Los mundos inquietantes de Agustina Bazterrica, la escritora argentina que es furor en Estados Unidos

La autora de “Cadáver exquisito” (finalista del premio del Club de Lectores Goodreads) y “Diecinueve garras y un pájaro oscuro” habló en Experiencia Leamos de las búsquedas que hace con la literatura

Leamos - Agustina Bazterrica

Cuando hace un par de años, sorprendió con Cadáver exquisito, novela que ganó el Premio Clarín de Novela en 2017 y luego se tradujo al inglés y el holandés, nadie estaba preparado del todo para una voz tan cavernosa como la de Agustina Bazterrica. No la de ella, claro, sino la que sale de sus manos: la voz que se lee. Este año publicó Diecinueve garras y un pájaro oscuro y otra vez produjo ese temblor en el piso. ¿Qué tiene Agustina Bazterrica que lleva a los lectores hacia el abismo?

Bazterrica, que con Tender is the flesh (la versión en inglés de Cadáver exquisito) es finalista del premio del Club de Lectores de Goodreads, estuvo invitada en Experiencia Leamos y habló de sus libros, sus intereses, sus búsquedas. “Trabajo con la violencia radical y en estos universos hay distintos tipos de violencia”, dijo, “pero también con personajes que tienen certezas inquebrantables. Intento es trabajar con las certezas y los universos que se van resquebrajando”.

La escritora reconoció un vínculo directo con Julio Cortázar. De hecho, los cuentos de Diecinueve garras y un pájaro oscuro tienen un tono cortazariano llevado al extremo, desorbitado. “Llevo a Cortázar en la sangre”, dijo. “Es uno de los autores de los cuales aprendo y voy a seguir aprendiendo toda la vida. Cortázar es un autor que siempre estoy revisitando. El cuento “Roberto” lo empecé a escribir a los 19. Recuerdo que en el taller de Liliana Díaz Mindurry habíamos leído “Carta a una señorita en París” y claramente los conejos estaban dando vueltas en mi cabeza. El cuento “Elena-Marie Sandoz” es una mezcla de Thomas Bernhardt —porque intento escribir a la manera de— con “Queremos tanto a Glenda”, que lo habré leído también en el taller de Liliana. Para mí, la escritura es una reescritura. Uno escribe todo aquello que va leyendo y va quedando en el inconsciente, en algún lugar del cerebro mezclado con todas las sensaciones, las reflexiones, las vivencias, etc”.

Agustina Bazterrica y su libro "Cadáver exquisito"
Agustina Bazterrica y su libro "Cadáver exquisito"

¿Cadáver exquisito anticipó la pandemia?

—Pensar que un virus puede matar a la humanidad no es tan descabellado. Yo lo usé como un recurso para hablar de otra cosa. Y, además, en mi novela el virus está cuestionado. No sé sabe si es real. Con este sí, pero no sabemos de dónde surgió. No sé si surgió de un murciélago mal cocinado. Me parece más factible que lo hayan creado en un laboratorio, pero es algo que nunca vamos a poder saber.

¿Cómo sería el personaje que te interese para contar la cuarentena?

—Me cuesta mucho escribir en la urgencia. El cuento “Rosa bombón” lo empecé a pensar a los 18 y lo escribí mucho después. Me costaría narrar la cuarentena en sí. Estoy escribiendo una novela que empieza con un encierro. No tiene que ver con la cuarentena, pero hay un encierro. En ese sentido, la cuarentena me influyó. Hay escritores que tienen la capacidad de vivir algo y escribir algo brillante; no es mi caso. Cuál va a ser mi mirada para que pueda aportar algo diferente, para no caer en el lugar común. Para eso necesito una distancia.

Ver la entrevista completa.

Leamos es una nueva manera de vivir los libros y la lectura. Una comunidad que vive el placer de leer, que disfruta vivir historias, compartirlas, conversar y debatir. Cada semana en Experiencia Leamos hay nuevas conversaciones con escritores, músicos, políticos, actores, filósofos, psicólogos. También podés participar de los talleres de lectura y un club de lectores exclusivos para suscriptores. Informate y comenzá ya mismo a disfrutar de todas las actividades.

LEER MÁS

Amelie Nothomb, la escritora que se juega la vida en cada novela

Agustina Bazterrica: “Soy una escritora truculenta; mi madre usa esa palabra”

MAS NOTICIAS