Práctica repetida: bloqueo gremial a una planta láctea genera tensión en una localidad del interior bonaerense

Se trata la única industria de Moctezuma, un pueblo del centro-norte de la provincia. Los motivos de la protesta, la posición gremial y la opinión de una de las entidades del campo. Según el abogado de la empresa, el gremio busca la cooperativización de las Pyme

El ingreso a la planta de Lácteos Vidal, en la provincia de Buenos Aires.
El ingreso a la planta de Lácteos Vidal, en la provincia de Buenos Aires.

Desde la madrugada del último jueves, al la hora del ingreso de los primeros trabajadores, en la localidad bonaerense de Moctezuma, miembros de la Asociados de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) mantienen un bloqueo a la planta de Lácteos Vidal

El enfrentamiento entre quienes quieren cumplir con sus obligaciones laborales y quienes responden al secretario general de Atilra en Trenque Lauquen, Gastón Moreno paralizó la actividad de la empresa, que trabaja seis días a la semana y procesa más de 500 mil litros semanales para producir queso mozzarella, ricota y quesos duros, principalmente, como desde 1981 cuando la conformara el patriarca de la empresa, Vidal Bada Blanco.

El pasado 18 de julio la planta ya había sido bloqueada, pese a que es la única empresa instalada en el pueblo y ocupa 47 personas. Según pudo saber Infobae, en esa oportunidad se registraron pedradas en la casa del encargado, que vive frente a la empresa, se tajearon cubiertas de un vehículo y hasta se persiguió a dos trabajadores que quisieron ingresar por la parte trasera de la planta. Fueron tres días de paralización, hasta que el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria para resolver el reclamo gremial.

Seis trabajadores habían solicitado aquella vez no estar encuadrados en Atilra, que no aceptaba ese derecho. También había un reclamo de recategorización de 14 personas, de las cuales en sólo un caso resta una definición ministerial. Además, desde la empresa aseguran estar en regla con el pago de aportes gremiales, salarios, aguinaldos y carga impositiva, por lo que el conflicto, lejos de relacionarse con los trabajadores, se debe al deseo del gremio de no perder ingresos relacionados en particular con los seis empleados que no quieren vínculos con la gremial.

Infobae consultó al doctor Juan Beluardo, representante de la empresa, quien confirmó que las denuncias por el bloqueo están radicadas en la Comisaría de Carlos Casares, en la DDI y que deben ser atendidas por la Fiscalía N°3 de Trenque Lauquen. Para el letrado, el malestar del gremio se origina, además del bloqueo con un despido con causa que no fue aceptado por el gremio, por tres disputas laborales que en 2018 el gremio perdió, por lo que teme estar otra vez ante una situación similar.

“Es difícil de entender que se desobedezca a una conciliación dictada desde el 20 de julio, entonces si la cuestión está tramitada en el Ministerio de Trabajo y también en la Justicia, ¿cuál sería la razón para tomar la fábrica y presionar para hacer la voluntad del gremio?”. Según Beluardo. se repite un modelo de procedimiento que el sindicato tiene desde hace varios años y que aplica, sobre todo, a empresas pyme: “buscar la salida hacia un cierre y la conformación de una cooperativa”.

Ya son tres los días de bloqueo a la planta láctea.
Ya son tres los días de bloqueo a la planta láctea.

Por su parte, Alejandra Bada Blanco, la actual responsable de la empresa confirmó que “en el gremio existe una actitud de odio, persecución, hostigamiento”, que no sólo afecta a los trabajadores, sino que también se extiende a prestadores de servicios que durante estos días no pueden trabajar ni cobrar, aunque también a los más de 20 tambos que no pueden entregar materia prima. En las últimas horas el bloqueo cuenta con presencia policial, para evitar situaciones de violencia, permitiendo que seis trabajadores se hayan presentado esta mañana a cumplir con su turno, a modo de apoyo para la empresa.

“Estamos con los silos de leche vacíos, no podemos arriesgarnos a recibir leche porque no sabemos cuándo vamos a poder volver a trabajar. Lo único que pedimos es poder seguir trabajando para no poner en riesgo a tantas familias que viven de este trabajo y a nuestra propia empresa”, aseguró la mujer que dio a conocer el problema a través de un video en redes sociales, este viernes. También interviene en las gestiones del caso para su resolución la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas. Desde la firma se destaca que a diferencia de julio, en esta oportunidad el centro de distribución de Capital Federal no fue bloqueado, lo cual marca una diferencia interna en los criterios de Atilra.

Idas y vueltas

Este sábado, a través de un texto Atilra estableció situaciones del pasado vinculadas a tratos violentos por parte de la empresa con sus trabajadores, e incluso se difundieron videos en los que se ve a la responsable de la empresa pedir hablar en privado con trabajadores que forman parte del piquete. La seccional Trenque Lauquen cuenta con el apoyo del secretario de General Rodríguez, Eber Ríos, aportando un capítulo más a la interna gremial, que si bien no es pública, si es conocida por los trabajadores.

Son los Vidal los que se negaron sistemáticamente a sentarse a una conciliación obligatoria para solucionar los muchos problemas que tienen con sus trabajadores”, expresó el gremio, aunque desde la empresa sostienen que es no se ajusta con la realidad del trámite en curso ante el Ministerio de Trabajo de la Provincia. “Se niegan a las leyes laborales. Toman gente fuera del Convenio Colectivo de Trabajo por la actividad que desempeñan, y tienen absoluta resistencia a cualquier derecho que mejore la vida de los mismos. En conclusión, son patrones de estancia del Siglo XXI. Inadmisible”.

Horacio Salaverri, presidente de CARBAP.
Horacio Salaverri, presidente de CARBAP.

Además de recibir el apoyo de figuras políticas de la oposición por el caso, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) emitió un comunicado en el que manifiesta que “ve con profunda preocupación, y repudia los actos de vandalismo y bloqueo en la planta de Lácteos Vidal”.

“El estado de indefensión que se manifiesta en estos ciudadanos argentinos que invierten, producen y generan puestos de trabajo para la comunidad es alarmante. Leche que no se puede entregar a la planta ni procesar, dueños de la planta presos en su propio establecimiento por no poder salir del mismo por instancia de los sindicalistas del gremio lechero, empleados amenazados por gremialistas fuera de sí, y la justicia que no actúa”, agregó el pronunciamiento de la entidad.

Por último, la institución pone de manifiesto la falta de diálogo resolutivo, la demora en la Justicia, la ausencia de intervención de los estados que en este caso afectan a la industrialización de la ruralidad y la ponen en riesgo. “Desde CARBAP instamos al Gobierno a articular los mecanismos que aseguren el mantenimiento de las fuentes de producción y el trabajo, en este contexto tan difícil para el país”, concluyó el comunicado.

SEGUIR LEYENDO: