Acdel Vilas y Antonio Bussi, responsables del Operativo Independencia, junto al entonces jefe de la V Brigada (La Gaceta)
Acdel Vilas y Antonio Bussi, responsables del Operativo Independencia, junto al entonces jefe de la V Brigada (La Gaceta)

‒Dios lo quiso.

Eso decía, con solemnidad sobreactuada, cuando recordaba las particulares circunstancias que lo llevaron a liderar en 1975, con un método brutal nunca antes empleado en Argentina, el combate a la guerrilla del ERP en el monte tucumano. La misma guerrilla que se atrevió a desafiar al poder el día que coparon el pueblo de Acheral, y se difundieron fotografías izando su propia bandera, con formación militar.

En 1983, con la apertura democrática por delante, a Acdel Vilas se le ocurrió dedicarse a la política. Se reivindicaba peronista y, para lanzar su precandidatura a presidente, armó un acto en la Federación Argentina de Box. Allí juntó unos doscientos pobres que, juraba, atendía en sus oficinas del centro entregándoles alguna ayudita para tirar hasta fin de mes. Fueron con bombos, alguna bandera o carteles con su nombre, acompañados de familiares y amigos como para hacer número y corear con fervor un cantito futbolero que lo elevaba al Olimpo.

‒¡Sí señores, yo soy de Vilas, yo soy de Vilas, de corazón, porque este año, de la Argentina, de la Argentina, salió el nuevo Perón!

Frente a ellos sonrió, levantó los brazos para sentirse por un rato Perón y soñar con la gloria. Eso que creía merecer como nadie y ‒lo aseguraba con énfasis‒, le había robado su colega de armas Antonio Domingo Bussi, que se quedó con su cargo militar y luego fue nombrado gobernador de facto, el 24 de marzo de 1976.

‒Bussi nunca se manchó los borceguíes con barro. Alguna vez fue enviado como observador a Vietnam, pero estuvo más lejos del frente que Elvis Presley, que fue a sacarse fotos con los soldados. Era un burócrata que se quedó con todos los honores de algo que hice yo, arriesgando mi vida. Y no solo eso. Con el Fondo Patriótico se quedó con muchas más cosas, le puedo asegurar. Averigüe, averigüe… ‒repetía con un rencor indisimulable en una charla informal para una revista que ya no existe; un reportaje fallido que nunca vio la luz, hasta ahora.

Acdel Vilas era coronel y recién en diciembre de 1974 recibió las jinetas de general de Brigada. Tenía un destino tranquilo, detrás de un escritorio, como Director de Enseñanza Superior de Institutos Militares. Hasta el 5 de enero de 1975, cuando su vida cambió para siempre.

Ese día el avión Twin Auter, que sobrevolaba el teatro de Operaciones del inminente Operativo Independencia a vuelo rasante con el general Enrique Salgado, jefe del III Cuerpo del Ejército, y el general Ricardo Muñoz, comandante de la V Brigada a bordo, se estrelló contra la ladera del Ñuñorco chico. No hubo sobrevivientes.

‒Yo estaba en mi destino y de pronto me informan de esta desgracia. En cuento me enteré, no quiero mentirle, imaginé que podían nombrarme a mí en la V Brigada en lugar de Muñoz, porque de los generales nuevos, yo era el único sin mando de tropa. Por eso digo: lo mío lo quiso Dios.

‒Lo que en aquel tiempo se decía, era que el ERP había derribado ese avión.

‒No es cierto. Fue un accidente, provocado por las nubes bajas y algún error técnico de la nave o del piloto. El ERP nunca tuvo armas antiaéreas, ese mito era parte de la propaganda propia, que la prensa y muchos políticos asumieron como cierto, no sé si por inocencia o por otras razones inconfesables.

“Nosotros evitamos una Argentina comunista. Otra hubiese sido la historia si el Ejército hubiese exigido, para extirpar ese cáncer marxista, que se declarase a Tucumán como una Zona de Emergencia”, decía Vilas
“Nosotros evitamos una Argentina comunista. Otra hubiese sido la historia si el Ejército hubiese exigido, para extirpar ese cáncer marxista, que se declarase a Tucumán como una Zona de Emergencia”, decía Vilas

Los métodos que utilizó el Vilas para combatir a la guerrilla nunca habían sido utilizados en el país hasta el Operativo Independencia, aunque en realidad el duro general no inventó nada nuevo. Solo se limitó a aplicar las enseñanzas de los teóricos de la contrainsurgencia que la escuela francesa había desarrollado y aplicado en las guerras de Indochina y Argelia, a manos del sanguinario cuerpo de paracaidistas y la OAS, la Organización de l'Armée secret.

Vilas recitaba de memoria ese discurso: "El Ejército se adaptaba mal a una guerra que las escuelas militares se negaban a enseñarle. Insistía en montar operativos clásicos contra un adversario fluido, inatrapable. Así se producía un desgaste enorme, innecesario. Había que adaptarse a esa nueva clase de combate revolucionario con un espíritu nuevo, con convicción, despojados de todo prejuicio".

‒¿Y cómo aplicó usted esa teoría, en la práctica?

‒Mire, es muy sencillo de entender. Nosotros sabíamos que, por ejemplo, en una capilla, se escondían elementos subversivos. Nos hacíamos presentes para solicitarle al sacerdote un permiso para revisar el lugar, pero en general los curas nos decían: "General, no puede pasar, esta es la casa de Dios". Bueno, nosotros insistíamos, pero ante una respuesta de ese tipo, era inútil. Entonces volvíamos de noche. Con tropa de uniforme de combate pero sin identificación, con pasamontañas para ocultar los rostros. Entonces pateábamos la puerta, entrábamos y nos llevábamos a los subversivos. Listo. Fin de la cuestión.

‒No parece muy legal, general. El decreto pedía aniquilar el accionar subversivo, pero siempre dentro los límites de la ley, ¿no le parece?

‒Es fácil hablar ahora, con elecciones a la vista (se refería a las de 1983). Pero si las hay, esté seguro de que eso es posible porque nosotros evitamos una Argentina comunista. Otra hubiese sido la historia si el Ejército hubiese exigido, para extirpar ese cáncer marxista, que se declarase a Tucumán como una Zona de Emergencia. Pero no, insistían en dar vueltas con ese bendito tema del "profesionalismo integrado". Una estupidez. El gobierno temía perder el control de la Fuerza, cuando en realidad ya no lo tenía. Lo mío fue profesional. Y muy efectivo.

‒¿Qué hacían con los prisioneros? ¿Los hubo, en realidad?

‒Mire, combatir contra un enemigo que se escabulle y se invisibiliza es muy complicado. Tampoco podíamos repetir el tratamiento que la justicia le daba a los delincuentes comunes, que terminaban saliendo de prisión. Aplicar ese mismo sistema con los subversivos era suicidarse. Era como curar una pulmonía con aspirinas. En ese momento la cosa era a matar o morir, usted sabrá comprenderme…

‒Lo que entiendo es que ustedes no tomaban prisioneros, digamos.

‒En el monte el combate fue cruento. Había que prepararse para una guerra sucia, solapada, de desgaste, prolongada, que se gana solo con mucha decisión y cálculo.

‒Veo. En su momento usted habló de la guerrilla como un grupo de resentidos sin valores ni Dios. ¿Cómo era el ERP en combate? ¿Era gente preparada para la guerra? ¿Era idealistas ingenuos? ¿Cómo los califica profesionalmente, como enemigo?

‒Los califico muy bien. Mire, el ERP tenía poca preparación militar, no era gente entrenada como para sobrevivir en esas condiciones, y más enfrentado a Ejército profesional. Pero eran muy valientes, muy corajudos. De verdad peleaban hasta morir. Yo los admiré en ese sentido, créame.

‒¿Los Montoneros eran diferentes?

‒¡Totalmente! Los Montoneros ponían bombas, eludían el combate. Eran cobardes. Los guerrilleros de Santucho tenían una moral muy diferente. No sé cómo imaginaron que podían ganar esa guerra, pero que lo intentaron, lo intentaron, se lo aseguro.

“El ERP tenía poca preparación militar pero luchaban hasta el final; los Montoneros ponían bombas, eran cobardes”, decía el militar
“El ERP tenía poca preparación militar pero luchaban hasta el final; los Montoneros ponían bombas, eran cobardes”, decía el militar

Vilas, en su oficina, había reservado un lugar para su museo personal. Ahí exhibía una serie de elementos que él había traído del monte tucumano. Papeles, cuadernos, alguna bandera manchada con barro o sangre, pistolones, granadas caseras, lo que parecían ollas pero eran minas cazabobos al estilo vietnamita, ametralladoras de fabricación casera revólveres. Mostraba sus trofeos de guerra con orgullo. El elogio al enemigo, claro, pretendía destacar el valor de su trabajo.

‒Se habló mucho de la cantidad de combatientes en el monte. ¿Cuántos eran, de verdad?

‒Mire, si sumamos a los apoyos logísticos en el llano, podían llegar a 500, tal vez 600. Con unos 300 combatientes en el monte, en su mejor momento, antes de mi llegada a Tucumán.

‒¿Qué hizo primero? ¿Les presentó batalla haciendo valer el número y la preparación de su tropa?

‒No. Ése fue el error del general Menéndez y comisario Villar, que en 1974 cayeron en la trampa del vacío táctico de la guerrilla. Lo que había que hacer era lo contrario. Primero, aniquilar su base de apoyo y logística en los pueblos. Ahí nos concentramos y dio resultado. La clave era no desgastarse en combates inútiles, sino asfixiarlos cortando su fuente de abastecimiento y de información. Sabíamos que si arrasábamos con todo eso, el trabajo en el monte iba a resultar más sencillo. Así lo planeé, y así salió.

‒¿En cuánto tiempo estuvo definida la lucha?

‒Mire, en diciembre de 1975 solo quedaban pocos elementos subversivos en el monte; sueltos, mal armados y hambrientos. Fue relativamente rápido. Pero muy cruento, como se imaginará.

‒¿Usted dice que antes del golpe de Estado, cuando llega Bussi a Tucumán, la cosa estaba prácticamente definida?

‒Absolutamente. El mismo Bussi, sinceramente o tal vez obligado por las circunstancias me dijo: "¡General, usted casi que no me dejó nada por hacer!".

‒Pero el Operativo Independencia continuó…

‒Bueno sí, ahí hubo un Fondo Patriótico, mucho dinero dando vueltas. Mire, es cierto que había que continuar con la persecución de los subversivos en las ciudades, las fábricas y las universidades, pero la verdad es que el combate contra la guerrilla se definió en un año, el año que yo estuve al mando. Ahora bien, ¿no quiere hablar de política y olvidarse un poco del pasado?

Acdel Vilas junto a Antonio Domingo Bussi
Acdel Vilas junto a Antonio Domingo Bussi

El entusiasmo de Acdel Vilas por convertirse en político en 1983 era sorprendente, pero no había manera de obviar lo único que lo hacía visible: su accionar en el oscuro Operativo Independencia. Un hecho maldito de la historia argentina, nacido a partir de un decreto firmado por una presidente democráticamente electa, pero que nadie, nunca, quiso recordar. Ni siquiera el bando supuestamente "ganador".

La Comisión Bicameral de la Legislatura de Tucumán que investigó la violación de derechos humanos entre 1974 y 1983, registró que, durante 1975, se produjeron 123 secuestros de personas. De esas 123, 77 fueron desaparecidas, 14 asesinadas y 32, liberadas. Ese fue, justamente, el año que Vilas estuvo al mando de la tropa, en Tucumán.

El 18 de diciembre de 1975, con el golpe ya decidido y organizándose en las sombras, Bussi reemplazó a Vilas en la V Brigada. Vilas fue destinado a Bahía Blanca como segundo comandante del V Cuerpo. Allí volvió a ser noticia a partir de una furiosa cruzada anticomunista que incluyó la exótica acusación de "marxista leninista" a Gustavo Malek, que fuera ministro de Educación del general Agustín Lanusse durante su presidencia de facto.

Acdel Vilas y Bussi, el militar que comandó el Operativo Independencia sentía que el gobernador de facto de Tucumán le había quitado “toda la gloria”
Acdel Vilas y Bussi, el militar que comandó el Operativo Independencia sentía que el gobernador de facto de Tucumán le había quitado “toda la gloria”

Curiosamente, ya recuperada la democracia, el general Vilas fue procesado y detenido por reiteradas violaciones a los derechos humanos cometidos… en Bahía Blanca. No en Tucumán. Otra gran paradoja argentina.

‒¿Por qué cree que el ejército eligió a Bussi y no a usted para ser gobernador y símbolo del Operativo Independencia? ¿No siente que sus camaradas lo dejaron de lado?

‒Eso hicieron. Pero no es tan raro. Yo no jugaba al polo o iba a cazar elefantes al África con Martínez de Hoz, como Harguindeguy. Más de una vez fui sancionado por criticar públicamente el plan económico de Martínez de Hoz. Yo soy un nacionalista, y ellos, toda esa gente de Videla y Viola, eran liberales, ¿me entiende? Como los molesté demasiado, en lugar de ascenderme a general de Brigada, como debía ser, me pasaron a retiro en 1977. Pero eso es el pasado. Ahora tengo el proyecto de ser presidente. Hablemos del futuro, por favor.

Ese futuro no llegó nunca. El general que arrasó a fuego y sangre el monte tucumano no llegó a presidente, ni a diputado, ni a nada. Ni siquiera consiguió un sello de goma que sirviera como partido para zafar de los juicios, como sí hizo su odiado Bussi en 1987, con Bandera Blanca en Tucumán. Después de la asunción de Raúl Alfonsín, fue juzgado, y pasó el resto de sus días entre abogados, el repudio y la cárcel.

Acdel Vilas dejó de existir a los 85 años, el 23 de julio de 2010, el año del Bicentenario de la Revolución de Mayo.

Murió de viejo y en su casa, en el más absoluto de los olvidos.

SEGUÍ LEYENDO: