Procuraduría pidió a la JEP incluir la tortura como delito e indagar a fondo al DAS en caso por falsos positivos

La Procuraduría General de la Nación mencionó 15 casos de Casanare en los que las víctimas de ejecuciones extrajudiciales fueron sometidas a otros tipos de violencia previo a su asesinato

Compartir
Compartir articulo
La Procuraduría participó en la audiencia pública en la que comparecientes dieron información sobre ejecuciones extrajudiciales ocurridas en Casanare entre 2005 y 2006 - crédito JEP/Juan Camilo Velandia
La Procuraduría participó en la audiencia pública en la que comparecientes dieron información sobre ejecuciones extrajudiciales ocurridas en Casanare entre 2005 y 2006 - crédito JEP/Juan Camilo Velandia

El 18 de septiembre se llevó a cabo la audiencia pública de reconocimiento de verdad ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) por ejecuciones extrajudiciales, también conocidos como falsos positivos, que ocurrieron en Casanare entre 2005 y 2006, en la que estuvieron víctimas y comparecientes.

En la diligencia también hizo presencia la Procuraduría General de la Nación (PGN), organismo de control que dio información sobre casos específicos en los que se registró más de un hecho violento.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Google News.

Durante la audiencia pública, el organismo de control habló sobre 15 casos ocurridos en el departamento, en los que las víctimas no solo fueron reportadas como integrantes de la guerrilla dados de baja en combate, sino que fueron torturadas antes del homicidio con violencia física y emocional.

Por esta razón, el procurador delegado con funciones de intervención en la JEP, Jairo Acosta Aristizábal, solicitó a la Jurisdicción que se verifiquen estos casos específicos y otros en los que posiblemente pudieron haberse ejecutado acciones de tortura en contra de las víctimas.

“Existen distintos elementos probatorios en los expedientes de la justicia penal ordinaria, tales como necropsias y testimonios; contrastadas con las versiones aquí adelantadas, que permiten observar la configuración de la tortura psicológica y física”, explicó el delegado, citado en un comunicado de la PGN.

Ahora, la Procuraduría solicita a la JEP que se investigue la tortura como delito porque, debido a su “gravedad inherente”, debe ser indagado de manera rigurosa, cosa que, a los ojos del organismo de control, no se ha evidenciado en el auto de determinación de hechos de la JEP.

La Procuraduría pidió indagar la verdadera participación que tuvo el DAS en la ejecución de falsos positivos en Casanare - crédito JEP/Juan Camilo Velandia
La Procuraduría pidió indagar la verdadera participación que tuvo el DAS en la ejecución de falsos positivos en Casanare - crédito JEP/Juan Camilo Velandia

Las investigaciones al DAS

De acuerdo con el organismo de control, la participación del extinto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) en la ejecución de falsos positivos todavía no es clara y, por ende, la JEP está llamada a indagar a fondo el rol que verdaderamente cumplió la entidad en el departamento de Casanare en la comisión de estos delitos.

“El Ministerio Público ha realizado múltiples críticas a la concepción de “satélite”, que tuvo la JEP sobre el rol del DAS Casanare, destacando que no se podía aceptar la teoría de que este se articuló con el Ejército solo mediante relaciones institucionales de traspaso de información, sin analizar el vínculo criminal que se tejió entre esta entidad de inteligencia civil y la Brigada 16″, sostuvo el delegado, citado por la entidad.

Para la PGN, el DAS habría tenido más de una tarea en las ejecuciones extrajudiciales que tuvieron lugar en Casanare. Pero, además, la entidad también habría estado involucrada en asesinatos y desapariciones documentadas en Arauca, Tolima, Guajira y Caquetá.

“Excluir al DAS Casanare del objeto de la investigación, es desconocer que esta agencia fue un actor importante en la selección de las víctimas, en su ejecución y en el encubrimiento de los hechos”, precisó Acosta.

El delegado explicó que las acciones del DAS parecen haber sido sistemáticas no solo en los departamentos mencionados, sino en todo el territorio nacional. Además, las conductas ilícitas no se limitaron únicamente a dar información falsa para dar sustento a la ejecución de las operaciones que acabaron con la vida de miles de víctimas, sino que también hubo una participación directa en los asesinatos.

“Ante esta situación cabe preguntarse: ¿qué llevó a distintas seccionales del DAS a aliarse con los miembros de la fuerza pública? ¿Podrían existir elementos comunes que vinculen a las distintas seccionales y que vinieran de una política nacional? Si es así, ¿en qué consistió ese elemento común, toda vez que a los agentes del DAS, en principio, no los medían por bajas en combate? Son preguntas que en el caso de Casanare aún nos quedan pendientes”, concluyó el procurador delegado.