Juan Martín del Potro dejó atrás el duro escollo que representaba el estadounidense John Isner y, con una victoria en sets corridos, ya está en los cuartos de final de Roland Garros. El tandilense tuvo un buen desempeño, jugó un partido inteligente y se metió entre los ocho mejores jugadores del segundo Grand Slam del año, algo que no lograba hace seis años.

"Era el partido que esperaba. Cualquier quiebre de servicio era clave. Me tocó quebrar a mí tres veces y con eso pude ganar el partido", analizó el argentino (6° del ranking ATP) una vez terminado el encuentro.

(Reuters)
(Reuters)

Respecto del desafío que implicó enfrentar a un rival como Isner, un jugador que apuesta mucho a su servicio, dijo: "Con él hasta que no termina el partido no sabés qué va a pasar. Le pega muy fuerte todo el tiempo, saca muy bien. Me vino bien ganar en tres sets y jugar dentro de todo bien".

"Estoy bien", aseguró al ser consultado sobre su condición física. Cabe recordar que la presencia de Del Potro en Roland Garros estuvo en duda hasta último momento por el desgarro grado 1 en el aductor izquierdo que sufrió durante el Masters 1000 de Roma.

"Creo que hoy encontré un punto justo en la devolución, en la posición de la cancha. Si bien él me hacía buenos saques, yo también algunas veces podía devolver profundo y ponerlo a correr. La devolución y el servicio eran las claves del partido y por suerte quedó de mi lado", planteó.

(REUTERS)
(REUTERS)

Finalmente, Del Potro evaluó lo que se viene en cuartos de final. En el camino aparece el croata Marin Cilic (4°), que venció en cinco sets al italiano Fabio Fognini (18°). Ante el europeo, "Delpo" tiene una ventaja de 10-2 en el historial.

"Va a ser difícil. Tal vez no sea tan cortado como el de hoy, sino más físico y más peloteado. Pero todos los que van quedando tienen chances de seguir avanzando, son los mejores del torneo y puede pasar cualquier cosa", cerró.

SEGUÍ LEYENDO: