Fabián Doman, candidato a presidente de Independiente: “El mundo económico quiere tener en claro que los Moyano no continúan más”

El periodista es la cara principal del espacio Unidad Independiente que busca tomar las riendas del club tras dos períodos con el líder sindical al mando. “Si Moyano fuera un cuco no tendríamos la lista que tenemos armada”, asegura

Fabián Doman es el candidato a presidente del espacio "Unidad Independiente"
Fabián Doman es el candidato a presidente del espacio "Unidad Independiente"

El futuro institucional de Independiente transita horas fundamentales. Las elecciones pautadas para el próximo 19 de diciembre podrían decretar el fin del ciclo de Hugo Moyano como presidente después de siete años en el sillón principal. El líder sindical todavía no dio pistas precisas sobre su futuro político y hay absoluta incertidumbre en torno a saber si encabezará la oferta del oficialismo en los comicios. Mientras tanto, el frente opositor empieza a cerrar filas bajo la figura del periodista Fabián Doman.

A los 57 años, y a seis meses de dejar su rol de conductor del programa Intratables, Doman decidió ser la cara principal del espacio “Unidad Independiente” que presenta un trinomio de nombres conocidos con el intendente de Lanús Néstor Grindetti como candidato a vicepresidente 1° y el periodista Juan Marconi en el rol de vice 2°, además de contar con el respaldo de Cristian Ritondo.

El aspirante a ocupar el cargo máximo de Avenida Mitre 470 confiesa que la presencia de Grindetti y Marconi terminaron de convencerlo para dar el salto al vacío que significa ser la punta de lanza opositora en las elecciones de uno de los clubes más populares del país. “Néstor me preguntó, ¿por qué ahora? Y le dije porque vos sos el vice 1. Tomé esa decisión cuando se confirmó que él y Juan Marconi iban como vicepresidentes. Son dos personas que le van a dar mucho al club, íntegras”, asegura.

Con un discurso que persigue la unidad absoluta antes de los comicios, le pide a Hugo Moyano que anuncie que no será candidato a presidente para esclarecer el panorama del Rojo en horas donde la situación económica apremia entre las inhibiciones que pusieron en jaque el armado del último plantel futbolístico y las millonarias deudas en dólares –tiene un pasivo que asciende a casi USD 40 millones y se especula con que debería desembolsar una cifra cercan a los 7 millones de dólares en el corto plazo para saldar deudas–.

Si bien abre la puerta para tener un contacto con el líder de Camioneros por el bien de Independiente, reclama que “sindicalizaron” a la entidad y aclara en ese tono: “Vamos a trabajar para recuperar la identidad de Independiente: nos quisieron cambiar el rojo por el verde”.

En diálogo con Infobae, analiza el shock económico que deberá recibir el club en los próximos meses, elogia la gestión de Julio César Falcioni y plantea su postura sobre la barra: “Mi relación será la de no tener relación. Ningún socio viene y te pide plata, entradas gratis o camiseta gratis”.

— La primera pregunta que aparece siempre en este tipo de casos es la misma: ¿por qué alguien se quiere meter en el barro de la política?

— Porque tenemos, con el grupo que estamos conformando, un programa de gobierno, tenemos una idea económica de cómo salvar el muy difícil momento que vive Independiente en lo financiero y porque tenemos un proyecto deportivo. Vamos a trabajar para recuperar la identidad de Independiente: nos quisieron cambiar el rojo por el verde. Tenemos un proyecto de recuperar socialmente a Independiente y amigarlo con la comunidad. Independiente fue un faro no sólo deportivo, sino social y comunitario en el Gran Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires.

— La segunda pregunta, lógica, ante la situación delicada económica, es ¿cómo van a hacer?

— Hace dos meses que vengo trabajando en el tema. Ya con lo de la lista me dieron el ok para desentenderme de eso, para ocuparme de lo económico y financiero sobre todo. Hay un bache muy grande: no sabemos qué vamos a heredar, si va a haber plata para pagar aguinaldos y sueldos. Sospechamos que no. Lo primero es regularizar a los trabajadores y, en cuanto al plantel profesional empezar a pagar los más bajos y los más altos después. Pero igual todos tienen que cobrar. En cuanto a lo económico hay que amigar a Independiente con el empresariado argentino, que producto de la administración actual está divorciado. Estamos hablando con las empresas y le vamos ofreciendo una gama de alternativas para acompañarnos: la camiseta, el pantalón, la manga, estadio, palcos... Hay un montón de cosas. La primera pregunta que te hacen es: “¿Esto es sin Moyano, no?”. Un poco pasa por ahí. El mundo económico quiere tener en claro que los Moyano no continúan más. Por eso hablo de que es un ciclo que debería terminar lo antes posible. Esperamos que cuando se termine de conformar nuestra lista haya una respuesta a la altura de las circunstancias del otro lado y se evite la presentación electoral de Hugo Moyano.

— ¿Existe la manera de volver a los métodos de las históricas administraciones de Independiente?

— No podés gastar más de lo que entra, pero también es verdad que tenés que repensar el fútbol como negocio y con esto no hablo de cambiar nada. Pero hay que ser inteligente en la generación de recursos y en los gastos. ¿Puede un equipo de fútbol argentino reforzarse hoy con jugadores que no sean del mercado local? Creo que no. Además, el Independiente campeón del 2017 tuvo tres pilares que fueron Rigoni, Meza y Tagliafico, que fueron las tres grandes ventas recientes de Independiente junto con Barco que venía de inferiores... ¡y fueron jugadores que compraron en el mercado local! El problema de Independiente fue cuando salió a comprar afuera. El desastre financiero es cuando se comete el error garrafal que a Moyano le termina provocando una muy mala segunda presidencia. Aparte de un mal proyecto de club y sindicalizar a Independiente, cuando vas a lo estricto de compras y ventas, el error de la segunda etapa de Hugo Moyano es que dejó que le manejaran el club y hubo compras inexplicables. No podés traer un jugador de cualquier lugar del mundo. ¿Qué experiencia tiene? ¿Es un jugador de equipo grande? El club no está mal administrado, el club está no administrado.

— ¿Pudiste hablar con Hugo Moyano o con algunos de los directivos cercanos?

— No, no me llamó nadie y no tendrían por qué hacerlo. Yo hablé hace años con él y vi un partido con Defensa y Justicia en el 2019, que hacía mucho frío en invierno y me invitaron al palco de Hugo. Estuvimos en el primer tiempo sentados al lado y después me corrí de asiento porque no llegó la familia. No hablé con él ni con nadie, tampoco se sentirán con ganas de hacerlo. Yo hablo con todo el mundo, no tengo problema en sentarme a tomar un café con Hugo porque soy una persona abierta y de diálogo. Me siento aún con alguien que me critica. Si es por Independiente y en las circunstancias que está, me siento a tomar un café.

— ¿La presencia de Hugo Moyano es un “cuco” para la política de Independiente por su peso específico en la política nacional?

— Lo que hablo por mí, en Independiente no. Si fuera un cuco no tendríamos la lista que tenemos armada para nada. Algunas cosas pasaron la última semana, alguna agrupación que llamó, algunas campañas de prensa, pero cuestiones menores. Estoy hace mucho tiempo dando vueltas en la política de Independiente, la mayor parte en reserva y secreto porque no especulaba con ser presidente. Especulaba que fueran Grindetti, (Quique) Sacco y Ritondo, pero fracasé. A Cristian (Ritondo) me une una amistad previa a Independiente y gracias a Dios mi primera participación es con él. Yo digo lo que veo, siento y observo, si me decís algo de Moyano, creo que él tendría que darse cuenta y confirmar públicamente que su ciclo está terminado. Si Moyano se presenta y les ganamos, van a decir que estos son los tipos que le ganaron a Moyano, pero eso sirve para el ego. Independiente está por encima del ego, lo que tendría que pasar es que Hugo diga “hasta acá llegué”, me gustaría sumar gente a la lista de unidad, pero gente posible. Nosotros trabajamos bajo el teorema que no se vetan nombres, salvo los emblemáticos, Hugo, Yoyo (Maldonado), Pablo (Moyano). Es sentido común, sino no es una unidad. Es un teorema que Néstor (Grindetti) impuso desde un principio y me parece acertado.

— Es decir que ustedes están abiertos a dialogar...

— Si la unidad es unidad, tiene que ser con todos los sectores. ¿Cómo voy a hacer una unidad selectiva? En tanto y en cuanto los nombres aporten. Es de sentido común: Hugo Moyano no va a ir de vocal a nuestra lista, Yoyo y Pablo tampoco. No sé, Jerónimo Moyano, el más chico, que tiene ganas de aportar, es un chico con muchas ganas de hacer cosas, traer y aportar ideas, hay que escucharlo. A mí me gustaría armar una unidad en función de trabajar por el club. Pero estoy hablando de supuestos, porque hasta ahora no hubo ningún contacto.

— Durante la gestión anterior hubo algunos hechos llamativos verdaderamente para el hincha con el vínculo estrecho con Camioneros...

— Duele ver pecheras verdes en la cancha, Independiente es un club de fútbol, una institución. Es de sentido común: supongo que el día que Hugo se vaya, se irán con ellos, no creo que quieran estar con nosotros. Los cargos rentados del club, a nivel gerencial, entiendo que quedan dados de baja automáticamente o entiendo que presentarán su renuncia y que por supuesto serán aceptadas. También los responsables de cada predio entiendo que presentarán la renuncia...

"Moyano tendría que darse cuenta y confirmar públicamente que su ciclo está terminado"
"Moyano tendría que darse cuenta y confirmar públicamente que su ciclo está terminado"

— Hay un antecedente reciente que demuestra que en Independiente además de buenas gestiones deportivas y financieras, tenés que tener peso político para manejar ciertas situaciones y cito a Javier Cantero como ejemplo.

— Tenés que establecer prioridades. Hoy tenés una situación general donde tenés que resolver lo económico y financiero, mejorar la situación deportiva. Y tener claro el orden de prioridades: hoy Independiente no está para reformular a la AFA, está para salvar a Independiente. No estamos para darle lecciones a nadie. Esas cosas de “vengo a refundar”. No somos un grupo que viene con toneladas de ideas nuevas porque los que están no sirven. Yo siendo alguien nuevo escucho que a veces llega gente nueva con ese discurso. No es verdad que todos los equipos están destinados a perder plata, que todo en el fútbol es corrupción o que todos los arbitrajes están comprados, bajaría los mitos al respecto. Ahora, si me voy a poner como prioridades solo pintar el estadio –que debería hacerlo porque está desteñido realmente–, si me pongo a buscar latas de pintura y no me ocupo de las inhibiciones, voy a tener un estadio muy lindo y no voy a tener equipo. Hay que establecer prioridades y para nosotros hoy no está entre las prioridades ir a pelearnos con nadie. Está resolver esta transición.

— Se reclama que hay poca presencia del oficialismo actual en Independiente, ¿ustedes pueden garantizar que van a dedicarle las horas necesarias al club?

— Hubo un viaje a Brasil que no acompañó nadie al plantel, pero un hito fue la derrota con Racing en cancha de Racing. El hincha dijo “esto no tiene conducción” y habló de la imagen general que dimos como institución. Después, con las inhibiciones, dificultades para contratar jugadores más allá de la pandemia que generó perjuicios económicos. El moyanismo en su segunda etapa fue ganándose con esfuerzo el desencanto. Lo que se reclama a los que estamos es dedicación, horas. En lo que a mí me refiere, si ganamos voy a estar de 8 a 24 en el club. Tengo la suerte de tener trabajo con asesoramientos con horarios flexibles, con lo cual no me requiere de muchas horas y de eso viviré.

— Muchas veces se discute que en el fútbol argentino al menos para ser presidente de un club tenés que ser millonario, ¿es así?

— ¡Si llego a presidente de Independiente sería la excepción a la regla! Me divorcié dos veces, no tengo un peso...

— Conformaron una lista evidentemente ecléctica con tu figura, Néstor Grindetti y Juan Marconi, ¿Cómo se puede garantizar al hincha que la unidad va a seguir en el tiempo?

— Trabajando, hay tanto por hacer que todo el mundo tiene trabajo y va a tener cosas para hacer. No va a haber espacio para politiquería menor. El momento de Independiente requiere otras respuestas y por eso esta lista que armamos. Es la respuesta que da la dirigencia del club a la situación, es lo mejor que se puede hacer.

— Si les toca ganar, apenas asuman van a tener que saldar a los pocos días una deuda de casi siete millones de dólares, ¿tienen armado el plan financiero para ese bache que les tocaría cubrir?

— El plan está armado, estamos trabajando. Sabemos en qué hay que gastarlos, estamos terminando de trabajar en conseguir quiénes van a financiar esos recursos. Esto no funciona más con que viene mi primo Carlitos a poner nada. Esto tiene que ser organizado, ordenado, en blanco. Se terminó esto de traigo al 8 de Talleres, lo pago yo y después vemos. Hay que ordenarlo, esto es Independiente. Tengamos consideración que es uno de los clubes más importantes del mundo.

— Se pueden hacer buenas gestiones, pero al final la pelota decide un poco las suertes de todos si entra o no, ¿tienen definido cómo van a manejar el área de fútbol?

— Hay que hablar con Julio y el Rolfi (Montenegro), si ellos quieren seguir y si a nosotros nos interesa que ellos sigan. El equipo directivo debería tomar una decisión, no creo en las decisiones de una sola persona. Hay que ver cuánto se les debe, si tienen ganas de seguir, bajo qué condiciones. El 21 de diciembre queda largo, lejos, porque tenés que definir la pretemporada, comprar, vender, y arranca el campeonato para fin de enero. Le queda poco margen a la nueva conducción. Si tenés ganas de ayudar a Independiente, acá tendría que haber una decisión de la actual administración de dar un paso al costado, no presentarse a elecciones, no fantasear con candidatos de otras listas porque todos les dicen que no, e invitar a los que somos candidatos que nombremos gente que coadministren hasta el 21 de diciembre. Eso es lo mejor que le puede pasar al club. Daría una imagen de orden, de concepto de unidad, que un poco el hincha está buscando de parte nuestra. Me parece que el actual plantel y el DT hicieron un trabajo muy bueno teniendo en cuenta las circunstancias. Hay que rescatar el esfuerzo de los jugadores y de Falcioni.

— Si les toca conducir, ¿creés que van a tener que vender automáticamente a un Velasco, Barreto, Bustos...?

— Primero tenemos que averiguar cuánta plata queda en caja para pagar los aguinaldos, que seguramente van a estar impagos. Pero vender es una cosa y rifar otra: la idea es no gastar de más, generar recursos. Tampoco la idea es dilapidar los recursos que tenés.

"Primero tenemos que averiguar cuánta plata queda en caja para pagar los aguinaldos, que seguramente van a estar impagos"
"Primero tenemos que averiguar cuánta plata queda en caja para pagar los aguinaldos, que seguramente van a estar impagos"

— ¿Se puede dar algún panorama del pensamiento sobre el futuro de algunos jugadores? Por ejemplo, Silvio Romero...

— Sería una falta de respeto para Silvio, que fue muy generoso conmigo el día de mi cumpleaños y se sumó al saludo de una serie de jugadores que mandaron un video. Sería una falta de respeto que opinara sobre su continuidad en el club. Hay que hablar con él, no me corresponde que opine sobre ningún jugador en particular. Me gusta el plantel actual. No creo que esto sea una crisis deportiva. Me gustaría ser campeón, entrar a la Libertadores, asegurarme la Sudamericana, sí, pero me parecería irrespetuoso para los jugadores que yo opine sobre una continuidad o no.

— Independiente no es ajeno a un problema que tienen todos los clubes, pero que puntualmente lo puso en las portadas de todos los medios en los últimos años: la barra. ¿Qué se hace con eso?

— Primero que todo, no convocar a los mismos sectores de la barra, a la misma hora y el mismo día para cambiar los carnets. Eso es obvio. Lo segundo es que no pienso darles nada. La política mía no es ni camisetas, ni platas, ni entradas. El que entra a la cancha, entrará con su carnet de socio, que de hecho son todos socios. Siempre y cuando no tenga derecho de admisión. Lo que pase fuera de las adyacencias del estadio e instalaciones de Independiente, y también lo que pase dentro, es un tema tanto de la Policía como del Poder Judicial. Mi relación será la de no tener relación. Ningún socio viene y te pide plata, entradas gratis o camiseta gratis. Esto es lo mismo. ¿Por qué les daría algo que no le doy a los otros socios? Tampoco voy a hacer una política mediática de persecución. Debemos ocuparnos de otra cosa. No voy a permitir que haya ningún tipo de problemas.

— Volviendo al tema electoral: ¿Existen chances todavía de que haya una lista de unidad con los frentes opositores?

— La unidad la estamos integrando nosotros. Hay que darle su lugar a cada espacio. Entre agrupaciones y movimientos hoy somos diez, si no me equivoco, sin contarme a mí que pertenezco a todos y a ninguno formalmente hablando. Faltan creo que tres o cuatro, que estamos tratando de que también se sumen y si Dios quiere va a haber buenas novedades en la próximas horas. En nuestra lista hay un espíritu de unidad en función de salvar al club y eso sorprende a todos.

SEGUIR LEYENDO: