El Gobierno anunciará el nuevo esquema de exportación de carne: siguen las trabas, pero serán más flexibles

A partir de 2022, aquellos cortes que no están vinculados al mercado interno, salvo siete cortes populares, podrán venderse en el exterior. La primera reacción de una de las entidades

El ministro de Agricultura Julián Domínguez encabezará hoy desde las 18hs, en la sede de la cartera agropecuaria, un nuevo encuentro con la dirigencia del campo que integra la Mesa de Enlace. Allí se definirá el nuevo esquema de exportación de carne vacuna para el año próximo.

Está asegurado que la intervención oficial continuará, con una suerte de flexibilización en los envíos, lo que da por tierra el anhelo del campo de que se produzca una liberación total.

En representación de los productores agropecuarios asistirán a la reunión de hoy, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Jorge Chemes; el presidente de la Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni; el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, y el Vicepresidente de Coninagro, Elbio Laucirica, quien seguirá relacionado con la Mesa de enlace y sus reuniones con el Gobierno, más allá de que Carlos Iannizzotto regresó a la presidencia de la entidad luego de participar en las últimas elecciones legislativas como candidato a diputado nacional.

El Gobierno anunciará que el año próximo liberará el sistema de cuotificación de exportaciones para aquellos cortes vacunos que no están relacionados con el mercado interno

Tras las negociaciones con los técnicos de las entidades durante el último martes, según comentaron diferentes fuentes del sector privado a este medio, el Gobierno anunciará que el año próximo liberará el sistema de cuotificación de exportaciones para aquellos cortes vacunos que no están relacionados con el mercado interno, mantendrá la prohibición de exportar los 7 cortes populares, entre ellos el asado, al matambre y el vacío, y seguirán sus restricciones las cuotas arancelarias.

En relación a las liberaciones, las mismas contemplarían a la categoría D y E de la vaca con destino a China, y otros cortes de la vaca como el garrón y el brazuelo. También se liberaría la exportación de carne kosher a Israel, que actualmente se encuentra cuotificada. En la reunión de hoy se definirá el caso de la vaca gorda, que contiene cortes parrilleros, y el novillo Hilton. Por otro lado, se avanzaría con la creación de un Registro de Operadores de Exportación y de un Consejo Consultivo, encabezado por el ministro Domínguez, para realizar un seguimiento del funcionamiento de la cadena de ganados y carnes.

Los integrantes de la Mesa de Enlace.
Los integrantes de la Mesa de Enlace.

En ese sentido, en marzo del año próximo se realizará una revisión del esquema de exportación cuando se puedan determinar los números finales de stock vacuno. Más allá que en la reunión de técnicos de Agricultura y de la Mesa de Enlace “convalidaron la metodología establecida mediante Resolución 105 con fecha octubre del 2019 para el registro pecuario, que reafirma que al día de la fecha el stock de ganado bovino es de 53,5 millones cabezas”, hay diferencias desde el sector privado con estas estadísticas, que se ubicarían en 53,9 millones de cabezas.

Si bien las medidas que finalmente anuncie esta tarde el ministro Julián Domínguez serán diferentes a lo planteado por la dirigencia del campo, que viene reclamando la reapertura total de las exportaciones, para muchos el escenario es muy diferente al de semanas atrás cuando el Secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, habló de la posibilidad de aumentar las retenciones y desacoplar los precios internacionales de los valores de los alimentos en el mercado interno.

En la reunión de hoy se definirá el caso de la vaca gorda, que contiene cortes parrilleros, y el novillo Hilton

Ayer por la mañana, en el seno de Confederaciones Rurales Argentinas, una de las entidades de la Comisión de Enlace, los integrantes de su Mesa directiva plantearon al presidente Chemes que la postura que hay que llevar a la reunión es de insistir con el reclamo de eliminar todo tipo de restricciones a la exportación de carne, como así también frenar la intervención en los mercados de maíz y trigo, donde ambos cultivos aportarán en la presente campaña agrícola una cosecha histórica.

Pronunciamiento

En este contexto, los integrantes de la Mesa de Enlace de Córdoba rechazaron ayer de plano la continuidad de la intervención en el mercado cárnico y pidió la liberación total de las exportaciones. En un comunicado, señalaron que “desde la producción leemos con preocupación los lineamientos que, sin consulta previa, se pretenden establecer para un supuesto plan ganadero. Sin embargo, todo plan ganadero necesita que las ventas externas estén abiertas y sin cuotas de ningún tipo. Asimismo, no será posible alcanzar mayor producción de carne cuando se limita la demanda cerrando o cuotificando las exportaciones”.

Presentaron una propuesta para lograr una coexistencia entre la exportación y el mercado interno de la carne. (REUTERS/Agustin Marcarian)
Presentaron una propuesta para lograr una coexistencia entre la exportación y el mercado interno de la carne. (REUTERS/Agustin Marcarian)

Los titulares de la Mesa de Enlace provincial entienden que los argumentos del Gobierno para cuidar la mesa de los argentinos “son insostenibles”, al asegurar que la exportación no es la responsable de la suba de precios al consumidor, sino que eso es producto “del desmanejo económico y la inflación” de la cual el Poder Ejecutivo es responsable, es especial, de la erosión de los ingresos de la población, destacó el escrito. A lo que hay que agregar, que en todo este tiempo el campo cuestionó la alta carga impositiva que impacta en el precio final de los alimentos, que en el caso de la carne llega a casi el 30 por ciento.

“Son insostenibles los argumentos del Gobierno al asegurar que la exportación no es la responsable de la suba de precios al consumidor”. (Mesa de Enlace de Córdoba)

“Hay que dejar de hablar con eufemismos como ‘administrar la demanda’. En vez, el gobierno tendría que empezar a ocuparse de controlar la inflación, sin buscar chivos expiatorios. Por eso, reclamamos desarmar todas estas intervenciones nocivas que ocasionan importantes daños a la producción y a los consumidores. Solo así defenderemos la mesa de los argentinos, el trabajo digno y la producción”, agregó la dirigencia.

Párrafo aparte tuvo el caso de la intervención indirecta o informal denunciada por los ruralistas de los mercados de trigo y maíz, por lo que también reclamaron el cese definitivo de la misma. “Los mercados deben funcionar sin trabas, en el que los compradores compitan libremente por los granos, sin acuerdos espurios ni órdenes por debajo de la mesa, sin cartelizaciones”, concluyó el escrito.

Propuesta

Por su parte, en las últimas horas un sector de la comercialización alcanzó al Gobierno una propuesta para lograr una coexistencia entre la exportación y el mercado interno de la carne. Es por eso que la Cámara de Matarifes y Abastecedores (Camya) presentó a Domínguez un “Programa de Armonización del Consumo y Exportación de Carnes” por los próximos cuatro años.

El plan diseñado por la cámara empresaria contempla el diseño de “sistemas de exportación” ligados a parámetros de abastecimiento interno. Esto quiere decir que, a modo de ejemplo, por cada un kilo de carne que se envíe al exterior, 3 kilos deberán ser volcadas al mercado interno, “ya que exportar un 25% de la faena global es un parámetro histórico de equilibrio, aunque la definición de la proporción definitiva surgirá de los correspondientes estudios técnicos”.

Asimismo, plantean la creación de Certificados de Crédito Exportador (CCE) para aquellas matrículas habilitadas para realizar envíos al exterior, los cuales pueden ser transferibles desde plantas de consumo que abastezcan al mercado interno a exportadores. Estos certificados tendrán validez durante seis meses, mientras que una vez vencidos se redistribuirán proporcionalmente entre las matriculas habilitadas que hayan exportado al efecto de no limitar las exportaciones globales.

Entre los resultados buscados por la iniciativa, Camya destacó que la misma “preserva el abastecimiento interno manteniendo un equilibrio natural entre la exportación y el consumo con pautas predecibles y estables manteniendo el libre juego de la oferta y la demanda en el marco de estas regulaciones” y que al mantenerse anualmente la proporción consumo- exportación “se establecen reglas estables para un mejor funcionamiento comercial”.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online