Charlie Lee, su desarrollador, es graduado del MIT
Charlie Lee, su desarrollador, es graduado del MIT

Aunque un puñado de altcoins fueron lanzadas durante el año 2011, Litecoin fue la primera que retuvo un valor significativo hasta el día de hoy. La criptomoneda fue desarrollada por Charlie Lee, un graduado del MIT que trabajaba como ingeniero de software en Google. Cuando Lee conoció la propuesta de Bitcoin comprendió rápidamente su poder, y lo motivó a minar antes de intentar de crear sus propias variantes. Tras el fallido lanzamiento de Fairbrix en septiembre de 2011, Lee volvió a intentarlo nuevamente con Litecoin en octubre del mismo año.

Litecoin pretendía mejorar el protocolo de Bitcoin de dos maneras principales. Por un lado, redujo la brecha de tiempo entre la creación de un nuevo bloque a 2,5 minutos, cuatro veces más rápido que Bitcoin. La modificación fue importante para los comerciantes que aceptaban pagos en bitcoin y necesitaban una confirmación más rápida de las transacciones.

En segundo lugar, Litecoin aplicó una función hash diferente en el proceso de prueba de trabajo -también conocido como algoritmo hash- con el objetivo de hacer el proceso de minería más accesible a los usuarios comunes.

En los primeros años de la explotación minera de Bitcoin, la gente utilizaba unidades centrales de procesamiento (CPU), que son los chips centrales de las computadoras personales, que debían ser utilizados exclusivamente con ese fin. En 2010, por su mayor eficiencia, la gente comenzó a usar la tarjeta gráfica (GPU) de las computadoras para agilizar el proceso.

Muchos, incluyendo a Lee, anticiparon un giro hacia dispositivos mineros aún más dedicados y especializados llamados ASIC (circuitos integrados de aplicación específica). Los ASICs requieren fabricación a medida y computadoras diseñadas específicamente.

Lee intuyó correctamente que la minería de bitcoin quedaría fuera del alcance de los aficionados usando sus propias PCs.

Charlie Lee, el creador de Litecoin
Charlie Lee, el creador de Litecoin

Lee quería una moneda que conservara las raíces fundamentales de bitcoin, que los usuarios puedan ser mineros sin la necesidad de recurrir a unidades especializadas y costosas. Por eso, Litecoin usa un algoritmo hash llamado scrypt, que requiere una capacidad de memoria importante, evitando que los chips ASIC obtengan una ventaja significativa.

Más allá de éstos ajustes técnicos, gran parte de Litecoin es similar a Bitcoin. Sin embargo, como los bloques se emiten cuatro veces más rápido que los de bitcoin, la cantidad total de monedas emitidas será cuatro veces mayor. Litecoin convergerá en 84 millones de unidades fijas, contra los 21 millones de unidades de bitcoin. En consecuencia, Lee también modificó el proceso de halving de litecoin, de modo que una reducción a la mitad a la tasa de emisión de litecoin ocurre cada 840.000 bloques minados, en comparación con los 210.000 de bitcoin.

Es importante tener en cuenta que si tanto bitcoin como litecoin se utilizan en mercados similares y, por lo tanto, comparten el mismo tamaño de red, cada unidad de bitcoin es cuatro veces más valiosa. La emisión monetaria de todas las criptomonedas difiere según su protocolo, y por lo tanto el precio de cada criptoactivo no es una medida correcta de cuánto pueden llegar a crecer ya que es necesario tener en cuenta su oferta monetaria.

La red de Litecoin se utiliza a menudo como plataforma de prueba para las actualizaciones del software de Bitcoin, dado que Litecoin es más ágil que Bitcoin porque almacena una fracción del valor monetario. También ha inspirado la creación de otros criptoactivos. A la hora de publicación, es el sexto criptoactivo más grande del mundo por capitalización bursátil, con un valor de mercado de casi 5 mil millones de dólares.

LEA MÁS: