El arquero de la Selección Wilfredo Caballero, uno de los más discutidos del 11 titular del equipo de Jorge Sampaoli en la previa del Mundial, cometió un increíble error ante Croacia que le permitió al delantero Ante Rebic marcar el primer gol sobre Argentina que comprometió seriamente la permanencia de la Albiceleste en la cita de Rusia 2018.

La jugada se inició con un pase largo de que rebotó en la espalda de Mario Mandzukic, la pelota fue interceptada por Gabriel Mercado y este descargó con Caballero quien, en su intento de devolverle la pelota al defensor argentino del Sevilla, malogró su pase que quedó alto y que fue aprovechado por Rebic, delantero del Eintracht Frankfurt de la Alemania, a los 52 minutos de juego.

Ante Rebic, delantero de Croacia (AFP)
Ante Rebic, delantero de Croacia (AFP)

Las reacciones fueron de absoluta incredulidad y frustración: desde Caballero encerrando su cabeza entre sus brazos, en actitud de no querer ver lo que había pasado, pasando por Jorge Sampaoli quien meneó la cabeza sin poder creer el error y el banco de la Argentina, que rápidamente dio muestras de respaldo hacia el arquero.

Lo ocurrido causó un inmediato efecto en los hinchas argentinos que asistieron al estadio Nizhny Novgorod, quienes en las acciones siguientes a su error expresaron su descontento con silbidos atronadores contra el arquero del Manchester City cuya presencia en el equipo nacional fue justificada por el DT Jorge Sampaoli porque "no sólo juega bien con los pies sino también por una relación entre él y sus compañeros dentro de la cancha", y sostuvo su posición pese al pedido generalizado de titularidad para Franco Armani.

SEGUÍ LEYENDO EN INFOBAE DEPORTES