Un influyente think tank de Washington elogió el acuerdo con los bonistas, pero advirtió por la inflación

Brad Setser, del Council on Foreign Relations, dijo a Infobae que el FMI seguramente refinanciará la deuda del país, aunque a cambio controlará los niveles de emisión monetaria

Brad Setser dijo: "el acuerdo con los bonistas fue bueno y el FMI postergará el pago de la deuda del país"
Brad Setser dijo: "el acuerdo con los bonistas fue bueno y el FMI postergará el pago de la deuda del país"

Un calificado analista de Washington afirmó que el acuerdo alcanzado con los bonistas es una buena base para que la Argentina retome las políticas que necesita para crecer y pagar su deuda en el mediano plazo.

Se trata de Brad Setser, agudo observador de la situación de los mercados emergentes y senior fellow de economía internacional del Council on Foreign Relations, uno de los think tanks más influyentes de Washington. Su expertise incluye macroeconomía, flujo de capitales, análisis de vulnerabilidades financieras, reestructuración de deudas soberanas y manejo de crisis financieras.

En diálogo telefónico con Infobae desde Estados Unidos afirmó: “el acuerdo con los bonistas es bueno, porque alcanza los objetivos básicos que se había fijado la Argentina en términos de alivio del flujo de pagos y una mejora marginal en términos de capital; es una base positiva”.

La decisión de los acreedores de aceptar se basa en que se trataba de fondos de inversión “razonables” que no estaban buscando litigar y en el pobre desempeño previo de los bonos argentinos

El especialista sostuvo que la decisión de los acreedores de aceptar se basa en que se trataba de fondos de inversión “razonables” que no estaban buscando litigar y en el pobre desempeño previo de los bonos argentinos, lo cual les genera a los nuevos títulos “una tasa de mediano plazo de ganancia razonable para los acreedores”.

“Si la Argentina se retiraba de las negociaciones, los acreedores iban a estar peor que con este acuerdo”, aclaró, luego de conocerse el acuerdo entre ambas partes el martes pasado.

Por esta razón, expresó su deseo de que no se repita la larga pelea que el país mantuvo entre 2005 y 2015 con los holdouts, pero aclaró que “habrá que esperar si efectivamente hay una amplia participación de todos los bonistas” en el canje planteado hasta el 24 de este mes.

El ministro Guzmán con Jennifer O'Neil  de BlackRock, en el cierre de las negociaciones
El ministro Guzmán con Jennifer O'Neil de BlackRock, en el cierre de las negociaciones

“No sé si el porcentaje de participación alcanzará para activar las cláusulas de acción colectiva en todos los bonos, pero en la mayoría creo que sí”, comentó.

De inmediato, afirmó: “si hay litigio, espero que la Argentina no cometa los mismos errores que en el pasado”.

En cuanto a las discusiones con el FMI, sostuvo: “los lineamientos son bastante claros para un nuevo programa, pero igual la discusión particular de los temas llevará algún tiempo y provocará algún ruido”.

El FMI debe refinanciar al país y sabe que debe postergar los pagos y, a su vez, la Argentina puede beneficiarse de algunos fondos adicionales por el Covid 19 para sumar reservas al Banco Central”, expresó.

Si hay litigios con los bonistas, espero que la Argentina no cometa los mismos errores que en el pasado

En este sentido, recordó que el ministro Martín Guzmán “siempre dijo que se necesitaba una deuda sustentable, pero también una situación de equilibrio fiscal”

“Por supuesto que habrá tensión cuando se plantee un ajuste; siempre ocurre, porque hay desafíos por el Covid y por la recesión previa, así que no será fácil. Pero dada la situación fiscal argentina, es lógico que el FMI le brinde un financiamiento”, opinó.

En particular, consideró que las reformas que Economía discutirá con el organismo tienen que ver con el camino de consolidación fiscal que debe construir el Gobierno, sobre todo porque las necesidades de gasto en el corto plazo serán mayores por la pandemia y “por eso necesitará financiamiento del FMI”.

Por otro lado, descartó que el Gobierno pueda volver al mercado de capitales voluntario en el corto plazo, pese a la abundante liquidez que está siendo aprovechada por el resto de la región. “Absolutamente no, hasta dentro de varios años. Los países de la región que ahora toman deuda no lo hicieron en las magnitudes que tomó la Argentina en 2016 y 2017, ni tienen una deuda tan grande con el FMI. Así que el Gobierno no podrá tomar prestamos en el mercado. Pero como tiene problemas, el FMI sí le puede prestar”, aclaró.

Hay un riesgo de que la emisión monetaria puede llegar a un nivel descontrolado, pero ese peligro puede reducirse con el acuerdo con el FMI

Además, consideró que un programa con el Fondo ayudará a anclar las expectativas para controlar la suba de la inflación, en medio de algunos pronósticos preocupantes por la suba de precios, un fenómeno casi único en el mundo.

Las condicionalidades del FMI serán un ancla para la política monetaria. Hay un riesgo de que la emisión puede llegar a un nivel descontrolado, pero ese peligro también puede reducirse con el deal con el FMI”, agregó.

Setser descartó que Estados Unidos vaya a ayudar para un nuevo acuerdo con el organismo de crédito multilateral, pero aclaró que tampoco se opondrá, al igual que ocurrió en la negociación con los bonistas.

El presidente Donald Trump, demasiado ocupado con los desafíos domésticos como para ocuparse de la Argentina, según Setser
El presidente Donald Trump, demasiado ocupado con los desafíos domésticos como para ocuparse de la Argentina, según Setser

“La administración Trump tiene otros asuntos que lo tienen ocupados. Fue un error no ocuparse de los países emergentes con muchos problemas. Pero en realidad, su primer trabajo debe ser controlar la expansión de los contagios del Covid”, sentenció.

En particular, dijo: “no creo que sea un obstáculo ni una ayuda en el programa con el FMI”. Del mismo modo, descartó que el Tesoro de ese país vaya a jugar un rol activo en favor del Gobierno.

De fondo, está el problema de la falta de crecimiento del país en la última década. “La virtud es que el porcentaje de deuda del país no es tan alto y con este acuerdo ahora tiene un alivio adicional, pero el Gobierno debe tener cuidado de que el peso no se sobrevalue y el país pierda competitividad. Eso depende obvio en parte de Brasil, pero, a la vez, la Argentina necesita nuevas industrias y de nuevo financiamiento”, detalló.

De fondo, está el problema de la falta de crecimiento del país en la última década. “La virtud es que el porcentaje de deuda del país no es tan alto y con este acuerdo ahora tiene un alivio adicional

En cuanto a la región en general, admitió que, más allá de haber quedado ahora como el epicentro con más contagios del mundo por Covid, debe resolver la falta de crecimiento robusto que sufrió en los últimos años, frente al buen panorama que mostró en la primera década del nuevo siglo, en medio del boom de las materias primas. “Está claro que luego de que este boom se terminó, sufrió mucho y puede ser el momento de empezar a trabajar en este problema”, expresó.

De todos modos, aclaró que ya no contará con China para traccionar una demanda importante, aunque el gigante asiático sí puede jugar un rol importante como agente financiero, algo que, admitió, le preocupa a Estados Unidos.

En cuanto a la influencia que tendrán las elecciones de noviembre próximo en Estados Unidos, destacó que lo más importante es el equilibrio que deberá mantener Trump con México si gana nuevamente, entre su deseo de terminar el muro y la necesidad de que China no aproveche esa grieta para sumar influencia en ese país.

Si, en cambio, ganara el candidato demócrata Joseph Biden, apostó a que habrá una relación más amigable con varios países de la región, “aunque algunos presidentes como Jair Bolsonaro se sienten más cómodos con Trump”, concluyó.

Seguí leyendo:

Información provista porInvertir Online