Los secretos del duro maestro de la Generación Dorada

Rubén Magnano admite la exigente fórmula que no negociaba con las figuras argentinas y desmenuza por qué en 16 años no volvió a dirigir a la Selección. Cuenta qué metas tiene, a los 65 años, como nuevo director de selecciones en Uruguay y analiza la clave para que Argentina repita el éxito