Los autopartistas presentaron la denuncia ante Defensa de la Competencia
Los autopartistas presentaron la denuncia ante Defensa de la Competencia

La Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) concretó el pedido de investigación a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) para que determine si ciertas conductas de Renault Argentina configuran "abuso de posición dominante" y, en su caso, "ordene su cese, en defensa del orden público económico", informó la entidad que nuclea a los autopartistas mediante un comunicado.

El conflicto escaló a fin del año pasado, cuando producto de la fuerte devaluación, las terminales, pero fundamentalmente Renault, no les reconocieron a sus proveedores los mayores costos producto del dólar más caro. Ese fue el motivo que impulsó a AFAC a buscar una salida, que finalmente se resolvió con la presentación del caso en la CNDC.

Fuentes de Renault aseguraron que aún no recibieron ninguna notificación por parte de Defensa de la Competencia

Se trata de un típico caso de relación entre una gran empresa y sus proveedores alcanzado por el reciente decreto que modifica la reglamentación de Lealtad Comercial. Desde la entidad que dirige Raúl Amil afirmaron que el pedido de investigación fue presentado en Defensa de la Competencia, podría ser tratado bajo cualquiera de las dos normas.

Según el comunicado, el pedido de investigación mencionado expone cuestiones generadas por una situación de monopolio de Renault (comprador único) sobre los proveedores argentinos que producen para esa terminal, al ser la empresa la única demandante de autopartes diseñadas y desarrolladas para la fabricación local de vehículos de su marca, y de sus repuestos.

Los miembros de AFAC le habían planteado la preocupación al ministro Dante Sica
Los miembros de AFAC le habían planteado la preocupación al ministro Dante Sica

Fuentes de Renault aseguraron que aún no recibieron ninguna notificación por parte de Defensa de la Competencia, por lo que no pueden expedirse al respecto. "La compañía, a través de su Dirección de Compras atiende en forma directa y sin intermediarios a cada uno de sus proveedores. Hoy no se registra ningún problema de abastecimiento ni falta cumplimiento de contratos previstos con ninguna autopartista proveedora de Renault", señalaron desde la compañía francesa.

"Además, durante el período de garantía de sus vehículos, se estaría generando un monopolio ante las restricciones de los consumidores para acceder a talleres especializados independientes. A ello se suma que existe un monopolio para vender repuestos a su red de talleres oficiales, dado que prohíbe la provisión directa de los mismos por parte de las fábricas de autopartes", agrega el parte de prensa enviado por AFAC.

La denuncia también se basa en que "los proveedores de autopartes tienen altísimas barreras de salida para desplazarse rápidamente a otros clientes que permitan sustituir la producción". Por otro lado, el costo de desvincular personal específicamente capacitado es muy elevado y son numerosas las obligaciones pendientes con acreedores financieros y proveedores, y los altos costos fijos no pueden ser absorbidos por otros proyectos, dijeron los autopartistas.

Durante el período de garantía de sus vehículos, se estaría generando un monopolio ante las restricciones de los consumidores para acceder a talleres especializados independientes. A ello se suma que existe un monopolio para vender repuestos a su red de talleres oficiales (AFAC)

Por su parte, la modalidad de cálculo de los derechos de exportación sobre los vehículos, que excluye a las autopartes importadas, incentiva a Renault a importar cada vez más componentes para reducir el peso efectivo de dicho tributo. Este punto incluye a todas las terminales, y es un reclamo que AFAC viene realizando al Gobierno desde que se aplicaron las retenciones.

"Asimismo, los autopartistas deben cumplir directivas contractuales, comerciales, logísticas y productivas impuestas por Renault, por lo que se considera necesaria la investigación sobre la existencia de abusos facilitados por la posición dominante", aclararon desde la entidad.

El conflicto escaló a fin del año pasado, cuando producto de la fuerte devaluación, las terminales no les reconocieron a sus proveedores los mayores costos producto del dólar más caro

De acuerdo con el comunicado, entre las posibles prácticas abusivas de Renault al contratar a una empresa autopartista local, se encuentran: restricciones para abastecer al mercado de reposición independiente; facultad de terminar los contratos con las autopartistas sin causa ni indemnización; control de los cambios accionarios de los proveedores; reserva del derecho de imponer co-proveedores con responsabilidad solidaria; control unilateral de los productos; atribuciones unilaterales para ejercer el derecho de multar a la empresa autopartista, de compensar sus deudas con tales multas y de resolver el contrato por acumulación de multas; y el no reconocimiento de mayores costos derivados del aumento del tipo de cambio, costos de materias primas, mano de obra u otras variables económicas.

Los autopartistas le plantearon a la CNDC que el caso reviste interés económico general, ya que el desequilibrio de la balanza comercial sectorial (sólo autopartes, sin vehículos), fue en 2017 de USD 6.710 millones (80% del déficit comercial total de la Argentina de ese año) y el rubro genera 55.000 puestos de trabajo directos en todo el país. En este marco, la entidad se mostró expectante de que la comisión "arroje luz sobre las prácticas de Renault que son perjudiciales para la industria autopartista y haga cesar tales conductas".

Seguí leyendo: