En pocos días, Angelito tendrá su hogar parisino repleto de chicas: “Tres mujeres en casa y muchos mimos para un hombre que lo merece todo…”, dice Jorgelina.
En pocos días, Angelito tendrá su hogar parisino repleto de chicas: “Tres mujeres en casa y muchos mimos para un hombre que lo merece todo…”, dice Jorgelina.

Tranquilidad es lo que se respira en esta casa del Arrondissement XVI –el Distrito 16– de París, a metros de la Place Charles de Gaulle donde se levanta el Arco de Triunfo, sobre la margen derecha del Sena. Y los motivos son varios. El primero, está a la vista. Jorgelina (35), la mujer de Angel Di María (29, se casaron el 30 de julio de 2011), ostenta una panza que hace 36 semanas no para de crecer.

Sí, en menos de quince días, la familia del futbolista de la selección argentina y el París Saint Germain contará con un integrante más. ¿Cómo recibió la noticia la pequeña hija de la pareja? "Mía (4) está feliz: ella quería una hermanita, se lo pedía a Dios, y la escuchó… Así que está feliz porque va a tener con quien jugar con sus muñecas. Le encanta el papel de hermana mayor", cuenta la mamá que acaba de revelar el primer misterio: Angel Di María será papá de otra niña. ¿El nombre? "Pía. Tres mujeres en casa, muchos mimos para un hombre que lo merece todo…", sigue.

¿El otro motivo de felicidad? Está claro: la clasificación de la Argentina para Rusia 2018, donde Di María fue el Lepera de Gardel, esa segunda guitarra perfecta que necesitaba Lionel Messi. ¿Si Fideo tiene un sueño? "Por supuesto que el sueño para 2018 es levantar la Copa del Mundo en Rusia. Ojalá Pía llegue con este mundial abajo del brazo", se abre el crack.

Pía nacerá el 3 de noviembre y, además de la nacionalidad argentina, llevará la francesa.
Pía nacerá el 3 de noviembre y, además de la nacionalidad argentina, llevará la francesa.

Este domingo 15 de octubre, los argentinos que juegan para el París Saint Germain –Di María, Javier Pastore y Giovanni Lo Celso– festejan el Día de la Madre. Y el clan llegado de Rosario no es la excepción: "Lo pasamos en familia, salimos a tomar mate a un parque con los argentinos que juegan con Angel y sus esposas… Además del cariño de Mia y Angel, también fui muy mimada por Alejandro e Ivana, dos amigos que trabajan para nosotros y viven en casa. Igual no le doy tanta importancia al "día de…", a una madre y a un padre se los mima todo el año…", sigue Jorgelina.

–Con Mía tuviste un embarazo complicado. ¿Cómo fue en este caso?
–En éste, al igual que el anterior, no tuve síntomas. Sólo muchísimo sueño. Pero estuve mucho más atenta a todo y rogando pasar las 29 semanas que fue cuando nació Mia de manera prematura. Hoy, con 36 semanas, es maravillosa la tranquilidad que siento. Si bien todos los embarazos son diferentes, necesitaba superar ese período.

–¿Y Angel cómo lo vivió?
–Angel, bueno… él es mi equilibrio, el que me da la paz y la tranquilidad clave cuando más lo necesito, mi cable a tierra. Fue súper positivo durante los casi nueve meses de este embarazo. Y, gracias a eso, logró que yo lo viviera de manera tan tranquila.

Pía nacerá en París. Hace cuatro años, Mia nació en España cuando Angel jugaba en el Real Madrid. “Una españolita y una francesa”, dicen los Di María.
Pía nacerá en París. Hace cuatro años, Mia nació en España cuando Angel jugaba en el Real Madrid. “Una españolita y una francesa”, dicen los Di María.

–¿No quedaron con miedos después del nacimiento prematuro de su primera hija?
–No, a pesar de lo que sufrimos con Mia, jamás tuvimos miedo de volver a ser padres. De hecho en octubre de 2016 perdí un embarazo de mellizos y seguimos adelante como siempre. Jamás me rindo en la vida: si pienso que se puede lo intento hasta el final.

–Después de esa situación… ¿no dudaste en volver a intentarlo?
–En todo lo que se trata de ser padres nunca hay que tirarse para atrás, es algo maravilloso. Rezo mucho por las mujeres que no pueden ser mamás; tengo personas muy cercanas que están en tratamiento hace tiempo y su único deseo es ser madres.

–¿Se aprende a ser padres o es siempre empezar de cero?
–Después de cuatro años uno aprende bastante esta tarea de ser padres. Y, como dicen todos los que tienen más de un hijo, con el segundo tenés menos miedos y te relaás un poco más, bueno… eso dicen… De todas maneras creo que durante toda la vida estamos aprendiendo a ser papás.

–¿Cómo viviste los momentos de tensión de la selección en medio de este embarazo?
–En estos últimos dos partidos de la eliminatorias lloré bastante, por Angel. Por un lado, porque fue el más golpeado. Por otro, porque soy argentina y quería ver a mi selección en el Mundial de Rusia 2018 como lo quise siempre. Amo el fútbol desde muy chiquita. Siempre que jugaba la Argentina, con mis hermanos varones y mis papás, estábamos firmes frente al televisor, a la hora que fuera.

Lionel Messi y Angelito fueron las dos grandes figuras del triunfo de la Argentina frente a Ecuador, que llevó a la selección de nuestro país al Mundial de Rusia.
Lionel Messi y Angelito fueron las dos grandes figuras del triunfo de la Argentina frente a Ecuador, que llevó a la selección de nuestro país al Mundial de Rusia.

–¿Pudiste desahogarte después de la clasificación?
–¿Desahogo? Todavía no llegó… me controlo muchísimo cuando subo algo en las redes, como se controlan la mayoría de los familiares de los chicos.

–¿Te molesta el rebote de algún comentario que pusiste?
–Es que hay prensa mala… Después de la clasificación al Mundial pusieron: "Terrible descargo de la mujer de Di María". Y yo apenas había escrito: "¡Gracias por tantas emociones! En las buenas estamos todos, en las malas sólo los que saben quiénes son y qué pueden dar. ¡Rusia, allá vamos! ¡Vamos argentina, carajo!". ¿Dónde está lo terrible? Los titulares son totalmente exagerados, puro humo…

–¿Y, con tanta crítica, Angel nunca perdió las ganas de venir a la selección?
–El siempre va positivo, confiado y con muchas ganas de ganar. Pero, lo que pasa después, es otro tema. En estos años noté que la gente descarga sus días malos contra estos jugadores. Insultan, se meten con las familias y pasan los límites del enojo.

“En estos últimos dos partidos de la selección lloré bastante porque Angel fue el más golpeado. Pero, a pesar de todo, él siempre respondió a cada convocatoria y puso el pecho”, confiesa Jorgelina.
“En estos últimos dos partidos de la selección lloré bastante porque Angel fue el más golpeado. Pero, a pesar de todo, él siempre respondió a cada convocatoria y puso el pecho”, confiesa Jorgelina.

–¿Sienten que los critican excesivamente?
–Sí, pero también hay que decir que es un grupo reducido. Les critican hasta cómo cantan el himno. No sé qué piensa la gente pero, si realmente no sintieran la camiseta, no dejarían a sus hijos llorando para viajar, ni se perderían cumpleaños, nacimientos y se quedarían en su casa, tranquilos, sin recibir insultos. Pero ellos responden a cada convocatoria sin dudar y le ponen le pecho a lo que venga. Pero ya te digo, son unos pocos, la mayoría de los argentinos los bancan a morir.

–Este año se habló mucho de un posible pase de Ángel. ¿Te veías haciendo valijas en pleno embarazo?
–Nosotros sabemos que entre enero y agosto todo puede pasar. Y en estos meses hubo varios clubes interesados en Angel. Pero obviamente que, donde él va, vamos nosotras. Cuando una mujer deja todo por un futbolista sabe que las valijas las tiene que hacer en cualquier momento. Pero bueno, de momento seguimos acá, que es una ciudad maravillosa para disfrutar. Así que, la próxima Di María, va a ser parisina. n

Por Julián Zocchi
Fotos: @emiliabrandaophoto

LEA MÁS: