"Aterrizar directo en tu trabajo". Alejado de la polémica alrededor de la lesión que lo bajó de la convocatoria a la gira de la Selección por Rusia, Mauro Icardi aprovechó un par de días libres y se fue a descansar a la montaña en familia con Wanda Nara, su mujer y representante, sus hijas y los hijos de su esposa y Maximiliano López. Para aprovechar al máximo el tiempo de ocio, el delantero, de 24 años, resolvió ir directamente desde el lugar elegido para relajarse hacia el entrenamiento. Hasta ahí, nada que no haya hecho cualquier hijo de vecino. Pero la vida de los Icardi-Nara está repleta de excentricidades. Y afloraron en el viaje…

En conclusión, el atacante llegó a la práctica del equipo milanés en… helicóptero. Aterrizó en el predio, con toda la familia, entró al vestuario, se cambió, y directo a entrenarse; ya a la par de sus compañeros luego de la inflamación en la rodilla derecha que provocó que no viajara a Moscú y a Krasnodar. La lesión generó innumerables rumores sobre un supuesto malestar en el cuerpo técnico que conduce Jorge Sampaoli, ante la evidencia de que, con lo justo, Icardi podía haber llegado a actuar unos minutos frente a Nigeria. Luego, el propio DT de la Selección lo desmintió, pero la versión no perdió fuerza.

Habrá que ver qué ocurre en la próxima convocatoria de Sampaoli, si Icardi aparece en la nómina. Por las dudas, ya tendrá preparado el helicóptero para aterrizar en Ezeiza…

LEA MÁS: