Daniel Angelici, presidente de Boca y vicepresidente de AFA (Foto: Nicolás Aboaf)
Daniel Angelici, presidente de Boca y vicepresidente de AFA (Foto: Nicolás Aboaf)

Una vez reelecto el ítalo suizo Gianni Infantino como presidente de la FIFA, y mientras el presidente de la AFA, Claudio "Chiqui" Tapia escapaba literalmente del periodismo, el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, asistente al Congreso de París como vicepresidente de la AFA, dialogó con Infobae.

¿Qué conclusiones se pueden extraer del Congreso de la FIFA en el que se reeligió a Infantino como presidente por cuatro años más?
— Yo estoy acá en representación de la AFA, como vicepresidente, y debo decir que en estos tres años y cuatro meses que lleva Gianni Infantino, la FIFA se ha renovado completamente. Se ha visto en las reglamentaciones, en los eventos, en las organizaciones. Se han dado pasos importantes en las decisiones acerca del fútbol femenino. Entonces ha logrado algo que se lo merecía y es que hubiera una sola lista y se lo haya votado por aclamación.

Hoy se planteó una vez más, por parte de la FIFA, la posibilidad de que desde 2021 se juegue un Mundial de Clubes con 24 equipos, pero parece más favorable a los equipos europeos desde lo deportivo, porque los sudamericanos no pueden conservar tanto tiempo sus planteles campeones y sólo llegaría bien el que gane las copas en los años de Mundiales.
— Bueno, eso le suele pasar a todos los clubes que forman parte de países exportadores de jugadores, como nos pasa a nosotros en Sudamérica. Pero son las reglas de juego. Nosotros celebramos y esperemos que Boca pueda estar en ese Mundial de Clubes. Recién estaba hablando con Infantino y creo que Sudamérica tendrá ocho plazas así que vamos a ver cómo se define todo esto.

¿Y usted le comentó esto que conversamos sobre la ventaja que tienen los europeos, que con su poder económico no sólo mantienen a sus planteles campeones sino que los engordan con más estrellas?
— No, porque es la realidad que nos toca y en este momento contra Europa no podemos competir principalmente por la moneda, los sueldos, o la jerarquía que tienen torneos como el inglés, el español, el italiano. Son ligas que tienen a los mejores jugadores y los equipos que participan en ellos, como el Manchester City, el Bayern Munich o cualquiera de ellos tienen presupuestos que no pueden manejar los clubes sudamericanos.

Boca es uno de los pocos clubes sudamericanos que económicamente tiene la posibilidad de traer a jugadores muy caros pero… ¿no es muy europea la FIFA? Quiere organizar un Mundial que favorecerá a los poderosos, la mayoría de los integrantes de sus comisiones son europeos, el calendario anual es el que se usa en Europa…
— Eso pasa por la potencia que tiene el fútbol europeo. El fútbol, hoy, es el europeo. El poder que tiene el fútbol europeo no lo tiene ningún otro continente, y la excepción puede pasar por Argentina o Brasil. Gracias a Dios existe una selección argentina, un Lionel Messi, Brasil, y eso hace que podamos tener una representación en el Comité Ejecutivo de la FIFA y en la Conmebol somos apenas diez países sobre 211 que hoy estaban acá. Es una Confederación que en el momento de votar, reúne 10 sobre 211.

O sea que si Conmebol tuviera ocho plazas en el Mundial de Clubes, sería una visión optimista.
— Claro, gracias a los jugadores que fuimos sacando, brasileros, argentinos, uruguayos, colombianos, el fútbol sudamericano también es una potencia, pero después, es muy difícil competir con los presupuestos que tienen los clubes europeos.

Infantino fue reelegido (Foto: AFP)
Infantino fue reelegido (Foto: AFP)

¿Se habló de alguna fecha para votar el Mundial de Clubes?
— No, todavía no. Va a salir primero por el Comité Ejecutivo de la FIFA y luego lo llevarán al próximo Congreso.

Es decir que si sale votado, sólo habría un Mundial de Clubes cada cuatro años y en el resto…
— Vamos a ver. Yo creo que cuatro años es mucho tiempo para esperar para un Mundial y que podría haber una alternancia cada dos años para que podamos estar siempre en competición de nivel internacional, tanto con la selección argentina como los principales clubes sudamericanos.

¿Y eso es una posibilidad real?
— Estamos viendo, lo estamos estudiando en la Conmebol.

Sin hacer nombres de posibles contrataciones, este es el último gran mercado para Boca antes de regresar al último tramo de la Copa Libertadores. ¿Boca va a mirar para el extranjero, ya que puede hacerlo?
— Es que no tenemos de dónde mirar. Sólo para Europa, México y Estados Unidos. En los demás casos, ya han jugado Copa Libertadores y no nos sirve incorporar. Así que con lo difícil que es, con la situación que está atravesando nuestro país, con la costumbre que tienen los jugadores, que cobran en moneda dura, vamos a tratar de traer tres o cuatro refuerzos de jerarquía para ser un plantel competitivo.

Sería raro si se concreta la incorporación del italiano Daniele De Rossi porque no hay muchos antecedentes de europeos en el fútbol argentino en el último medio siglo.
— Es difícil si viene. Es una decisión que debe tomar él para venir a jugar su último año de la carrera a Boca Juniors. Nosotros tenemos la puerta abierta para esa clase de jugadores que jerarquizan nuestro equipo.

Hace pocos días, apareció el belga Eden Hazard con la camiseta de Boca, y lo mismo con el goleador francés Antoine Griezmann. ¿Qué le genera al presidente de Boca imágenes como esas?
— También Roberto Baggio y tantos otros. Nos genera orgullo porque sabemos lo que es Boca y me pasa cada vez que vengo a estos congresos, se acercan muchos representantes de federaciones o clubes a saludarme y muchos te dicen "En Argentina somos de Boca", y eso produce un orgullo muy grande porque es lo que hizo que Boca sea tan grande y reconocido internacionalmente.

Seguí leyendo: