Los proveedores locales de ropa ganarán terreno por la devaluación y las restricciones oficiales para importar
Los proveedores locales de ropa ganarán terreno por la devaluación y las restricciones oficiales para importar

La administración del comercio, el dólar alto y la falta de caja de las empresas generó el combo perfecto para que, lentamente, vayan cambiando las estrategias comerciales de las marcas, los comercios y las cadenas minoristas de cara a los próximos meses.

Si bien todavía es una tendencia incipiente, ya que el gobierno de Alberto Fernández asumió hace menos de dos meses, diferentes sectores productivos que se vieron perjudicados por la apertura de las importaciones en los últimos cuatro años comenzaron a recibir consultas y hasta pedidos concretos de fabricación nacional, según pudo corroborar Infobae de varias fuentes sectoriales.

En lo que respecta a la administración del comercio, que se lleva adelante desde la secretaría que dirige Ariel Schale dentro de Desarrollo Productivo, el objetivo no es cerrar las importaciones, pero sí cumplir con los controles que establecen las licencias no automáticas –que permiten analizar el pedido durante 60 días– y regular las compras al exterior en función de la disponibilidad de divisas y de la posibilidad de sustituir esa importación por un producto nacional.

En el caso del sector del calzado, fuentes de la industria aseguraron que desde el Gobierno ya les avisaron que sólo se permitirá importar entre 20 y 22 millones de pares en el año, frente a los 36 millones de los últimos dos años, por lo que generó en el sector crecientes expectativas sobre el aumento de la demanda que podrían tener. Incluso, dijeron las fuentes, la fábrica Grimoldi ya está contactando y cerrando acuerdos con fábricas locales para ampliar su producción localmente, ya que en los últimos períodos había abandonado la fabricación. Otras empresas también tuvieron pedidos de cotización por parte de los supermercados, aunque aún están en período de muestras y de consensuar precios.

Ariel Schale, secretario de Industria
Ariel Schale, secretario de Industria

“Desde hace varios meses que empezó a haber una inquietud en el sector de retomar parte de la producción nacional que se había abandonado. El cambio político que ya se veía en agosto sumado a la suba del dólar y una perspectiva inestable respecto del tipo de cambio oficial que había entre agosto y septiembre, ya dieron las primeras señales”, afirmó a este medio el titular de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), Claudio Drescher, al agregar que “se está tratando de revitalizar el tejido productivo que se desarmó”, que “ya hay decisiones tomadas y empieza a haber búsquedas de lugares para producir para el último tramo del invierno y el verano próximo”.

También jugó en este cambio de estrategia la cuestión financiera, que complica la posibilidad de importar a las compañías, ya que tienen que dar un adelanto del 30% y antes del embarque, otro porcentaje similar. “Hay un cambio de política económica que los empresarios visualizan con velocidad y se adecuan a estas nuevas realidades que se avecinan. Se nota un mayor optimismo, más allá de que sabemos que el consumo va a subir lentamente”, remarcó Drescher.

Desde hace varios meses que empezó a haber una inquietud en el sector de retomar parte de la producción nacional que se había abandonado. El cambio político que ya se veía en agosto sumado a la suba del dólar y una perspectiva inestable respecto del tipo de cambio oficial que había entre agosto y septiembre, ya dieron las primeras señales (Drescher)

Por su parte, el presidente de la Cámara del Sweater, Pedro Bergaglio, aseguró que el sector arrancó el año con muchas expectativas y que “hay muchas consultas y, por ahora, tibias compras". “Ante la vista de que volvió la administración de comercio, la gente está previendo que si mejorara un poco el consumo puede llegar a necesitar mercadería. Pero las marcas ya tienen comprada afuera la mercadería de invierno y nuestro sector no es fuerte en verano", señaló el industrial.

Fuentes de varios supermercados aseguraron que se está comenzando a revisar la estrategia comercial y que seguramente se profundizará la integración nacional en los sectores más sensibles, como pueden ser textil, calzado o electrodomésticos. “En algunas categorías estamos comenzando con rondas de negocios para conocer nuevos proveedores, pero el trabajo con las pymes es algo que venimos desarrollando en los últimos años. Hay áreas más sensibles, como el textil, donde vamos a profundizar la integración”, dijeron fuentes de una importante cadena, que afirmaron que “la restricción más fuerte hoy de las importaciones es del tipo de cambio”, además de las licencias.

Ante la vista de que volvió la administración de comercio, la gente está previendo que si mejorara un poco el consumo puede llegar a necesitar mercadería. Pero las marcas ya tienen comprada afuera la mercadería de invierno y nuestro sector no es fuerte en verano (Bergaglio)

Según dijeron en Walmart, la cadena viene trabajando de forma “sostenida y consistente en los últimos años, por incrementar las oferta nacional de productos en las sucursales, con la excepción de categorías que no tengan desarrollo local o su abastecimiento sea limitado”, y hoy está “trabajando con las principales cámaras industriales con miras a desarrollar productos textiles, de electro y juguetería, así como visitar nuevos proveedores y plantas, con el objetivo de ofrecer una línea de productos exclusivos e –incluso- de marca propia de fabricación nacional.

"Estamos trabajando para aumentar hasta alcanzar hasta un 80% (dependiendo de la categoría) de participación de los productos de fabricación nacional”, aseguraron las fuentes.

Los productores de anteojos también están percibiendo una mayor actividad. En los últimos 15 a 20 días, mayoristas que estaban comprando productos en el exterior comenzaron a llamar y a circular por las fábricas locales en busca de mercadería.

En Walmart aseguran que vienen trabajando de forma “sostenida y consistente
En Walmart aseguran que vienen trabajando de forma “sostenida y consistente" para incrementar las oferta nacional de productos en las sucursales (REUTERS/Kamil Krzaczynski)

Según aseguró el dueño de LGI y de la marca Union Pacific, Norberto Fermani, las expectativas cambiaron con el triunfo electoral de Alberto Fernández y comenzó a percibirse que las marcas y los distribuidores mayoristas reaparecieron. “Nosotros estamos trabajando al 50% de nuestra capacidad. No tenemos historia de una caída así, salvo en el segundo semestre de 2001. Tuvimos que reducir personal. La fábrica es un cementerio”, aseguró el también presidente de la Cámara Argentina de la Industria Optica (Cadioa).

“Todavía es muy suave el movimiento. Falta dinero en el mercado, pero hay buena esperanza, estamos empezando a sentir que se empiezan a recomponer los stocks y, por ende, a subir la demanda”, sostuvo el dueño de TN & Platex, Teddy Karagozian. A su vez, desde la Fundación Pro Tejer, el secretario Luciano Galfione, aseguró que “muchos de los que suelen importar bastante empezaron a tener reuniones con sus viejos proveedores previendo la temporada de verano”.

En la industria del juguete, la temporada fuerte es Navidad y Reyes, que ya pasó, y el Día del Niño, en agosto, para lo que todavía faltan varios meses. Por lo que por ahora lo único que tienen son expectativas de que este año crezcan fuerte las ventas. Las cadenas, según dijeron fuentes de la cámara, todavía tienen mucho stock de producto importado, lo que hará que se demoren los nuevos pedidos.

Seguí leyendo: