Estas criptógrafas de la Segunda Guerra Mundial cambiaron la historia pero sus aportes apenas se conocen

El trabajo de estas mujeres consistía en manejar mensajes clasificados a través del Sistema de Comunicaciones de la Marina, asegurando la precisión y rapidez en la entrega de información sensible

Guardar

Nuevo

El trabajo de las Code Girls fue esencial para el éxito del Día D en Normandía (Fox Photos/Getty Images)
El trabajo de las Code Girls fue esencial para el éxito del Día D en Normandía (Fox Photos/Getty Images)

Durante la Segunda Guerra Mundial, las “Code Girls” eran miembros de la Reserva Femenina de la Marina de los Estados Unidos, conocidas como WAVES (Mujeres Aceptadas para el Servicio Voluntario de Urgencias).

Estas mujeres manejaban mensajes clasificados a través del Sistema de Comunicaciones de la Marina, codificando y descodificando información de vital importancia, según muestran los diarios de una de sus integrantes, Jean Sims, de 22 años en aquel entonces, en relatos publicados por CBS News.

“Nuestro objetivo era: hacer llegar los mensajes rápida y precisamente, manteniendo la seguridad”, escribió Sims en su diario. Asegurarse de que el enemigo no descifrara los mensajes era crucial para evitar que usaran la información para hundir barcos estadounidenses y matar a sus tripulantes.

El trabajo se realizaba en el Anexo del Comando de Comunicaciones Navales en Washington, D.C., un edificio donde diferentes salas estaban dedicadas a codificar y descodificar mensajes clasificados. Mensajes enviados desde “buques y estaciones de todo el mundo” pasaban por las manos de estas mujeres.

Las "Code Girls" manejaban mensajes clasificados de vital importancia durante la Segunda Guerra Mundial (Veterans History Project, American Folklife Center, Biblioteca del Congreso)
Las "Code Girls" manejaban mensajes clasificados de vital importancia durante la Segunda Guerra Mundial (Veterans History Project, American Folklife Center, Biblioteca del Congreso)

El trabajo de estas mujeres también incluía descodificar mensajes interceptados del enemigo. Los mensajes de alta importancia, como los referentes a la Operación Overlord, estaban “doblemente codificados” y utilizaban palabras clave, mencionó Sims en su diario. Este descomunal esfuerzo secreto fue parte de la inmensa estrategia que precedió al Día D, el mayor asalto aéreo, terrestre y naval de la historia.

Los riesgos de ser descubiertos eran significativos. Sims relató que la divulgación no autorizada de información podía resultar en ser sometida a un consejo de guerra, encarcelamiento o incluso la pena de muerte por traición. A pesar de la prohibición de llevar diarios, Sims escribió uno después de que las actividades de las Code Girls fueran desclasificadas, 60 años después del fin de la guerra.

Más que secretarias administrativas

El legado del trabajo de Sims y sus compañeras solo empezó a ser ampliamente reconocido en eventos como la reunión organizada por el Proyecto de Historia de Veteranos en marzo de 2019. Muchos familiares recién en esa reunión comprendieron que las “Code Girls” no eran simples secretarias administrativas, sino piezas fundamentales en la comunicación militar durante la guerra.

“Muchas de estas mujeres llevaron sus historias a la tumba”, dijo Mohindra, el encargado del proyecto a CBS News.

Jean Sims, parte de las "Code Girls", documentó su experiencia en un diario (Veterans History Project, American Folklife Center, Biblioteca del Congreso)
Jean Sims, parte de las "Code Girls", documentó su experiencia en un diario (Veterans History Project, American Folklife Center, Biblioteca del Congreso)

Durante su servicio, las Code Girls trabajaron en la sexta ala de un vasto edificio, facilitando la transferencia de mensajes mediante tubos neumáticos que conectaban diferentes salas.

Sims destacó también en su diario la estricta confidencialidad que envolvía su labor. Cada una comprendía la importancia de su trabajo y el impacto potencial en los esfuerzos de guerra, especialmente en operaciones como Overlord, que requerían una estricta confidencialidad para asegurar el factor sorpresa contra las fuerzas alemanas.

La Operación Overlord

Antes del desembarco de más de 150.000 soldados aliados en las playas de Normandía durante lo que se conocería como el Día D, sólo unas pocas personas fuera del ámbito militar sabían lo que se estaba preparando. Una de esas personas era Jean Sims, una criptógrafa que prestaba atención a ciertas palabras en los mensajes que descifraba diariamente.

El Día D, que ocurrió hace 80 años, marcó el inicio de la Operación Overlord. Fue una invasión crucial que permitió a las fuerzas aliadas, compuestas por soldados estadounidenses, británicos y canadienses, establecer un punto de apoyo en la costa de Francia y avanzar hacia el interior del país, que en ese momento estaba ocupado por el ejército nazi.

Los mensajes relacionados con la Operación Overlord estaban "doblemente codificados" (Fred Ramage/Keystone/Hulton Archive/Getty Images)
Los mensajes relacionados con la Operación Overlord estaban "doblemente codificados" (Fred Ramage/Keystone/Hulton Archive/Getty Images)

Según el Museo Imperial de la Guerra, este movimiento fue esencial para abrir un segundo frente contra las fuerzas alemanas.

Según Monica Mohindra, directora del Proyecto de Historia de Veteranos en la Biblioteca del Congreso, donde se conserva el texto de Sims, “ella siguió notando, una y otra vez, este término que ahora todos conocemos: Overlord. Ella entendió que era algo realmente importante y que tenía relación con los planes de una invasión cercana”, contó CBS News.

Este Proyecto de Historia de Veteranos ha recolectado miles de relatos sobre el Día D. Estas historias están accesibles al público e incluyen diarios no editados, entrevistas, videos y audios que ayudan a los lectores a comprender las perspectivas y emociones crudas de los veteranos.

La Operación Overlord, que ocurrió hace 80 años, fue fundamental para abrir un segundo frente contra las fuerzas alemanas (Corbis Historical/Getty Images)
La Operación Overlord, que ocurrió hace 80 años, fue fundamental para abrir un segundo frente contra las fuerzas alemanas (Corbis Historical/Getty Images)

Durante su labor, Sims no comprendía completamente el significado de Overlord. Mohindra aclaró que ella no se percataba de que, aparte del alto mando, era una de las pocas personas en el mundo que conocía sobre los planes del Día D. A través de las decodificaciones diarias, Sims fue sumando pequeñas pistas que le permitieron entender que se estaba preparando algo grande, aunque no conocía todos los detalles.

Aparte de Sims, miles de mujeres trabajaron en criptografía durante la guerra. Estas mujeres jugaban un papel crucial en la inteligencia militar, pero sus contribuciones permanecieron en gran parte ocultas durante décadas. La naturaleza secreta de su trabajo significó que muchas llevaron sus historias a la tumba, dejando un vacío en el reconocimiento histórico de sus esfuerzos.

Guardar

Nuevo