Turista estadounidense murió tras aventarse un clavado en el Cenote Azul de Playa del Carmen

El hombre se golpeó la cabeza con una roca, lo que lo hizo quedar inconsciente

Compartir
Compartir articulo
Un extranjero murió tras aventarse un clavado en el Cenote Azul. (X/@lapaginaWR)
Un extranjero murió tras aventarse un clavado en el Cenote Azul. (X/@lapaginaWR)

Un turista originario de Estados Unidos que se encontraba vacacionando en Playa del Carmen, en el estado de Quintana Roo, murió al hacer un clavado en el famoso Cenote Azul.

De acuerdo con la información, el hecho ocurrió la tarde del sábado 16 de septiembre cuando el ciudadano estadounidense decidió echarse un clavado, sin embargo, al caer su cabeza impactó contra una roca, quedando inconsciente.

Personal de emergencias del cenote actuaron rápidamente para ayudar al turista, sin embargo, al quedar inconsciente por el golpe éste respiró una gran cantidad de agua, lo que provocó su muerte por ahogamiento. Al lugar también arribaron paramédicos de un hospital privado, pero a pesar de que se hicieron obras de reanimación confirmaron que el hombre ya no tenía signos vitales.

Peritos de la Fiscalía General del Estado también llegaron al punto para realizar el levantamiento del cuerpo y trasladarlo al Servicio Médico Forense, en donde después de que sean completados los trámites correspondientes será entregado a sus familiares y, en su caso, sean trasladados su restos.

No es la primera vez

Policías atienden llamado de emergencia en Cenote Azul. (@pablovazques_27)
Policías atienden llamado de emergencia en Cenote Azul. (@pablovazques_27)

Pese a la belleza que emana el Cenote Azul, que se ubica sobre la carretera federal Cancún-Tulum, esta no es la primera vez que ocurren accidentes de este tipo en esta famosa zona turística.

En agosto de 2019 otro turista estadounidense se metió a nadar en el Cenote Azul, sin embargo no salió a flote, por lo que luego de más de tres horas de búsqueda la Secretaría de Marina (Semar) encontró el cuerpo del hombre ya sin vida.

Los cenotes pueden ser lugares hermosos pero también presentar riesgos para los visitantes si no se siguen las normas de seguridad adecuadas. Algunos de los riesgos comunes son los ahogamientos debido a la profundidad, en especial para aquellas personas que no son nadadoras experimentadas; este tipo de zonas también son terrenos resbaladizos y con superficies irregulares, por lo que resulta fácil caer y lesionarse. Otros de los riesgos que deben considerarse son los animales silvestres y las condiciones climáticas, que pueden hacer que el volumen del agua aumente.

Un tesoro de la Riviera Maya

Foto: Instagram @spencernvincent
Foto: Instagram @spencernvincent

El Cenote Azul es uno de los tesoros naturales más impresionantes de la Riviera Maya, una región que ya es conocida por su belleza natural y su rica historia. Este cenote, ubicado en el estado de Quintana Roo, es una maravilla geológica que ha cautivado a viajeros y amantes de la naturaleza de todo el mundo.

Lo que hace que el Cenote Azul sea tan especial es su agua cristalina de color azul intenso debido a que no tiene una coúpula de roca que lo cubra, a diferencia de otros cenotes. La profundidad de éste es impresionante, con áreas que alcanzan los 90 metros de profundidad, lo convierte en un paraíso para los buceadores, que pueden explorar sus aguas y descubrir la fascinante vida subacuática que se esconde en sus profundidades y que van de peces de colores brillantes hasta estalactitas y estalagmitas subacuáticas.

El Cenote Azul también es un lugar ideal para nadar y relajarse. Sus aguas son frescas y claras, proporcionando un refugio perfecto del calor tropical de la región. La zona que rodea este atractivo turístico cuenta con áreas para hacer picnics y restaurantes afamados. También hay instalaciones para la práctica del snorkel y kayaking, lo que permite a los visitantes explorar aún más las aguas del cenote.

Además de su belleza natural, el Cenote Azul también tiene un significado cultural y espiritual para la comunidad local. Para los antiguos mayas, los cenotes eran considerados lugares sagrados, y este no es una excepción.