la calle y entendí todo lo que mueve el Arte Urbano como la inclusión y el trabajo en equipo. La mujer que pinté me dio fuerza, ella forma parte del casco antiguo de panameño y yo desde ese instante no pare de pintar".

En sus redes sociales, posteó el video de su última representación con una dedicación al movimiento feminista: "Dejando huella en una nueva ciudad y con la energía del Empoderamiento Femenino. Pintar a una mujer fuerte y entera, libre, determinada, que elige ser me llena el alma. Me siento reflejada en ella. Volemos alto".