Una de las joyas del gótico en Europa: una catedral de más de 150 metros de altura donde descansan los restos de los Reyes Magos

Constituye uno de los monumentos más visitados de Alemania y su construcción se alargó durante más de 600 años

Compartir
Compartir articulo
Colonia, en Alemania (Shutterstock).
Colonia, en Alemania (Shutterstock).

En Europa podemos encontrar un gran número de iglesias y catedrales, pero ninguna como la que se ubica en la ciudad alemana de Colonia. Esta localidad es la cuarta más habitada del país germano y alberga una de las catedrales más impresionantes de Europa. Su estilo gótico la convierte en todo un símbolo en la ciudad, además, la estampa que crea junto al río Rin es una delicia.

Se ubica en el centro de la ciudad, y a pesar de su majestuosidad, sobrevivió milagrosamente a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Pero por si algo destaca la catedral de Colonia es por sus grandes torres de más de 150 metros de altura. A esto se le suma el tiempo que tardó en construirse, nada más y nada menos que 632 años. A pesar de ello, su imponente apariencia y valor histórico y cultural ha hecho que sea reconocida como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Te puede interesar: 5 lugares de España que parecen sacados de una película de Disney: del castillo de Blancanieves al pueblo más bonito de Asturias

Unas reliquias ocultas

La catedral de Colina se comenzó a construir en el año 1248 y se terminó en el 1880. Más de seis siglos después, se puede contemplar una de las joyas góticas de Europa. Pero esto no se queda aquí, pues su levantamiento se realizó sobre un antiguo templo medieval que sufrió un incendio en el mismo año de la construcción del monumento. Además, se dice que en su interior se encuentran los restos mortales de los Reyes Magos de Oriente.

Catedral de Colonia, en Alemania (Shutterstock).
Catedral de Colonia, en Alemania (Shutterstock).

Esto fue “un regalo que hizo Federico I Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, a la iglesia de Colonia en 1164, tras conquistar Milán”, tal y como cuenta el National Geographic. De esta forma, el actual templo se convirtió en un gran centro de peregrinación en toda Europa. A su vez, los más curiosos se preguntarán como ha podido llevar tanto tiempo la edificación de este monumento.

Te puede interesar: Una ruta para toda la familia a solo 40 minutos de Madrid perfecta para hacer en bicicleta

La respuesta está en que durante bastantes años la obra estuvo parada por la falta de fondos y de interés. Así, en el siglo XVI se paralizó su construcción hasta que en el XIX, el romanticismo alemán retomó el valor que le otorgaba la Edad Media. Durante el tramo final de su levantamiento, se mantuvo una arquitectura gótica inspirada en las grandes catedrales francesas. De esta forma, se alejó del clásico románico alemán y constituyó la catedral más alta durante su época.

Las diez iglesias más bonitas de Madrid: desde la 'Capilla Sixtina madrileña' hasta la cúpula más grande de España

En cuanto a su interior, más allá de los restos de los magos de oriente, la catedral destaca por albergar el tríptico de Stefan Lochner, así como una serie de cristaleras de colores que dejan con la boca abierta al visitante. Este si lo desea puede subir a lo alto de las torres desde donde se pueden contemplar una de las mejores vistas de la ciudad, si no la que más. Pero esto no se queda aquí, pues la imagen que crean en la ciudad es una de las más especiales del continente.

Catedral de Colonia, en Alemania (Shutterstock).
Catedral de Colonia, en Alemania (Shutterstock).

Cómo visitar la catedral de Colonia: horarios y precios

Para conocer mejor la inmensidad de esta obra de arte gótica, lo mejor es verlo con los propios ojos. Si se está por la región, la catedral de Colonia se convierte en una parada obligatoria. De esta forma, para visitarla se deben tener en cuenta ciertos aspectos como el horario turístico y el precio de acceso.

Te puede interesar: La Caverna de Santo Estevo do Sil: el nuevo destino turístico de Galicia que está causando sensación

Tal y como cuenta su página web, suele estar abierta a los turistas los días laborables (de lunes a sábado) de 10:00 h a 17:00 h y los domingos de 13:00 h a 16:00 h. Durante las misas, las visitas turísticas no se permiten. En cuanto al precio, la entrada es gratuita, aunque si se desea subir a las torres se debe pagar un suplemento. También hay posibilidad de hacer visitas guiadas, para ello consultar la página web de la catedral.